miércoles, 10 de agosto de 2011

¡Qué Demonios!

David A. Badillo.


La temporada 2011 de la liga mexicana terminó para los Pericos de Puebla.

A lo largo de la temporada el equipo mostró carencias que lucían ya como un factor  determinante, en contra desde luego, al momento de enfrentar a los equipos de mayor  fuste en la postemporada.

Los diablos son un equipo que no te perdona, impío en verdad. Le hace honor completo a su nombre.

Por su parte los Pericos se apocaron a la hora buena y no pudieron superar las limitaciones que ya conocíamos.

Entre otras: falta de pitcheo, sobre todo de relevo y una ofensiva que no mostró contundencia en los momentos importantes.

Indignante en verdad resultó ver la raquítica actuación de la parte “fuerte”  del orden al bate.

Estas son solamente  algunas de  las principales falencias de un equipo que fue superado fácilmente por los diablos, mucho más fácil de lo que dicen los números.

Porque  a fuerza de ser sinceros, salvo en el inicio de la serie, todo lo demás  fue escarlata y el dominio mostrado por el México en la temporada regular se corroboró en el play off.

Ahora para los Pericos tendrá que venir un momento de trabajo en serio en el área directiva.  Son tres temporadas de forma consecutiva calificando a la postemporada, pero parece que parte del equipo ha envejecido, es hora de reverdecer laureles y si la directiva en verdad tiene la idea de hacer campeón a Pericos deberá sentarse y examinar con mucho cuidado los movimientos que se tienen que hacer.

El dueño del equipo y sus hijos, es decir la familia Moreno Valle han trabajado bien hasta ahora, tienen buen ojo clínico para contratar extranjeros, la afición espera que la próxima temporada veamos de nueva cuenta a los Pericos volando alto.

En ese sentido habrá que ver si la novena verde se refuerza también en el aspecto directivo, no solamente en lo que se refiere a capital, es decir  con un socio nuevo. Sino también con alguien que en el renglón deportivo ayude más a los dueños, saben  mucho de beisbol y deporte espectáculo eso es indudable, lo hemos dicho varias ocasiones,  pero las organizaciones de mayor éxito tienen siempre un brazo derecho que conoce  a fondo el beisbol de liga mexicana.

Un Roberto Magdaleno en Monterrey, Roberto Mansur en Diablos, Cuauhtémoc  Rodríguez en Tigres, Álvaro Ley en Saltillo.

Eso no lo tiene Puebla y es un papel fundamental,  para la organización y desde luego para la presencia de la misma en la liga.

Por su parte los Diablos Rojos, lucen imparables, iniciaron la final del norte ganando un partido por  6 a 5 en 11 entradas a los Sultanes de Monterrey. El juego lo perdía el conjunto capitalino  por cinco anotaciones en la novena entrada, pero mostrando ese gran empaque de equipo ganador consiguió una remontada de antología.

En el sur los Tigres ganaron sin mucho apremio a Oaxaca en seis partidos  y Veracruz  sudó la gota gorda para eliminar en siete dramáticos partidos a los Piratas de Campeche.

Con esto la final del sur se jugará a partir del jueves en Quintana Roo, los Tigres son los favoritos frente al Águila que después de casi medio siglo buscará regresar a una final de la liga mexicana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario