lunes, 12 de agosto de 2013

EL CUAUHTÉMOC NO PESA.


ANTONIO ABASCAL.

Tras el empate ante Veracruz, el Puebla sigue sin ganar en el Apertura 2013 ya que acumula 4 empates y una derrota, con 5 goles a favor y 7 en contra. En casa, ya ha jugado tres partidos y aunque no ha perdido, tampoco ha ganado. De hecho, en el Cuauhtémoc no gana desde el  3 de Febrero  pasado cuando se impuso 3-1 a Monarcas Morelia.  En ese lapso acumula 5 empates (Chivas y Atlas del Clausura 2013 y Pumas, Santos y Veracruz del actual campeonato) y 3 descalabros (ante Pumas, Tigres y Jaguares el torneo pasado). Otro dato llamativo: El Puebla bajo la dirección de Lapuente en estos dos torneos sólo ha ganado 2 de 11 partidos como local.

AGENCIA: ENFOQUE
Los números son fríos y no ayudan al veterano técnico, ya que las anteriores estadísticas contrastan con su primera declaración como estratega camotero ya que en Diciembre de 2012, Lapuente Díaz señaló que el Puebla tendría que hacerse respetar en el Cuauhtémoc (como antaño) para que los equipos visitantes sufrieran para sacar un punto.

AGENCIA: ENFOQUE
La reciente etapa del hombre que ha llevado al Puebla a sus dos únicos títulos de liga no ha sido buena. Si sumamos los dos torneos que ha estado al frente del equipo, la Franja sólo ha ganado 5 partidos de 22, el resto son 8 empates y 9 derrotas. Desde la jornada 10 del Clausura 2013, la escuadra poblana ha disputado 13 partidos y sólo ha ganado 1 ante un Querétaro ya descendido para cerrar el Clausura 2013.

AGENCIA: ENFOQUE
Todos estos datos podrían ser indicativos de que, tal vez, es momento de dar un viraje. Sin embargo, el futbol no es una ciencia exacta y tiene sus matices. Ayer ante el súper líder, Veracruz, el Puebla rindió a nivel defensivo. Michael Orozco (salió lesionado y es duda para enfrentar a Chivas) cumplió como central controlando a Ángel Reyna. Jonathan Lacerda estuvo muy concentrado y Oscar Rojas, en el lateral derecho, también jugó a un alto nivel. Nicolás Ruvalcaba cumplió en el aspecto defensivo, aunque su aportación ofensiva fue anecdótica.

AGENCIA: ENFOQUE
En el primer tiempo, el Puebla secó al Veracruz que no tuvo un tiro de esquina y sólo un tiro a gol, pero a la ofensiva no fue contundente en por lo menos tres ocasiones claras para abrir el marcador. En el segundo lapso, si bien el Tiburón ya tuvo sus opciones, la Franja tuvo dos mano a mano que Félix Borja y Matías Alustiza no supieron resolver ante Edgar Hernández. Es decir, el técnico no es el único culpable de los resultados. Los futbolistas también son culpables de la situación que atraviesa la Franja.

AGENCIA: ENFOQUE
Cierto es que ayer los cambios no ayudaron a los Camoteros a cerrar fuerte, y de hecho, sucedió lo contrario. Porque Leandro Augusto tiene un ritmo distinto y muchas veces al excederse en la conducción frenó avances poblanos, porque Alberto Medina vive del nombre que hizo en Chivas, pero hoy su aportación para la Franja es nula. El Puebla se cayó en los últimos minutos por la falta de profundidad en la banca, un mal que ha aquejado al equipo desde hace varios torneos.

AGENCIA: ENFOQUE
Y eso nos lleva a la llegada del uruguayo, Carlos Sánchez, un hombre que trabaja el medio campo por derecha y que puede ayudar en ese rubro. Ahora bien, ponerle todas las canicas de la esperanza a un hombre que llega después de la jornada 5 sería equivocarse. Sánchez tendrá que pasar un período de adaptación al equipo (sistema y compañeros), así como al futbol mexicano, por lo que habrá que tener paciencia con el ex del River Plate.


Lo que queda de manifiesto con esta llegada tardía es la falta de planeación en el equipo de la Franja, una responsabilidad compartida entre cuerpo técnico y directiva, porque además ese quinto extranjero cambió de posición durante los últimos dos meses.  Primero fue un medio creativo, luego un contención o un defensa central y terminó siendo un mediocampista por derecha.

AGENCIA: ENFOQUE
Hay otros ejemplos de algunas decisiones directivas que, a toro pasado, no fueron tan buenas. Para ello, hay que hacer la comparación con Jaguares Chiapas, un equipo que pertenece a Carlos Hugo López Chargoy y que se construyó con muchos retazos pero que hoy permanece invicto a sólo tres puntos del Puebla en la tabla porcentual. Carlos Ochoa sonó para el Puebla, pero con la llegada de Alfredo Moreno (que es un buen jugador), la directiva decidió no pujar por el ex de Osasuna. Hoy, Carlos Ochoa lleva 4 goles y está convertido en uno de los líderes chiapanecos. Sus extranjeros fueron mejor escogidos y hasta firmaron un delantero tan interesante como Lucas Viatri; también hay que destacar que los nuevos Jaguares compraron al prometedor arquero, Oscar Jiménez quien brilló mucho en Lobos BUAP. Jiménez ya debutó en Primera División y lo hizo con una buena actuación ante Querétaro.



Así las cosas, Manolo Lapuente no es el único culpable en este mal arranque camotero, los jugadores y hasta la directiva tienen su parte de responsabilidad  y ahora habrá que subsanar esos errores. Si Lapuente se tiene que ir por la inercia de resultados, ojalá la directiva también acepte su responsabilidad y los jugadores sean capaces de ponerse las pilas para sacar al Puebla de la mediocridad a la cual, desgraciadamente, ya se acostumbró. 

AGENCIA: ENFOQUE

No hay comentarios:

Publicar un comentario