jueves, 6 de junio de 2013

EL  PUEBLA SERÁ UNA INCÓGNITA.

ANTONIO  ABASCAL.

No fue un draft espectacular, no llegaron grandes luminarias, y de hecho, en una primera impresión parecía quedarse corto, incluso los aficionados criticaron varias de las altas que ayer anunció el Puebla en el régimen de transferencias del futbol mexicano. Lo más grave del caso es que la Franja fue incapaz de adquirir un defensa central de garantías para motivar la competencia con Jesús Chávez y Jonathan Lacerda y que no se sientan cómodos como sucedió en el torneo pasado.


El Puebla adquirió muchos mediocampistas de contención y le falta alguno que vaya por la banda izquierda.
Hay que recordar que todavía hoy se pueden hacer movimientos vía la Liga de Ascenso y que falta el draft para los seleccionados nacionales, además de que los Camoteros deberán definir el futuro de DaMarcus Beasley quien al aparecer en la lista de transferibles tuvo la posibilidad de fichar por otro club, pero no hubo arreglo. De tal manera, el Puebla deberá negociar con el estadounidense y si no hay solución, el seleccionado de las barras y las estrellas ya no podría jugar en México, por lo que Manolo Lapuente tendría la posibilidad de utilizar la plaza de quinto extranjero, en ese hombre de banda.


La directiva adelantó que buscaría un lateral, un defensa central, uno o dos mediocampistas, dos porteros y un delantero. En cada una de esas posiciones se consiguió una incorporación. Otra ventaja con respecto a anteriores drafts fue que el Puebla fue capaz de mantener la estructura del torneo anterior y que además ahora sí compró ya que logró obtener la carta de Michael Orozco y hacia el final del día también se hizo de los derechos federativos de Oscar Rojas, lo que se suma a las compras de Jesús Chávez y Diego de Buen.


Ahora bien, el objetivo de esta colaboración es analizar con más frialdad las altas que anunció la Franja.
El Puebla adquirió a muchos jugadores veteranos, un problema porque puede ser un equipo lento, pero hay que recordar que a lo largo de su trayectoria como técnico, Manolo Lapuente ha preferido trabajar con jugadores consolidados, otra ventaja para los Camoteros es que el técnico pidió a estos refuerzos y que conoce a varios de ellos: Alfredo Moreno, Armando Navarrete, Oscar Rojas e Ignacio Torres han trabajado con el veterano técnico o con Raúl Arias.


Alfredo Moreno es un jugador que ya no marca tantos goles, pero sigue siendo peligroso por su técnica y además es capaz de generar futbol, sabe habilitar a sus compañeros y en esa función puede ser un complemento importante para Alustiza y Borja. En el torneo pasado, el equipo de la Franja no tuvo alguien que brindara ventajas a estos delanteros y “El Chango” puede cumplir ese rol, como lo demostró en su paso por Tijuana donde abastecía a Duvier Riascos y Fidel Martínez.


Leandro Augusto es un veterano que ya va de salida en el futbol mexicano, pero siempre ha sido un profesional desde que llegó para los Esmeraldas del León ya hace más de 10 años. El brasileño naturalizado mexicano es una incógnita ya que habrá que esperar el informe médico y la pretemporada que realice, pero si Axel Bierbaum lo pone a punto todavía puede ayudar a un medio campo que necesita pausa.


Armando Navarrete y Jorge Villalpando llegan para pelear un puesto en la portería. Ambos no gustaron a la afición. Ciertamente son dos arqueros con una trayectoria de altibajos en México, que los aficionados recuerdan que el arco americanista le quedó grande a Navarrete pero en su favor hay que decir que cumplió un año muy bueno en Necaxa, por lo que si se le da continuidad puede darle seguridad al marco poblano. Un servidor considera que tiene condiciones para cumplir en ese puesto.


Oscar Rojas es un jugador que siempre le ha gustado mucho a Lapuente desde sus épocas con el América. Todavía se recuerda el caso de la diadema donde el vicepresidente americanista le pedía al técnico Aguado cambiar de banda al “Kevin”. Cierto es que Rojas prometía mucho y se estancó, pero también es cierto que se ha convertido en un jugador cumplidor.


Hay que reconocer el esfuerzo de la directiva para quedarse con Luis Miguel Noriega porque Querétaro no lo quería ceder, y al final se consiguió un préstamo que mantiene a un jugador cuyo compromiso con la Franja no está en tela de juicio.

No entiendo la incorporación de Ignacio Torres a una zona donde ya hay mucha competencia en el equipo, además porque Torres ha tenido una carrera llena de expulsiones y polémicas; tampoco entiendo que se renovara el préstamo de Hiber Ruiz o de Brayan Martínez. Ruiz se pasó un año lesionado y en la parte final jugó en el equipo sub 20, mientras que Martínez perdió la confianza de Manolo Lapuente en la Copa muy x y en la liga hubo varios partidos que ni siquiera salió a la banca.



De tal manera, a falta del draft de seleccionados, del draft de la Liga de Ascenso y de un plaza de extranjero, Manolo Lapuente y su cuerpo técnico cuenta con jugadores cumplidores, no con grandes estrellas, futbolistas que conoce y pidió porque se adecúan a la idea de juego que pretende implantar, por lo que ahora la responsabilidad de hacer una buena campaña con estos jugadores y de darle una satisfacción a los aficionados de la Franja es de Lapuente y su séquito de auxiliares.  


1 comentario:

  1. De acuerdo son jugadores veteranos y otros que solo son de relleno y no jugaran, por supuesto que falto un buen def central y un medio creativo, na hay uno en el plantel hay puros de contencion, otra temporada de pelotazos y ojala metan y lo peor va a ser aqui en casa cuando se encierren y puebla no sepa como abrir el campo pues no va a ver un 10 en el campo, ni modos a sufrir y desesperarse otra temporada

    ResponderEliminar