lunes, 3 de junio de 2013


EL  TALENTOSO MR. DECIO DE MARÍA.

ANTONIO  ABASCAL.

Decío de María ha entregado buenas cuentas a sus jefes, de hecho, desde que llegó a la Federación Mexicana de Futbol los números llegaron a niveles históricos. La mercadotecnia del organismo captó muchos clientes, empezaron las campañas de responsabilidad social y, por ello, se le dio como premio ser el Presidente de la Liga Mx, un intento de ofrecer un mejor producto futbolístico. Por eso, nuestro “Rey Midas” sigue en su elemento cuando se le pregunta de estadísticas, es capaz de presumir que creció el raiting, que también hubo mejores entradas en los Estadios y que la Liga MX será la primera en recibir una certificación empresarial.

El buen Decio también se ufana porque la Copa Muy X (perdón, la fuerza de la costumbre me hizo equivocarme) ha podido mantener en actividad y en competencia a todos los miembros de los planteles, y ha fortalecido a los equipos de la Liga de Ascenso. Nuestro personaje aprovechó el foro de la empresa para la que ha trabajado durante mucho tiempo para anunciar que habrá un duelo entre los campeones de Copa para determinar quién será “México 3” en la Copa Libertadores 2015.


También fue capaz de explicar porque se han dado tantos cambios de franquicias. Con gran habilidad comparó esta situación con programas televisivos que no tienen éxito y salen del aire, al tiempo que echó la culpa de esas decisiones a las aficiones de los respectivos equipos que perdieron a su equipo. Habló de corresponsabilidad ya que los hinchas deben estar con sus equipos en las buenas y en las malas. (Aquí, de manera conveniente, se le olvidó que los aficionados pagan por ver un espectáculo y están en su derecho de manifestarse si su equipo no funciona), pero todo este tema del cambio de sedes parece llevar esa moraleja: Si no nos apoyas, nos llevamos nuestro circo a otra parte y ustedes no podrán hacer algo para evitarlo.


También presumió que ahora sí se pusieron los candados para castigar a la plaza que descienda y evitar tantos cambios de franquicias como ocurrieron hace unos días. El problema es que nuestro famoso protagonista tiene una memoria selectiva e incluso cambia su postura, su tono de voz y su gesto si la pregunta que le hacen resultan incomoda. También se le olvida que esos candados existían desde 1999 cuando el Puebla compró al Unión de Curtidores para evitar su primer descenso.


Dicen que ningún padre ve feo a sus hijos y eso es lo que le pasa a nuestro Decio de María. Considera a su hija, la Liga MX, como la más bonita del baile, a pesar de granos tan grandes y feos en la cara como la inestabilidad de las franquicias, el régimen de transferencias o la multipropiedad, porque en este último problema ya se están tomando los correctivos para borrarlos sin cicatriz.


No le gusta hablar del régimen de transferencias y por eso se ha bautizado a la semana que estamos iniciando como la “Semana del Futbol”, un espacio para que toda la “familia” se reúna para hablar de nuestro balompié. Ahí entrenadores, jugadores, directivos y miembros de mercadotecnia de los equipos pueden platicar y retroalimentarse de lo sucedido durante este año de vida de la Liga MX. Si, además, los equipos salen reforzados para el nuevo ciclo, la idea es magnífica sin importar que al jugador se le trate como mercancía.

El pacto de caballeros es otro de los temas que afrentan al padre de la novia. La habilidad de Decio para tocar todos los temas, siempre desde la óptica empresarial y que le conviene, se convierte en incomodidad y en promesas falsas. Hace seis meses, de María prometió explicar de manera larga las cualidades del pacto de caballeros para que se pudiera hacer un juicio con más argumentos, sin embargo, pasaron las jornadas y Decio nunca apareció para hablar de esas virtudes. Ahora cuando volvió a ser interrogado contestó que el tema merece más tiempo y se volvió a invitar a programas de cobertura nacional para abordar el tema.


Así las cosas cuando uno oye a Decio de María cae en un sueño donde la Liga MX es una de las mejores del mundo, la Copa es tan competitiva como las europeas y donde los directivos son capaces de tomar decisiones dolorosas que vayan en contra de sus intereses. Luego, cuando despierta del sueño y va al Estadio sigue viendo violencia en los mismos, actitudes prepotentes de los cuerpos de seguridad de los inmuebles, aficiones pisoteadas porque dejaron de apoyar a sus equipos, creación de franquicias sin tradición, uso de los reglamentos a conveniencia, multipropiedad aceptada cuando conviene y perseguida cuando hay un dueño incómodo, una Copa Muy x que no les importa ni a los equipos de Primera, ni a los de la Liga de Ascenso.

Finalmente, don Decio dijo que el Bayern Munich había jugado con suplentes su primera eliminatoria en la Copa Alemana, como si esa decisión de Jupp Heynckes avalara al resto de los equipos mexicanos. En lo que no se da cuenta don Decio y, por eso, su comparación pierde sentido es en el interés que los equipos germanos le dan a su Copa, porque ahí no vemos a los equipos de Segunda jugando con suplentes y porque las escuadras grandes, como el Bayern, juegan tres torneos o más; mientras aquí en México, la mayoría no puede con dos, ya sea la Copa o la Liga o la liga y la Concacachampions o la liga y la Libertadores y hasta algunas de las potencias de la Liga Mx han hecho menos a la Concachampions o a la Libertadores para enfocarse en el torneo casero y ni así han podido ser campeones.


El problema de todo esto es que si el hombre que toma las decisiones carece de autocrítica, nuestra famosa Liga MX y su producto, la Copa Muy x, jamás podrán crecer en el nivel futbolístico que es el sustento de todo lo demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario