jueves, 4 de agosto de 2011

PUEBLA EN LA ENCRUCIJADA


ANTONIO ABASCAL
 
La derrota de 5-1 que el Atlante le propinó al Puebla es preocupante por muchas razones. La primera de ellas, tiene que ver con el hecho de que por primera vez un equipo presionó a los Camoteros en su salida, y el cuadro de Sergio Bueno se quedó sin respuestas, fue superado por la actitud agresiva (en el buen sentido de la palabra) de los atlantistas y nunca hubo respuestas desde la banca.

Ya con la pelota, el Atlante no tuvo que trabajar mucho para encontrar espacios en la retaguardia camotera, porque ninguno de los titulares en esa zona es un líder, ninguno de ellos ha sido un verdadero caudillo en otros equipos, son jugadores a los que los han arropado, pero ahora que juegan juntos no hay uno que levante la voz y se erija como el líder de la unidad. 


La central, a la que tanto temíamos y que se había comportado a la altura, hizo agua justo cuando fueron más presionados.

De nada sirve tener una ofensiva poderosa, si en la defensa no hay seguridad. Hoy los partidos no se ganan 5-4, los equipos que mejor controlan ambas áreas, son los que se llevan los campeonatos, y tal parece que el Puebla será muy peligroso de mediocampo hacia adelante, pero un desastre detrás y así no se puede llegar lejos.

Cuando Sergio Bueno llegó al equipo, una persona ligada al futbol me comentó que el ex jugador de Neza y Atlante, entre otros equipos, es un buen técnico, pero que a veces en su trato con el jugador es complicado. Ojalá la actuación del miércoles no se relacione con alguna ruptura en el vestuario camotero.

La otra gran preocupación está lejos del terreno de juego. El directivo, Roberto Henaine, en su cuenta de twitter, pidió disculpas a la afición camotera por la actuación ante los Potros de Hierro y, posteriormente, señaló: “Este domingo de regreso a la portería @mostroland (Alexandro Álvarez), yo me comprometo a que así sea”.

Aquí hay que hacer varias acotaciones,  aceptar las disculpas de la directiva, reconocer que está dando la cara y que desde hacía mucho tiempo, no había una reacción tan apasionada a una mala actuación poblana, pero, también hay que recordar que la historia del deporte está llena de ejemplos de directivos que se metieron en las decisiones de sus entrenadores con resultados lamentables para su institución.


Un directivo no debe meterse en decisiones tácticas o “sugerir” quién debe ser titular y quién no, porque esa es una determinación que sólo atañe al cuerpo técnico. Si la directiva del Puebla quiere dar ese paso, la escuadra podría estar en un grave riesgo. 

Sergio Bueno, como técnico del Puebla, debe tener autonomía total en la confección de las alineaciones y si los resultados no llegan responder por ello. Finalmente, la directiva apostó por él por su proyecto y conocimientos estratégicos.

Cuando Bueno Rodríguez llegó al timón camotero, consideré que la decisión se debía a que era un técnico de bajo perfil y no tan caro, hoy la primera derrota del Puebla en la temporada lo pone en la encrucijada: Vamos a ver si acepta las “sugerencias” de la directiva o si se muere con su idea, porque en honor a la verdad, la mala actuación ante el Atlante fue de todo el equipo y, en honor a la verdad,  el guardameta titular, Mario Rodríguez no tuvo que ver en los cinco goles que recibió.

El populismo es un mal consejero para los directivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario