jueves, 20 de junio de 2013

LA  NBA HONRA AL DEPORTE RÁFAGA.

ANTONIO  ABASCAL.

Hace algunos meses una persona comentó que la NBA carecía del lustre y de las figuras de antaño cuando los Larry Bird, Magic Johnson o unos más tarde, los Michael Jordan, Scottie Pippen, Charles Barkley, John Stockton o Karl Malone, por mencionar algunos, nos llenaban los ojos con sus cruentas batallas sobre la duela. Ya desde ese momento, la respuesta fue que era una cuestión de percepción pues ahora no teníamos la facilidad de seguir la temporada de la NBA como en los 80’s y 90’s.


La serie final de la liga que hoy coronará al campeón ha honrado la historia de la NBA, pero sobre todo al baloncesto. Ya es muy emocionante en sí el hecho de llegar al séptimo y decisivo partido, pero lo es más por la forma en la que se ha jugado la serie. San Antonio dio una muestra de su sabiduría al ganar el primero en Miami, sin embargo, el Heat se repuso para ganar el segundo con una paliza que hacía suponer que pondrías las cosas en su lugar http://www.youtube.com/watch?v=Cgbp0Kga4xw.


Los Spurs contestaron con la tercera mayor paliza en la historia de las finales al vencer 113-77, en una diferencia de 36 puntos que parecía determinaría el rumbo de la serie http://www.youtube.com/watch?v=rpfqoPYuYrs, pero el Heat es un equipo que funciona mejor cuando le pican el orgullo y en el cuarto juego fueron capaces de levantarse para volver a empatar la serie al ganar 109-93. El quinto compromiso, todavía en territorio texano, parecía ser clave para levantar el título, los locales lograron el triunfo por 114-104 http://www.youtube.com/watch?v=9oqszV3taJE.


Todas las estadísticas estaban a favor de la tropa de Tim Duncan, Tony Parker y Manu Ginobili, quien por cierto brilló mucho en ese quinto partido, San Antonio dominó gran parte del sexto compromiso en Miami y a falta de 20 segundos tenía una ventaja de 5 puntos. Las estadísticas de la liga indican que la probabilidad de triunfo con esa ventaja y ese tiempo por jugar es de 98.6%, sin embargo, otra vez el Heat se levantó de sus cenizas para empatar el partido con un triple de Ray Allen con 5 segundos en el reloj; todavía los Spurs tuvieron el tiro del triunfo, pero Tony Parker no encontró el aro.


En el tiempo extra, Miami tomó la ventaja y ahí surgió la figura de Chris Bosh quien realizó dos tapones decisivos, uno a Tony Parker y el otro a Danny Green para evitar el triple que empataba el partido. Antes, Manu Ginobili tuvo la posesión del balón para darle la victoria al equipo texano pero la defensa del Heat le quitó esa posibilidad http://www.youtube.com/watch?v=VWIUzECU6cU.


Ahora, para el juego de esta noche, toda la decoración cambió. El equipo que juega con las estadísticas a su favor es Miami; está en casa con el momento anímico a su favor. En la historia, 14 series finales se han ido a 7 juegos y sólo tres equipos visitantes han sido capaces de coronarse ante un ambiente muy desfavorable.


La primera vez fue en 1969 cuando los Celtics de Boston se impusieron a los Lakers de Los Ángeles. Ese séptimo partido terminó con un marcador de 108-106 a favor de los verdes a pesar de los 42 puntos, 13 rebotes y 12 asistencias de Jerry West. Esa serie fue la primera en la que se entregó el nombramiento de Jugador más valioso y recayó en Jerry West, lo que también constituye una marca hasta la fecha. Es la única ocasión en la que el jugador más valioso fue parte del equipo perdedor http://www.youtube.com/watch?v=Lnu5vMfPtbw.

La segunda vez sucedió en 1974 cuando se enfrentaron los Celtics de Boston y los Bucks de Milwaukee. Nuevamente, los Celtics fueron capaces de ganar fuera de casa en una serie en la que la localía importó poco. El partido decisivo terminó con un marcador de 102-87. Con los Bucks jugaba Kareem Abdul Jabbar y los de Boston habían hecho marca personal sobre él, pero para buscar el tpitulo mandaron hasta dos y tres hombres para contenerlo. Dave Cowens anotó 28 puntos y 14 rebotes, mientras que John Havlicek aportó 16 para que los de Boston lograran su primer título desde el retiro de Bill Russell (1969) http://www.youtube.com/watch?v=o_cyvav5tvk.


La última vez que un equipo visitante se coronó en el séptimo y decisivo partido ocurrió en 1978.  Los Bullets de Washington vencieron a los Supersonics de Seattle, el jugador más valioso fue Wes Unseld. Seattle ganó el primero de la serie en casa, los juegos 2 y 3 se efectuaron en la capital estadounidense, los Bullets ganaron el segundo y perdieron el tercero. Washington empató la serie en Seattle, pero los Supersonics ganaron el quinto. Los Bullets forzaron el séptimo al ganar en casa y en el decisivo ganaron 105-99 http://www.youtube.com/watch?v=m9qqmk7r2Ig.


Han pasado 35 años en que un equipo visitante no gana el séptimo y decisivo partido para coronarse. Hoy, los Spurs de San Antonio tratarán de romper la inercia, aunque se ve muy complicado; el Heat quiere convertirse en una dinastía y su estrella, LeBron James (quien logró un triple doble en el sexto juego) aspira aparecer en los libros de oro de la liga, hoy es una buena oportunidad para empezar a codearse con la elite ya que de ganar los de Miami se sumarían a franquicias históricas como los Celtics y los Lakers como los únicos equipos que ganaron el séptimo partido tanto de la Final de Conferencia como de la Serie por el título.

Los Celtics lo hicieron en 1962 cuando derrotaron en la final del Este a los 76esrs de Filadelfia y luego en la final también ganaron en siete a los Lakers de Los Ángeles http://www.youtube.com/watch?v=6IfZmHAgChM.


Los Lakers de Los Ángeles lo consiguieron en 1988 cuando ganaron  la final de la Conferencia del Oeste a los Mavericks de Dallas y en la final se impusieron 4-3 a los Pistones de Detroit http://www.youtube.com/watch?v=W4uLRX5e3UM.



Lo que es cierto es que esta serie final entre San Antonio y Miami ha servido para constatar que la NBA está más viva que nunca, que sigue siendo la mejor promoción para el baloncesto como deporte, que siguen surgiendo figuras y que si no nos hemos acercado a ella nos estamos perdiendo de un gran espectáculo. Y hoy que gane el mejor porque en los dos lados hay jugadores que pasarán a los libros de registros por sus ilustres carreras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario