lunes, 10 de junio de 2013

MÉXICO  DEAMBULA EN LAS ELIMINATORIAS.

ANTONIO  ABASCAL.

La selección mexicana de futbol no camina en el hexagonal final de la CONCACAF, lo cual parece ser una paradoja ya que el actual cuerpo técnico llegó a dar seriedad a las convocatorias, a terminar con el manoseo de jugadores que tanto daño causó en el proceso anterior. Sin embargo, ya en la cancha el respeto que el estratega nacional ha mostrado por los rivales se ha convertido en miedo y ese miedo ha paralizado a los jugadores y al propio timonel que no se han dado cuenta que enfrentan a las peores versiones de sus principales rivales en muchos años.

FEMEXFUT
De nada sirven los discursos oficialistas que nos dicen que no nos preocupemos porque “México siempre juega mal la eliminatoria y luego en el Mundial crece mucho”, ya que este discurso no toma en cuenta por lo menos dos factores: 1.- Ese crecimiento en los mundiales sólo nos ha alcanzado para convertirnos en habituales en los Octavos de Final, pero tampoco hemos dado una gran sorpresa o le hemos pegado a una potencia; 2.- En este hexagonal, Estados Unidos también tiene muchas dudas, Costa Rica no acaba de explotar su potencial y Honduras vive en la irregularidad; Panamá es el equipo que más ha crecido, pero su nivel todavía es inferior al que puede llegar a ofrecer el equipo nacional.

FEMEXFUT
A ese discurso oficial se le olvida que Costa Rica es líder del hexagonal por diferencia de goles, pero que México tiene los mismos puntos con un partido más, lo que podría hacerlo caer de ese tercer lugar, si el próximo 18 de Junio Honduras y Panamá ganan como visitantes a Estados Unidos y Costa Rica, respectivamente. La selección mexicana está jugando con fuego, pero lo más preocupante, es que el equipo está jugando mal.

En ese sentido, la selección ya no juega como “El gigante de la CONCACAF”, un término que nos adjudicamos los mexicanos y que a lo largo de la historia ha hecho mucho daño. La actual selección de José Manuel de la Torre es una escuadra con buenos principios defensivos, con buenos jugadores de medio campo hacia adelante, pero con varios vicios futbolísticos y uno de ellos es que es un equipo aprisionado por el miedo a fallar. Los laterales no apoyan hacia el frente, los contenciones son muy destructivos, no hay un generador de juego o los que podrían serlo terminan ubicados por las bandas. El equipo está cojo ya que cuando la banda derecha funciona, la izquierda no aparece y viceversa.

FEMEXFUT
De esta forma, México sí ha generado llegadas en el marco contrario y ha faltado la contundencia, pero de todas formas, esas jugadas son aisladas, no responden a un desarrollo futbolístico adecuado y es que en medio campo no hay un hombre capaz de dar pausa, de pensar.

FEMEXFUT
Si a esas condiciones, aumentamos las dudas del cuerpo técnico en algunas posiciones llegamos a la situación que vivimos. Pablo Barrera dio unos 20 minutos buenos ante Nigeria antes de ser expulsado, lo que la valió la titularidad ante Jamaica, pero ahí el jugador de Cruz Azul fue tímido y nunca pudo generar peligro, el “Chepo” lo sacó para dar paso a un Gerardo Flores a quien se improvisó como mediocampista y entregó mejores cuentas que Barrera; pero, para el partido ante Panamá, su lugar fue ocupado por Javier Aquino quien intentó, fue incisivo, pero exhibió un problema que va más allá del cuerpo técnico, el ahora jugador del Villarreal nunca levantó la cabeza lo que hizo que sus diagonales pocas veces encontraran destinatario.

Las estadísticas son frías, México ha anotado tres goles en 5 partidos, cierto su aparato defensivo ha aceptado apenas dos, pero la calidad de los rivales no es la mejor. Insisto, el actual hexagonal final de la CONCACAF es uno de los peores de los últimos ciclos y en este marco, la escuadra nacional sufre para ser competitiva.


El otro gran problema es que los tiempos se reducen y ya no hay margen de error. Mañana se recibe a Costa Rica y todo resultado que no sea la victoria significaría poner en serio riesgo la calificación, luego de este encuentro y más allá de la Copa Confederaciones en donde se medirán a tres buenos equipos como Italia, Brasil y Japón, los hombres del “Chepo” de la Torre recibirán a Honduras el 6 de Septiembre, para ir el 10 de ese mismo mes a Estados Unidos. El 11 de Octubre le harán los honores a Panamá y cerrarán la eliminatoria el 15 del mismo mes ante Costa Rica en territorio tico, por lo que las dos últimas salidas implican una dificultad no recomendable para disputar el boleto a un solo partido.


Ojalá mañana, México sea capaz de dar un golpe de autoridad, aunque las cosas no se dan por generación espontánea y lo primero que debe entender el cuerpo técnico es que debe liberar a los jugadores de la presión, y, sobre todo, tener una actitud más propositiva en el partido. De tal forma, la escuadra nacional se juega mucho más que tres puntos ante Costa Rica, se juega la credibilidad de este proceso ante un equipo que ya en el pasado supo aprovechar la necesidad mexicana en el propio azteca.


Así las cosas, el hexagonal final de la CONCACAF está más cerrado que nunca y puede pasar de todo. Honduras que brilló en los primeros dos partidos, hoy quedaría fuera del Mundial y Panamá, por lo menos, podría garantizar el repechaje. Lo que es un hecho es que viendo la calidad de la eliminatoria de nuestra zona hay que agradecer a la FIFA que entregue tres boletos y medio para ir al Mundial ya que equipos de otras zonas con mejor futbol quedarán fuera, gracias a la repartición política de los boletos mundialistas.



CONCACAF crece, pero dicho crecimiento no justifica tener tres plazas y media, sobre todo, ante la irregularidad de sus principales potencias, en cambio, una eliminatoria tan apasionante como la de la CONMEBOL podría generar que Uruguay quedara fuera de la Copa del Mundo, o que la Venezuela de César Farías no pudiera concretar su sueño mundialista, sin olvidar la resurrección peruana, lo que también nos hace voltear al nivel que han exhibido Chile (en los últimos partidos), Colombia y Ecuador (con el volante del Puebla, Segundo Castillo como titular).

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario