domingo, 10 de julio de 2011

México, Campeón Sub-17

Antonio Abascal 
(Fotografías: FEMEXFUT)

No podía haber mejor tema para abrir el blog de “Puebla Deportes” que la coronación mexicana en el Mundial sub 17, un título ganado con todas las de la ley,  yendo de menos a más, demostrando buen futbol, y cuando fue necesario pundonor y amor a la camiseta para venir de atrás. Sin duda alguna, la selección de Raúl Gutiérrez es diferente a las de mayor edad, por muchas razones: Exhibió una gran fortaleza mental, aunque tenía figuras, éstas privilegiaron el bienestar grupal y además también trabajaron muy bien la táctica fija a la defensiva, al grado que casi no sufrieron en este tipo de jugadas.



El técnico, Raúl Gutiérrez también se merece los titulares, ya que trabajó de manera seria, porque los tres aspectos que platicábamos líneas arriba son mérito del timonel, pero además supo llevar al grupo, quitándole presión al inicio del torneo y después cuando los ánimos se desbordaron tras la victoria ante Alemania en semifinales, y Uruguay en la gran final, recordando que son los jugadores los que deciden los partidos. El “Potro” siempre cedió el protagonismo a sus futbolistas, y eso en un balompié como el mexicano lleno de técnicos-estrellas, ya es una gran enseñanza.

La otra gran lección para el futbol mexicano es la forma en la que trabajó esta selección. Callada, realizando giras por el extranjero y dejando hacer su chamba al estratega; aquí no hubo partidos “moleros” en Estados Unidos, rivales en partidos amistosos de poca monta o amiguismos; aquí reinó el fin fue exclusivamente deportivo, y al final, se dio el resultado.



Es momento, para estar contentos, pero también para reflexionar: En los últimos 6 años, México se ha coronado campeón en dos ocasiones en esta categoría. Hablamos ya de un bicampeonato que no puede ser obra de la casualidad, sin embargo, el tema para el futbol nacional es como reaccionar al segundo éxito.


En 2005, la reacción de todos los involucrados fue muy mala. Algunos jugadores “volaron” y hoy los vemos en los campos de la Liga de Ascenso, lejos del futuro que se les suponía cuando alzaron la copa en Lima, Perú. Los técnicos de la Primera División también les cerraron el paso a varios de esos jugadores y los dos más llamativos se perdieron en Europa: Carlos Vela, y Giovanni Dos Santos, aunque el segundo, parece retomar su carrera. Así de aquéllos campeones sólo Héctor Moreno se ha podido consolidar, ya que Efraín Juárez también batalló en el Celtic escocés.


No podemos perder de vista que otros equipos como España, primero se convirtieron en potencias infantiles y juveniles, pero supieron darle continuidad a ese trabajo y esas mismas generaciones terminaron por levantar la Copa del Mundo, precisamente hace un año. De nada sirve ser campeón mundial sub 17 si el entorno termina por matar a los futbolistas que durante tres semanas nos ilusionaron, ojalá el futbol mexicano haya aprendido la lección, y ahora sí se cuide al talento que tiene esta tropa que dirigió Raúl Gutiérrez.   


Antonio Abascal

No hay comentarios:

Publicar un comentario