lunes, 18 de marzo de 2013


NO  TODA LA CULPA ES DE MANOLO LAPUENTE.

ANTONIO  ABASCAL.

El Puebla de la Franja vive su primera crisis de resultados desde que Jesús López Chargoy asumió la presidencia del club y nombró técnico a Manolo Lapuente; desde entonces, una especie de romance había  acompañado al equipo camotero, con la esperanza de la afición de vivir tiempos mejores. Sin  embargo, el cuadro local ligó dos derrotas consecutivas por primera vez en el torneo, resultados ante equipos con los cuales peleaba por la calificación y que lo han mandado hasta el puesto 13 de la tabla general, además de que la reacción queretana ha cerrado la lucha por no descender y ahora son 8 puntos la ventaja poblana sobre los Gallos.

AGENCIA: ENFOQUE/ JAM MEDIA
Las dos últimas derrotas tienen el agravante de que se han producido en los últimos minutos. Hace una semana, Martín Bravo anotó al 88 y ahora Abraham Carreño hizo la igualada tuza al 89 y al 92, Ángel Reyna le dio la victoria al Pachuca. En este mismo espacio hace una semana criticamos la postura del Puebla como local, sin embargo, en esta ocasión seré impopular y trataré de explicar que no toda la culpa es de Lapuente.
AGENCIA: ENFOQUE
A un servidor no le gusta (desde hace mucho tiempo) la forma de jugar del veterano técnico, pero tengo que admitir que en esta ocasión su presencia en el Puebla es necesaria para sacar puntos y además su trabajo se ha mostrado en un cuadro más ordenado. No hay que perder de vista que López Chargoy hizo lo que pudo para darle más armas pero que el mercado en invierno es más cerrado, por lo que tampoco tuvo muchas opciones para reforzar a un cuadro que no era competitivo. El hombre de la boina aprovechó la Copa para delinear a su cuadro titular y le dio una estructura  a los camoteros.


Muchos critican su postura ante Pachuca por colocar a tres contenciones y meter uno más en el segundo tiempo, por no darle más minutos a Matías Alustiza y por perder en los últimos minutos. Ahora bien, hay que reconocer que hubo un mal manejo de partido ante los Tuzos, pero no toda la culpa es del veterano estratega. Es más, me parece que el partido en la capital hidalguense demostró los tamaños de la plantilla.

AGENCIA: ENFOQUE/ JAM MEDIA
El Puebla no perdió por Lapuente. Perdió porque sus jugadores no supieron leer el partido y porque tampoco aprovecharon las opciones que se presentaron. El cuadro de la Franja no se echó para atrás, porque desde el principio tuvo una postura muy conservadora. Hasta el minuto 20 se asomó a la portería local con un cabezazo de Segundo Castillo en un tiro de esquina. Al 27, De Buen encontró el gol poblano, tras un trazo largo de Alberto Medina que bajó Isaac Romo lo que permitió el derechazo del mediocampista de extracción puma. Es cierto que tras el gol, el Puebla se acomodó mejor, pero aun así sólo generó otra más de peligro en un nuevo disparo de De Buen que salió a las manos del arquero Cota.

AGENCIA: ENFOQUE/ JAM MEDIA
Lapuente sacó el librito y permitió el ingreso de Matías Alustiza por el amonestado Romo. La lógica era aprovechar los espacios que dejaría Pachuca. Y ahí es donde el Puebla ya no pudo dar el paso adelante que requería el partido. Es cierto que defendió mejor que en la Copa, porque los Tuzos sólo habían generado dos de  peligro, en un remate de Carreño que sacó Víctor Hugo Hernández y la de Cavenaghi que no llegó a una diagonal de Avilés Hurtado.

AGENCIA: ENFOQUE/ JAM MEDIA
Pero cuando digo que Lapuente no tiene toda la culpa me refiero a jugadas pequeñas que se resumen en la palabra calidad. El Puebla fue capaz de robar muchos balones, pero sus mediocampistas jamás le dieron la circulación requerida para hacer daño. Controles mal realizados, pases largos que hubieran permitido desbordes con sensación de peligro. Y un par de jugadas que revelan que no siempre el cuadro visitante atacó con pocas unidades. El Puebla intentó presionar la salida de Pachuca y en una ocasión robó el balón en territorio hidalguense, en la jugada ofensiva atacaban cuatro poblanos, pero Noriega en vez de combinar eligió un disparo que se fue por arriba. En otra ocasión, Segundo Castillo (uno de los contenciones) se paró en las barbas de Cota quien salió a tiempo para evitar mayores problemas.


Pero en dos de estos tres ejemplos hablamos de decisiones puntuales de los jugadores o en incapacidad para profundizar cuando ya se tiene el balón.

En cuanto a Matías Alustiza, el argentino volvió a demostrar su habilidad y su picardía, es más pudo haber sufrido un penal que el árbitro no quiso marcar (ya no le creen al delantero del Puebla porque se tira de todas, todas) pero otra vez también dejó la muestra de que es un delantero egoísta, que no suelta la pelota y que su habilidad se termina diluyendo porque se equivoca en la última jugada. Alustiza pudo haber marcado el 2-0 que sentenciaba el partido, pero estrelló su disparo en Cota. Entonces pues, hablamos de una serie de decisiones de los jugadores que pudieron escribir otra historia en el Estadio Hidalgo.


Para finalizar esta idea le presento las alineaciones en el medio campo del Puebla en sus cuatro victorias y en los dos empates de este campeonato, ya que algunos empezaron a criticar que el cuadro de la Franja juegue con tres contenciones:

Jornada 2: Toluca 1-1 Puebla   
Diego de Buen, Luis Miguel Noriega, Segundo Castillo y Alberto Medina. William Paredes ingresó por De Buen, Emmanuel Cerda por Medina y Roberto Juárez por Jonathan Lacerda.


Jornada 3: Puebla 2-1 Santos
Diego de Buen, Luis Miguel Noriega, Segundo Castillo y William Paredes. Alberto Medina ingresó por De Buen.

Jornada 5: Puebla 3-1 Morelia
Luis Miguel Noriega, Segundo Castillo, Alberto Medina y DaMarcus Beasley. Diego de Buen ingresó por Isaac Romo.


Jornada 6: San Luis 1-2 Puebla
Diego de Buen, Luis Miguel Noriega, Segundo Castillo y William Paredes. Pablo González ingresó por Jesús Chávez, DaMarcus Beasley por Alustiza e Isaac Romo por De Buen.


Jornada 7: Puebla 1-1 Chivas
Diego de Buen, Luis Miguel Noriega, Pablo González y Alberto Medina. Alustiza ingresó por Beasley y William Paredes por Romo.


Jornada 9: León 0-1 Puebla
Diego de Buen, Luis Miguel Noriega, Segundo Castillo, Alberto Medina. Isaac Romo ingresó por De Buen para hacer trabajo en medio campo y Emmanuel Cerda ocupó el lugar de Alustiza.


Como conclusiones podemos enumerar: 1.-  En tres de las cuatro victorias camoteras, así como en los dos empates jugaron tres contenciones.

2.- La ausencia de Félix Borja (muy criticado en algunos sectores de la afición poblana) se ha notado muchísimo.

3.- No hay que perder de vista que la base de este Puebla es la misma que en el Apertura 2012 consiguió 13 puntos de 51 posibles y que algunos refuerzos vienen de épocas complicadas como Noriega que casi no jugaba en Jaguares o Jonathan Lacerda quien jugó en la Liga de Ascenso con Necaxa.


Por lo que habrá que tener calma porque la plantilla que hoy dirige Lapuente es muy distinta a la que alguna vez tuvo en 89-90 o tampoco es la que en la campaña 91-92 llevó al subcampeonato, con una escuadra mucho más limitada. No hay que perder de vista que el principal objetivo es estabilizar a la Franja en el tema porcentual para armar un mejor cuadro para el ciclo 2013-2014.


No hay comentarios:

Publicar un comentario