miércoles, 18 de septiembre de 2013

EL CIERRE DE LAS MAYORES.


Por: David Alberto Badillo

Llegamos a la recta final de la temporada del beisbol de las grandes ligas y la disputa por un boleto a la postemporada ya sea mediante el comodín o el título de división está al rojo vivo.
En la liga nacional parece que las cosas se pueden ir definiendo con tiempo. En el Este los Bravos de Atlanta tienen una ventaja de ocho juegos con relación a su más cercano rival,  los Nacionales de Washington.


Atlanta que ha obtenido triunfos de manera consecutiva en muchos lapsos de la temporada, y que además se ha vuelto el equipo rompe rachas, como lo hizo en su momento con los Dodgers.

Y ya que hablamos de los Dodgers, en el Oeste la novena de Los Ángeles parece también enfilada al campeonato de su división, cuentan con ventaja de diez juegos y medio sobre Arizona. Delantera que luce casi inalcanzable si vemos el potencial de un equipo como Dodgers.

Que sin embargo no se ha visto exento de meterse en rachas de muchos partidos ganados, por ejemplo, una de  quince triunfos  al hilo, racha  que concluyó el 6 de agosto frente a San Luis o los diecinueve triunfos en veinte oportunidades como visitante, marca que los Dodgers implantaron este año  para su franquicia. Terminó con derrota frente a los Bravos, posible rival en una serie por el título del viejo circuito.


La pelea más férrea por un campeonato divisional se dará en la central. Ahí los sorprendentes Piratas de Pittsburgh aparecen casi igualados con los Cardenales de San Luis, a un juego de los pájaros rojos.

Se trata de la legendaria lucha de David contra Goliat. Porque aunque los Piratas se han reforzado en la etapa final de la temporada, con gente como Justin Morneau y Marlon Byrd, en presupuesto y expectativas no se le puede exigir lo mismo a Pittsburgh, que ha San Luis. La segunda franquicia con más campeonatos sólo superados por los Yankees.


El reto principal para los Piratas consistía en superar la frontera del juego de estrellas en la parte alta del standing. Lo han logrado, y ahora con la simpatía de la mayoría, se enfrascan en una tremenda batalla contra San Luis.



En cuanto al comodín que otorga par de boletos para el agónico juego de postemporada previo a las series divisionales, un boleto será del perdedor de la carrera excepcional entre los Piratas y los Cardenales y el otro pase parece irse con los Rojos de Cincinnati que cuentan con ventaja de cuatro juegos y medio sobre los Nacionales de Washington.


En la Liga Americana la disputa será por el comodín, porque los campeonatos divisionales van tomando rumbo muy definido.
En el Este, los Medias Rojas le secan nueve juegos a las Rayas de Tampa Bay, once a los Orioles de Baltimore y han tomado delantera de doce juegos y medio sobre sus odiados rivales, los Yankees. A los que han derrotado en trece de diecinueve juegos entre ellos. Boston luce como un equipo que sin los reflectores de la década anterior, pero con el potencial necesario, puede colarse a la serie mundial.


En la central los Tigres de Detroit, campeones 2012 de la liga, aventajan por seis  partidos a los Indios de Cleveland.

En el oeste los Atléticos de Oakland, novena que no gasta los millones de otras,  y que como local es muy fuerte, lidera su división con ventaja de seis y medio sobre los Vigilantes de Texas.

Las opciones de comodín en la liga Americana incluyen a más equipos que en la nacional. Si hoy terminara la campaña los Vigilantes que han tenido que lidiar con la complicadísima división oeste, junto con  las siempre incómodas Rayas jugarían por el último boleto al play off.
Sin embargo, Cleveland, Baltimore, Yankees y hasta los Reales de Kansas City tienen aspiraciones.

Los Indios están a tan solo medio juego, los Orioles con el “mariachi” Miguel González como figura de su picheo se ubican a dos juegos.
Los Yankees se tienen que comenzar a preocupar por la posibilidad de ir al comodín, están a tres juegos y medio.

El veterano Mariano Rivera en su gira de despedida, el batallar interminable con el tobillo de Derek Jeter, y la polémica del también lastimado  Alex Rodríguez, hacen pensar en el inicio de una etapa nueva para la franquicia más ganadora del deporte profesional.


La línea de equipos con posibilidades de calificar se cierra con los Reales de Kansas City que se encuentran a tres partidos y medio del comodín.


También es tiempo de ir mencionando los fracasos, los equipos que pese a su holgado presupuesto hoy se encuentran en la lona, fuera de la zona de play off.
En la nacional los Filis a dieciocho juegos de la punta de su división y los campeones Gigantes de San Francisco que se encuentran a diecisiete del liderato de su división tienen que ser marcados como las principales desilusiones del viejo circuito.


Mientras tanto, en la liga Americana, existen ridículos como el de los Astros de Houston que llegaron el presente año para equilibrar la liga, pero que era una posibilidad latente de fracaso.

 Y otros como Nueva York que se encuentra en la frontera entre salvar el año con la obtención del comodín o quedar eliminado y por ende consumar una temporada de fracaso.


Y claro los Angelinos que con su basta chequera se van quedando marginados de cualquier posibilidad.


Llegamos a la etapa culminante del beisbol de las mayores, a disfrutarla, porque promete muchos duelos emocionantes en serio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario