miércoles, 10 de julio de 2013

PROFETA EN SU TIERRA.


Por: David Alberto Badillo.

El fin de semana pasado uno de los deportistas más importantes del momento, el tenista dos veces campeón de Grand Slam y campeón olímpico, el escocés Andy Murray, dio un golpe importante al ganar, por fin, en su casa, en su territorio, en su país, en su reino, un título de Grand Slam http://www.youtube.com/watch?v=gSng3z18GOk.


Había conseguido hace un año ganar el abierto de los Estados Unidos http://www.youtube.com/watch?v=WaAdn2Y24MI, sin embargo quedaba la espinita de ganar Wimbledon, el abierto, porque ganó la medalla de oro en los juegos olímpicos apenas el año anterior en el mismo pasto sagrado, pero en un formato distinto, rompiendo el torneo olímpico con la tradición de todos de blanco, y además desarrollándose por primera ocasión en Londres el torneo de tenis como deporte oficial de los juegos en sus viajes al Reino Unido http://www.youtube.com/watch?v=dzuKhxm_z-w.


De Andy Murray, podemos decir que su historia resultó en un gran triunfo para él desde luego, pero principalmente para la Gran Bretaña dentro del tenis.
Murray pasó de ser un escocés cualquiera, a convertirse de inmediato tras el triunfo del domingo, en Sir Andy Murray.


77 años habían transcurrido para que un británico ganara Wimbledon hasta que Murray apareció, el domingo para triunfar de manera imponente y llevarse el título.  Desde que Fred Perry lo ganara en 1936, ningún hijo de la corona había conquistado el título más emblemático del tenis mundial http://www.youtube.com/watch?v=6XEpSY4yli8.


El serbio Djokovic fue nuevamente como en la ronda semifinal de los olímpicos de Londres del año pasado, el derrotado.

Fue el serbio quien golpeó primero en el segundo acto, tomando una pronta ventaja que recuperó el británico (4-4) a base de casta. Murray rompió el saque de Djokovic en el arranque del tercer acto después de que una revisión del Ojo de Halcón corroborara un nuevo error del serbio, que sin embargo pasó del 0-2 al 4-2. Andy Murray no sólo recobró la desventaja adquirida sino que acabó dando la vuelta al juego.


Quizás también tuvo mucho que ver en la ventaja, si es que existió alguna en la final, el hecho de que el duelo extenuante de semifinales que sostuvo el serbio Novak Djokovic, contra Juan Martín del Potro se tuvo que definir prácticamente in extremis, en un duelo largo por parciales de 7-5, 4-6, 7-6 (2), 6-7 (6) y 6-3 http://www.youtube.com/watch?v=27GIyjrNOVw.


Murray es escocés pero para fines de la corona el triunfo va para la contabilidad de la Gran Bretaña, recordando que por ejemplo para los Juegos Olímpicos compite el Reino Unido, a diferencia del futbol soccer, donde Inglaterra, Irlanda del Norte, País de Gales y Escocia van por su cuenta para la copa del mundo.


De tal forma el Reino Unido lo es para algunas cosas, para algunos deportes, come el tenis, y por ello Andy Murray es condecorado con el más alto grado de honor con el que puede ser reconocido por la realeza, un integrante del Reino Unido y la Commonwealth, con la categoría de Sir.

No sé si se trate del triunfo británico más importante de los últimos años, pero sin duda que la conquista de Wimbledon era algo que rondaba por la cabeza todos en el Reino Unido.
Murray había conquistado en su momento el triunfo en Wimbledon, pero en los olímpicos, con otro formato, igual emocionante, desde luego majestuoso por tratarse de un oro olímpico. Pero ganar en Wimbledon, al abierto, es otra cosa.


Andy Murray está en el momento cúspide de su carrera, ojalá lo podamos tener aún como un competidor para los otros tenistas de prosapia, que por cierto muchos de ellos, desaparecieron a las primeras de cambio en Wimbledon.



No hay comentarios:

Publicar un comentario