jueves, 21 de julio de 2011

SECUESTRARON AL FUTBOL

JOSÉ MANUEL GÓMEZ

En la sorpresiva Copa América Argentina 2011 el futbol ha brillado por su ausencia, pues aunque meritorio ha sido el trabajo de las selecciones que disputarán el título del torneo, la verdad es que con muy poco ambas selecciones lograrían el campeonato.

Esta Copa se caracteriza por la cantidad de empates y la poca productividad ofensiva, pues desde que se adopto el nuevo formato con 12 participantes la Copa de Argentina registraría la menor cantidad de goles anotados.  

 
El torneo disputado hace cuatro años en Venezuela registró 86 goles en 26 partidos con un promedio de 3.3 goles por encuentro siendo el más productivo; en la actual edición se han jugado 24 partidos y apenas se han registrado 46 goles con un promedio de 1.92 goles por encuentro que se quedan lejos incluso de los 60 anotados en Colombia 2001 que era la copa con menos anotaciones hasta Argentina.
  
Lo de Paraguay es una vergüenza, atenta contra el espíritu deportivo, dónde quedo su sentido de competencia, las reglas del futbol permiten los empates y es parte del juego pero en cualquier deporte el principal objetivo es la victoria, cierto es que los guaraníes están en la final y pelearán por el título, es más podrían ganarlo pero triste sería que lo hicieran sin ganar un sólo partido.

La Grecia campeona de la Eurocopa de Portugal 2004 jugó 6 partidos de los cuáles ganó 4, perdió 1 y empato el otro; de sus cuatro victorias tres fueron en rondas definitivas incluida la final en la que ganaron por 1 a 0, el futbol del equipo comandado por Otto Rehaggel y donde brillaba el llanero solitario Angelos Charisteas con su número 9, fue mesquino, poquitero, falto de espectáculo y muy efectivo.


La diferencia es que ellos ganaron los partidos, Paraguay llega con 5 empates y victorias en penales en los Cuartos y las Semifinales, con muy poco la albiroja esta en la final. Venezuela no hizo mucho pero merecía más, la escuadra de César Farías buscó la victoria y se murió con lo que tenía, es triste ver que un equipo con más potencial le sede la iniciativa al débil y se conforma con una victoria miserable.

Por favor, por el amor al futbol y al deporte que gané Uruguay, que gané un juego propositivo, una escuadra balanceada que procura la defensa pero no olvida el ataque,  que entre sus filas brillan talentos como el de Diego Forlán, Luis Suárez o los Peirera.
l
 
Por meritos Uruguay sería campeón, porque debe importarnos la forma y el ¿cómo?; en ese sentido los charrúas han sido más que los guaraníes.




No hay comentarios:

Publicar un comentario