miércoles, 8 de mayo de 2013


EL  PUGILATO RENTADO.

Por: David Alberto Badillo.

Algunos creyentes del nuevo mito del boxeo y la mercadotecnia, Saúl Álvarez, piensan que el estrellato del púgil es resultado de los “tremendos” sparrings, perdón, “sinodales” que ha tenido el tapatío.


Bueno, pues estamos a punto de constatar si efectivamente, el “Canelo” es el gran peleador que los encordados necesitan para retomar la popularidad que perdieron y la credibilidad que se desvaneció, del deporte más importante en materia de campeones mundiales para México.


Es momento de lanzar al hijo pródigo a la batalla, de demostrar si es tan bueno como la casa dice que es. De dejar en claro si tiene pasta de campeón y sobre todo de ídolo.

Se va cocinado la pela contra Mayweather, para el 16 de septiembre. Dicen que es el combate mediáticamente ideal.

¿Quién ganará con la pela de Saúl “Canelo” Álvarez vs Floyd Mayweather Jr?

Lógico, todos ganan. Mayweather, y lo digo de una vez, viene en declive. Ha hecho millonario ya ha muchos, entre ellos a su último rival, el supuestamente mexicano, Robert Guerrero.


Ahora que las cosas con treinta y seis años a cuestas se ven distintas, es importante para Mayweather firmar un contrato multimillonario que le garantice estabilidad económica a él y a varias generaciones más de los Mayweather.



El sábado anterior, en el combate frente a Robert Guerrero quedó claro que Mayweather, que sigue siendo un espectáculo y un gran boxeador, ya va de salida.


Su táctica defensiva, oportunista y poco lucida, bastó para que derrotara a Robert Guerrero, que garantizó el patrimonio de sus hijos y nietos después de la derrota.



Vamos a ver si Mayweather y el “Canelo” se enfrentan. A pesar de la edad y la veteranía de Mayweather, sin lugar a dudas sería la gran oportunidad para el “Canelo” de demostrar sus facultades. Sería por mucho la pelea más importante para  Saúl Álvarez, la única con un boxeador conocido.


El momento clave en la carrera del “Canelo” y de todo el aparato mercadológico que le rodea parece haber llegado.


El presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) el señor José Sulaimán ha recomendado públicamente que el “Canelo” no se enfrente aún con Mayweather, que espere un poco.

 


¿Esperar a qué? Pues seguramente a que la fuerza de Mayweather disminuya más y que el negocio del “Canelo” no se ponga en peligro. O por lo menos exprimirle un año más a la telenovela sin riesgo de una derrota, la primera sería, y el nocáut para el box en Chapultepec.



Y ya que hablamos del aparato mercadológico que rodea al “Canelo”. Es importante que se desligue  poco a poco de él. Si Saúl Álvarez pretende ser recordado como un gran campeón, histórico para México, es importante que su imagen se relacione menos con la televisora de Chapultepec.


El tiempo pone a cada quien en su lugar, ya veremos hasta donde llega la carrera de Saúl Álvarez. Pero con la misma facilidad con que gana adeptos gracias al monstruo que tiene detrás, gana antipatía de un sector importante que no soporta la desmesurada mercadotecnia que se ha creado a su alrededor. 



Y es que resulta que ahora los boxeadores se manejan como estrellas de televisión o telenovelas, con exclusividad, como productos. Y lo mismo los combates, son exclusivos.

Quienes pagan por transmitir una pelea, y que quede claro, de la televisora que sea, la secuestran por completo, incluyendo a los boxeadores. Es mía y de nadie más, con el argumento de haber pagado alguna cantidad. Eso desde luego va en detrimento del espectáculo y del deporte. De la promoción del mismo.



Mientras el boxeo siga secuestrado por la televisión, no podrá explotar en plenitud, con todos los grandes boxeadores que existen en nuestro país. Será una guerra de credibilidad, de marcas, de productos, y tristemente el deporte pasará otra vez a segundo término.

 

 

 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario