miércoles, 20 de marzo de 2013


TERMINÓ  LA ABSTINENCIA.

Por: David Alberto Badillo.

Comenzaron los nueve meses más apasionantes del año,  nueve meses del gran circo de la Fórmula 1. Diecinueve grandes premios a lo largo del mundo, con un nivel de competencia pocas veces visto.

Ciertamente los reflectores estarán sobre los cinco campeones mundiales que participan en la presente temporada, y sobre los equipos que siempre están llamados a ser campeones. Entiéndase Ferrari, McLaren, Red Bull. Pero pronosticar en la actual campaña, sobre los contendientes en la parte alta del campeonato, tanto de pilotos como de constructores, sería muy arriesgado.

Por ejemplo no podemos descartar ni a Mercedes, ni a Lotus, que por ahora marcó la pauta en Australia. Es decir habrá que ser muy cautelosos con los vaticinios, al menos por ahora.


El gran perdedor del primer gran premio del año fue Red Bull y el tricampeón Sebastian Vettel. La escudería que ha marcado la hegemonía en los últimos años, obtuvo los primeros dos lugares en la clasificación, pero en la carrera cayó hasta la tercera posición.


Lotus en cambio mostró que será competitivo, mucho más de lo que algunos esperaban. Kimi Raikkonen es sin duda el piloto número uno de la escudería, tiene mal carácter, pero puede ser el indicado para regresar a un legendario equipo como Lotus a los primeros planos.


McLaren tendrá que batallar para ganarle a los Red Bull o a los Ferrari. Y tanto el piloto mexicano Sergio Pérez como Jenson Button, tienen el reto de mostrar porqué están catalogados como figuras de la Fórmula 1.


En especial el piloto tapatío tiene que sacar a relucir sus manos, su talento, su capacidad. La escudería para la que corre, es una de las más legendarias, será competitiva, pero  tiene que mejorar mucho para aspirar al campeonato de constructores, o para aspirar a colocar a alguno de sus pilotos como protagonista al título. Por lo mismo, el reto para el “Checo” Pérez es fascinante.

El mismo Pérez admitió que será complicado mejorar o encontrar en su punto a McLaren de inmediato, en la carrera de Malasia del próximo fin de semana no veremos todavía en su máximo esplendor, ni con la corrección de los errores, al “Checo” o a McLaren.


Ferrari le apostó a la continuidad y seguramente se verá reflejado en los resultados del equipo del Cavallino Rampante en la actual temporada. La segunda posición del asturiano Fernando Alonso y el cuarto lugar de Felipe Massa, son augurio de lo que puede venir en el año para la escudería italiana.

El Ferrari es competitivo, pero tiene que solventar varias pruebas, en particular el sinodal durísimo de los Red Bull.

Y ya que tocamos a los Red Bull, que sin duda son los mejores autos en este momento, y que van marcado una hegemonía poco común. Podemos decir que después del primer gran premio del año, se fueron con un sabor de boca, realmente de derrota.


Ahora bien, como ya comentábamos, la pelea no será Red Bull vs Ferrari únicamente. Lotus quiere regresar a ser la escudería famosa de los sesentas, setentas y ochentas. La gran escuela, la escudería de proyección que fue.


Tienen al francés Grosjean y al malhumorado Raikkonen, entre los dos pueden llevar a Lotus a alturas insospechadas.



Y la otra escudería a la que habrá que tomar en cuenta realmente y con toda seriedad, es a Mercedes. Mercedes después de casi medio siglo aspirará otra vez a un buen lugar en la tabla de constructores, y lo que es mejor, puede colocar a su nuevo prodigio Lewis Hamilton, en la pela por el campeonato.


Quizás desde que el gran Juan Manuel Fangio corría para Mercedes, no existía tanto optimismo en torno a este equipo.

Los cuatro meses sin Fórmula 1 valieron la pena, porque la temporada, desde su primera carrera, ya nos mostró el nivel que tiene y lo que puede ser la contienda más reñida en la historia de la máxima categoría del automovilismo deportivo mundial.



No hay comentarios:

Publicar un comentario