martes, 28 de mayo de 2013

La historia de un  grande. Regresó el Bayern Munich.

Por: Xavier Ballesté Buxó.

            A lo largo de la historia y si buscamos un futbol competitivo, ese es el futbol alemán. Ya sea a nivel de selección o a nivel de clubes, los teutones siempre nos demuestran que saben ganar, incluso cuando nadie lo espera.

            En la década de los setentas existió un equipo al que muchas veces se tachó de contar con mucha suerte o incluso de tener ayudas arbitrales. En algunos casos levantaba la admiración pero en otros antipatía. Lo cierto es que el Bayern Munich de los setentas marcó una época en el futbol alemán y europeo.


            Pero el éxito de este equipo no se forjó de la noche a la mañana. A principios de los sesenta hubo una reunificación de ligas en Alemania y eso mandó al equipo de Munich a la segunda división. En la temporada 64-65 y tras 2 años en la división de plata lograron el ascenso de la mano del técnico Zlatko Cajkovski, en esos años se empezaba a forjar una dinastía temible para cualquier rival.


            En la portería Sepp Maier, en la defensa Franz Beckenbauer y en la delantera nada más y nada menos que Gerd Müller. Vale la pena recordar que Franz Beckenbauer, que era defensa, originó la posición de “líbero”, el alemán que dominó por más de 10 años esa demarcación fue el gran cerebro de los bávaros.


            En el futbol y sobre todo con los grandes jugadores siempre hay historias peculiares, cuenta el entrenador Cajkovski que cuando vio por primera vez a Müller dijo: “¿Qué voy a hacer yo en este equipo con un levantador de pesas?” refiriéndose a lo complexión de Müller, con el cual no contaba y hasta mandó a las tribunas por más de 10 partidos, pero una serie de lesiones de los titulares obligaron al entrenador a poner al Torpedo y el resto es historia.


            En 1966 ganaron la Copa de Alemania, en el 67 ganaron la Recopa de Europa http://www.youtube.com/watch?v=mgn9tb4wZsE, el equipo fue creciendo pero querían más, Cajkovski dejó la dirección técnica y llegó el yugoslavo Brnko Zebec y con él llegó el título de Liga y de Copa del 69, pero les faltaba el salto hacia la inmortalidad y de eso se encargó Udo Lattek, de la mano del técnico polaco llegó la primera Copa de Europa para el Bayern Munich en la campaña 73-74.


            Los bávaros se enfrentaron al Atlético de Madrid en la única final de Copa de Europa que se decidió en 2 partidos, el primero terminó con empate a uno y el segundo lo ganó el Bayern por 4 a 0, en esos tiempos los partidos no se decidían vía penal lo cual obligó a ambos  equipos a mantenerse un par de días más en Bruselas para repetir la final http://www.youtube.com/watch?v=jITNq-dKWzg.


            Un año más tarde y otra vez con nuevo entrenador, esta vez Dettmar Cramer, el Bayern Munich ganó su segunda Copa de Europa. Beckenbauer ya era el líder del equipo y con goles de Roth y Müller los alemanes derrotaron 2-0 al Leeds United, ese partido, y por desgracia, nos dejó la lesión de Hoeness, un jugador diferente para su época, y la cual lo obligó a retirarse a los 27 años http://www.youtube.com/watch?v=c1wa7ONkP24.

            El triplete para el Bayern llegó en 1976, en la final se enfrentaron al Saint Ettiene al que derrotaron 1-0 con gol de Roth. La cereza del pastel llegó a finales de ese mismo año cuando derrotaron en doble partido al Cruzeiro y se proclamaron campeones del Mundo http://www.youtube.com/watch?v=gnBdbxlkWmg.

            La dinastía alemana de los setentas siempre será recordada, ganaron mucho a nivel de clubes y a nivel de selección, ese futbol lo recordaremos siempre y ahora estamos viendo el renacer de ese dominio alemán. El futbol es muy diferente, pero la manera en que dominan al rival, mueven la pelota y sienten el partido me recuerda mucho a lo que se hablaba del Bayern de esos tiempos y no tengo ninguna duda de que el futbol teutón  ha estado, está y estará por siempre entre los más dominantes del futbol mundial.



            

No hay comentarios:

Publicar un comentario