lunes, 8 de agosto de 2011

S.O.S EN EL PUEBLA


Antonio Abascal

Tras 360 minutos disputados en el Apertura 2011, el Puebla de la Franja suma una victoria, un empate y dos descalabros (consecutivos), números (por desgracia), comunes para el Puebla, pero contrastantes con la ilusión con la que los aficionados afrontaron la temporada.


De esos 360 minutos, el equipo de Sergio Bueno ha sido capaz de jugar bien 165, los 90 ante Atlas, 45 ante Pachuca y 30 ante Jaguares; pero sus ausencias que ya suman 195 minutos han generado que el Puebla sea la peor defensa con 9 tantos en contra, que sólo haya sacado 1 de 6 puntos en casa, que se encuentre en la posición doce de la tabla general y que rivales como Atlas, Querétaro, Atlante y Jaguares le recorten puntos en la tabla porcentual.

Otro tema preocupante tiene que  ver con la dureza del calendario, hasta el momento, las derrotas camoteras se produjeron ante los lugares 15 y 18 de la tabla, Atlante y Jaguares, respectivamente, cuya primera victoria del certamen la consiguieron ante las huestes de Sergio Bueno. Es decir, el Puebla aún no enfrenta a ninguno de los gallones del campeonato.

El problema de la Franja es de confección, muchas municiones y pocas barricadas, es decir, de medio campo hacia adelante hay mucho talento, pero en la defensa hay poca calidad.
 
Elementos cuya carrera ha está marcada por la irregularidad y en las que hay más errores que aciertos; la forma en que le ganan la espalda a Roberto Carlos Juárez, en el primer gol y el pésimo cierre de Diego Cervantes, en el segundo de Jaguares pone de manifiesto las carencias del equipo. Pero, ¿sabe qué es lo peor?, en la banca no hay una solución real, pese a que Álvaro Ortíz es un buen jugador,  su veteranía y lentitud también lo ponen en jaque.

Sergio Bueno es culpable, pero no por poner a Mario Rodríguez en la titularidad, o por no respetar la “jerarquía” de Ortíz y Rodrigo Salinas; es culpable porque con el quinto y último refuerzo extranjero prefirió otro delantero, por encima de un defensa central, es culpable porque ante la debacle del equipo ante el Atlante, no cambió el sistema, porque no tuvo reacción ante los Potros y ayer tampoco encontró la tecla correcta para hacer reaccionar a sus dirigidos. Es culpable porque se está engañando al “enamorarse” de los buenos momentos de su equipo, pero no sabe explicar los “descuidos” que esa misma escuadra comete.

Otro de los refuerzos, Duvier Riascos Barahona, tampoco ha sido la panacea que se nos prometió: El colombiano lleva un gol, pero en todos los partidos ha tenido oportunidad de hacer más daño. “La Culebra” falló dos ocasiones ante Atlas, contra Atlante pudo haber anotado el 3-2 que hubiera supuesto una mayor reacción poblana y ante Jaguares también tuvo el gol del empate y lo voló, es decir, en realidad, Riascos ha fallado más de lo que ha colaborado.

Y por último, el tema Rodrigo Salinas, el canterano es un jugador con cualidades, es muy querido por la afición, pero no se puede aspirar a la titularidad haciéndote expulsar justo cuando el partido está más complicado.

Es decir, la directiva vendió fuegos de artificio, pero hasta el momento se está quemando, porque disparó las ilusiones, y la realidad ha sido muy dura con los aficionados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario