martes, 9 de agosto de 2011

INICIA LA NUEVA ERA DEL DEPORTE POBLANO

Antonio Abascal

Ayer inició la nueva era del deporte poblano, y los retos para el futuro inmediato son muy grandes: La conformación de 14 nuevas asociaciones, entre ellas la de canotaje, la de levantamiento de pesas y el pentatlón moderno, por mencionar algunas, es una dura prueba para el Instituto Poblano del Deporte, porque no sólo se requiere crearlas con toda el sustento legal que necesitan, sino también buscar el lugar idóneo para practicar dichos deportes.

El área de pesas es la más adelantada y, debido, a las características que la CONADE le ha conferido a la halterofilia, es un deporte que da muchas preseas en la Olimpiada Nacional ya que se otorgan medallas por el arranque, otra por el envión y otra por el total de kilos levantados en cada uno de los pesos.

Puebla está en la fase de iniciación en la halterofilia y en los otros 13 deportes que se crearán en la entidad, por lo que, como prensa, no podemos caer en pedir resultados inmediatos en 2012. Es una iniciativa plausible crear más deportes para que los jóvenes de la entidad puedan escoger y desarrollarse en el alto rendimiento, pero los resultados tardarán en llegar, es decir, ésta es una iniciativa de mediano y largo plazo.

Tampoco es bueno que, desde los medios, se empiece a calificar si se esperan malos resultados en los deportes que en los próximos meses verán la luz, en ese sentido, el director del Instituto Poblano del Deporte, Manuel Youshimatz Sotomayor explicó muy bien la situación a la que se deberán enfrentar los nuevos atletas de la entidad que llegarán a la Olimpiada Nacional 2012 con ocho meses de trabajo en su disciplina, mientras que los deportistas de otros estados llevarán años de ventaja. Pero si nos quedamos con esta idea y no nos atrevemos, Puebla seguirá participando en 31 disciplinas y desperdiciando el potencial de otras, por ello, hoy es un buen momento para dar ese paso.

Si repasamos la historia del deporte mundial, llegaremos a la conclusión de que los resultados se tardan en llegar y, que para conseguirlos, hay que trabajar mucho. En entregas pasadas, ya platicábamos del waterpolo chino, que antes de su subcampeonato mundial en Shanghai 2011, apostó por el técnico catalán Joan Jané, pero para llegar a la final tuvieron que pasar 7 años y una “mediocre” participación en Beijing 2008. Jané llegó a China en 2004 y 7 años después convirtió a China en una potencia del waterpolo.

En 2005, Gran Bretaña inició un programa de cara a sus Juegos Olímpicos que ya en Beijing 2008 rindió buenos resultados, pero a un año de Londres 2012, hay varios atletas británicos en los primeros lugares del ranking mundial en distintas disciplinas, es decir, se tardaron 6 años.

España se tardó 7 años en consolidar su deporte, pero a partir de Barcelona 92 no ha dejado de ganar.

Tuvieron que pasar varios Juegos Olímpicos para que Brasil superara a Cuba en el medallero general y se convirtiera en la gran potencia deportiva de Latinoamérica. Eso sucedió en Beijing 2008.

Con estos ejemplos, se demuestra que los resultados no llegan con solo desearlos, el trabajo, una buena planeación y el talento de los atletas son fundamentales para llegar  a la meta deseada, y tal parece que el INPODE está en el camino correcto.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario