martes, 5 de marzo de 2013


Romanticismo o poder.

Por: Xavier Ballesté  Buxó.

            La final de la Copa del Rey está servida, Real Madrid y Atlético de Madrid van a luchar por algo más que un título, está en juego el romanticismo de los aficionados añejos al futbol y el poder que representa el cuadro de José Mourinho.


            En tiempos modernos de futbol los aficionados del Real y del Atlético de Madrid hablan de vikingos o indios, haciéndose preguntar a los viejos aficionados cual es cual. Merengues y Colchoneros son los apelativos más convencionales de los clubes conocidos siempre por Madrid o Atleti.


            Desde principios del siglo XX el futbol en Madrid se desarrolló por medio de partidos entre equipos como el Madrid, New, Español, Moncloa, Retiro, Moderno y más adelante, Gimnástica, Unión Sporting y Nacional.  Cada uno tenía su influencia, su barrio y sus jugadores.


            El Atlético Madrileño fue otra cosa. Originalmente nació como sucursal del Bilbao y durante muchos años contó con sólo estudiantes en su mayoría vascos.  Según fueron pasando los años el Madrid fue adquiriendo importancia y los equipos de barrio fueron desapareciendo, pero milagrosamente el Atlético sobrevivió hasta convertirse en el eterno rival.


            El club rojiblanco fue adquiriendo seguidores, primero jugaron en Cuatro Caminos en donde ganaron muchos simpatizantes, después se fueron a Vallecas donde se volvieron más populares, sumado a eso le tenemos que agregar toda la afición de los equipos desaparecidos que culpaban al Madrid de sus penurias y sus desgracias. Es ese sentimiento de las aficiones conjuntas que crea el antimadridismo rojiblanco.

            La historia del Atlético ha sido grande, pero siempre con ese sentimiento de que la suerte no está con ellos, en 1924  el periodista español Karag decía esto: “El Atlético es un gran equipo que cuando juega peor que su rival siempre pierde y cuando juega mejor, en muchas ocasiones también. Al Real Madrid le sucede lo contrario; gana siempre que juega mejor y, a veces, también cuando juega peor”.


            Han pasado casi 90 años de esas palabras y la historia se repite en muchas ocasiones, pero ahora los atléticos quieren revancha, saben que tienen más de 14 años sin ganarle al Madrid y ahora tienen una oportunidad única, la final de Copa del Rey es el escenario ideal para ponerle fin a esa mala racha y recordarle a sus seguidores porqué le van a Atleti.


           

                

No hay comentarios:

Publicar un comentario