lunes, 20 de febrero de 2012

LA DIRECTIVA PERDIÓ EL PARTIDO
ANTONIO ABASCAL
El Puebla cayó dos goles a uno ante Monarcas Morelia, uno de los mejores equipos del futbol mexicano. El equipo local jugó mejor que su rival 70 minutos, se vio sólido, y generó algunas buenas llegadas, dio gusto ver a la zaga camotera con un gran líder como Jonathan Lacerda, el crecimiento de Juárez y el buen trabajo del joven Víctor Pozos. No fue el mejor partido de Luis García, pero aún así su compromiso no está en tela de juicio. Luis Ángel Landín luchó todos los balones. Es decir, vimos a un Puebla bien parado, solidario, y con una unión grupal muy importante.
Sé que tras la derrota, volverán a aparecer los oportunistas que piden la cabeza de Juan Carlos Osorio. Los mismos dirán que se volvió a equivocar con los cambios, que el equipo no gana en casa. Pero, la primera pregunta que uno se debe hacer es ¿gustó el equipo? Y, la respuesta personal a esa pregunta es sí, sin perder de vista que se enfrentaba a uno de los mejores equipos del campeonato. Morelia dio sensación de peligro en los primeros minutos, pero la realidad indica que hasta el minuto 73, el “Mostro” Álvarez había tenido un verdadero día de campo.
El Puebla fue mejor que Morelia, pero no supo matar el partido. Osorio dio, una vez más, muestra de su capacidad para leer el partido cuando adelantó a Rodrigo Salinas y ordenó a Lucas Silva (que también fue más solidario en el esfuerzo), trabajar en la contención, ahí se gestaron las mejores llegadas camoteras.
La balanza se inclinó a favor de los michoacanos debido a la profundidad de su banca. Cuando Tomás Boy ordenó los ingresos de Jaime Lozano y Luis Sandoval, el partido cambió, se jugó bajo los conceptos del Morelia y el talento de sus futbolistas hizo lo demás. El primer gol, el del empate, es un pelota que pierde en la salida,  DaMarcus Beasley, que se queda reclamando una posible falta y, el segundo es un error de fundamentos de Víctor Pozos que quiso salir jugando, cuando había que reventar http://www.youtube.com/watch?v=vytnpDVp3LU.
La derrota duele, complica la calificación y significa otro descalabro en casa donde la afición camotera no ha visto ganar a su equipo. Pero más allá de estos hechos concretos, el Puebla sigue demostrando que puede convertirse en un buen equipo, siempre y cuando la directiva le dé tiempo a Juan Carlos Osorio.  
Lo que es un hecho, es que Osorio ya aprendió en donde está parado. Su respuesta ante la pregunta de porque hizo los cambios ahí queda. “Yo metí a Wila, como centro delantero, que es la posición en la que lo trajo la junta directiva, a Pineda como 5 que es la posición en la que ha jugado siempre y Juan Pablo García, esa la asumo yo”…Al buen entendedor, pocas palabras.
DE VETOS Y OTROS PATANES
El fin de semana fue complicado para la prensa deportiva en México.  El viernes se anunció el veto de Chivas, con apoyo de la mayoría de los clubes y de la Federación Mexicana de Futbol,  al diario “Récord”. Un veto que lástima la libertad de expresión y que no tiene fundamento alguno http://www.youtube.com/watch?v=ptOw2JKn870&feature=related.
Los dueños deberían preocuparse por levantar el nivel del futbol mexicano, de limpiarlo de tanta corrupción, de brindar las condiciones necesarias para que las selecciones nacionales den un salto de calidad verdadero, mientras que los jugadores  deberían pelear por mejores condiciones laborales y evitar que sus compañeros sufran violaciones como las que pretende realizar San Luis hasta que vuelva a la senda victoriosa.
Pero todo eso no importa, los dueños están más preocupados en “cuidar” la imagen del futbol mexicano (cuando son ellos quienes, con sus absurdas decisiones, ponen en entredicho la imagen de nuestro balompié, por ejemplo, la noticia del veto dio la vuelta al mundo, y el diario español “Marca” hoy le da un buen espacio en su versión online).
Los dueños deberían estar preocupados en que sus jugadores y técnicos den una buena imagen. Lo que el sábado ocurrió en Puebla no puede permitirse, y es que el técnico de Monarcas Morelia, Tomás Boy agredió al fotoperiodista del diario “Síntesis”, Víctor Hugo Rojas antes del entrenamiento del equipo michoacano http://www.youtube.com/watch?v=LK9H6a-C1qs&feature=related.
La “falta” de Rojas fue empezar a sacar fotos cuando los jugadores purépechas saltaron a la cancha. Boy demostró su intolerancia y su mala educación al agredir antes de pedir que saliera del terreno de juego. Hay que recordar que no es la primera vez que Tomás Boy hace de las suyas, ya que incluso generó una bronca ante Cruz Azul y sus exabruptos no son nuevos.
Cortesía: SÍNTESIS

Tomás Boy demostró también la frustración que siente por haber fracasado en el Puebla, su poca cultura porque al hablar mal de todos los poblanos, enseñó que desconoce lo importante que ha sido este estado para la vida nacional y la gran cantidad de poblanos destacados en todos los rubros. A Tomás se le olvida que como técnico no ha ganado títulos y que su carrera como jugador terminó hace muchos años, y si fue un buen jugador y es un entrenador con méritos, eso no lo da derecho a ofender y agredir.
A Tomás también se le olvida que en el club que representa sólo es un empleado más, que cuando no dé resultados lo van a echar y debe cuidar la imagen de su club. Ahora, si el señor fracasó en el Puebla y eso todavía le duele, es un problema que él debe resolver, pero los únicos culpables de ese FRACASO son los jugadores que en su momento dirigió y el mismo.
Aquí los números en el Puebla, en el Verano 2002:
12 PARTIDOS
1 GANADO
3 EMPATES
8 DERROTAS
12 GOLES A FAVOR, 29 EN CONTRA.
NECAXA   3-0 PUEBLA
PUEBLA 1-2 PACHUCA
TOLUCA 5- 1PUEBLA
PUEBLA 1-1 TIGRES
MONTERREY 1-1 PUEBLA
PUEBLA 1-2 VERACRUZ
CELAYA 1-3 PUEBLA
PUEBLA 1-1 ATLAS
CHIVAS 4-0 PUEBLA
TECOS 2-1 PUEBLA
PUEBLA 2-4 LA PIEDAD
SANTOS 3-0 PUEBLA
Es decir, no puede decir que no se le dio tiempo.  La moraleja de esta historia indica que un técnico, por más bueno que sea, representa la imagen de su club, por lo que debe tener autocontrol, si Boy no lo conoce, los dueños deberían pedirle explicaciones por dar una mala imagen del “limpio e impoluto” futbol mexicano. La verdad es que no lo harán, porque ellos son de la misma calaña, cínicos, mal educados y poco cultos, esa es la tragedia del futbol mexicano está dirigido en muchos niveles (y con algunas excepciones) por unos verdaderos patanes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario