lunes, 7 de octubre de 2013

EL SALTO DE CALIDAD QUE SE LE NIEGA AL PUEBLA.


ANTONIO ABASCAL.

Al igual que la campaña pasada, el Puebla no pudo ganar el partido que lo metiera de lleno en la pelea por la calificación, ahora con el agravante de que el rival se quedó con 10 hombres desde el primer tiempo por la expulsión de Rafael Márquez. Y la razón por la que el conjunto de la Franja ha sido incapaz de dar el salto de calidad tiene que ver con su estructura.

AGENCIA: JAM MEDIA/ ENFOQUE
Hace 20 años, el cuadro que presidía Emilio Maurer tuvo que jugar como judío errante. Un sobrecupo en la final de la 91-92 ante León fue el detonante para que se cerraran las puertas del Estadio Cuauhtémoc, para entonces iniciar un éxodo por Tabasco (donde jugó la final de la Copa Interamericana ante el Colo-Colo), Sonora y León, la única ciudad que le abrió las puertas por varios partidos a los Camoteros; ante tal situación, Emilio Maurer, en la cárcel, se vio obligado a vender a Juan Bustillos; una vez que se fue el polémico empresario, las puertas del Cuauhtémoc se abrieron como por arte de magia.


Las directivas del propio Bustillos, Udo y Uwe Thoma Kiwus, José Abed, Francisco Bernat, Ricardo Henaine y ahora de Jesús López Chargoy han podido contar con el Estadio Cuauhtémoc, pero déjeme decirle que el Puebla de la Franja sigue siendo un judío errante porque es de los pocos equipos en Primera División que no tiene sus propias canchas de entrenamiento.


El equipo poblano carece de infraestructura real, sí juega en el Cuauhtémoc, pero el Estadio es propiedad del Gobierno del Estado. Las recientes lluvias que han afectado al país han dejado a los Camoteros sin posibilidad de entrenar en La Noria, durante la semana pasada recurrió al Deportivo Zapata, pero con el inconveniente agregado que su cancha es de pasto sintético, lo que significa que los futbolistas ensayan en una superficie en la cual no jugarán cuando llegue el fin de semana.

AGENCIA: ENFOQUE
El Puebla carece de un trabajo estructurado en Fuerzas Básicas, durante los últimos años proyectos han ido y venido pero la Franja ha sido incapaz de producir jugadores que se consoliden;  la última vez que sucedió esto fue con la generación de Jorge Villalpando y Sergio Pérez. Leonardo Medina regresó la campaña anterior para desarrollar un proyecto que incluso realizaría visorías al interior del Estado, pero al acabar la temporada, Medina se fue sin dar alguna explicación o un balance de sus seis meses al frente de esa área del club. Ahora, Juan Alvarado intenta renacer unas Básicas que en los 80’s vivieron su mejor etapa pero que en general siempre han estado olvidadas.

AGENCIA: ENFOQUE
Si revisamos las tablas de los torneos sub 20 y sub 17 que organiza la Femexfut nos daremos cuenta que ambos equipos están en los últimos lugares de la tabla; un experto en futbol formativo me comentó una vez que no podías enseñar a perder a los chavos porque uno se acostumbra a ganar y perder. Lo cierto es que no se puede cambiar cada seis meses de proyecto porque los jugadores se confunden y además hoy en el Puebla todos sus equipos juegan a lo que pueden, sin tener en cuenta la idea del director técnico del primer equipo.

Si las raíces están podridas, el primer equipo no tiene el sustento para crecer. Ya en otras entregas hemos platicado de lo corto de este plantel, que a duras penas tiene para completar el once titular y hacerlo competitivo, pero los suplentes hacen una cobija muy corta que deja desprotegida alguna zona. Así las cosas, la derrota del Puebla en León no extraña porque los Esmeraldas tienen mejor plantel, más calidad en sus jugadores, una idea de juego desde hace dos años y medio, además de una directiva que se ha preocupado por darles la mayoría de insumos para que los jugadores y cuerpo técnico exploten su capacidad.
AGENCIA: JAM MEDIA/ ENFOQUE
En el Puebla urge sacar puntos para la tabla porcentual de este ciclo y del próximo, pero también ya va siendo hora de que la directiva en turno se preocupe por dejar un legado al futbol poblano. La gran tragedia del Puebla ha sido que, incluso en las épocas de gloria, sus directivas sólo se han preocupado por el presente y no han tenido visión de futuro; y mire usted que si el equipo de la Franja invirtiera lo que paga de renta en canchas de entrenamiento en sus Fuerzas Básicas, quizá otro gallo cantaría.

AGENCIA: ENFOQUE
Hace unas semanas aquí dijimos que la pelota estaba en la cancha de la directiva para reforzar a un equipo que lo pide a gritos para fortalecer el buen trabajo de Rubén Omar Romano que le ha dado forma, una idea a una escuadra muy limitada. Hoy, entendemos que el reto para los actuales directivos también está en dejar un legado al futbol poblano, más allá de los resultados de cada fin de semana y ese legado se encuentra en las Fuerzas Básicas y en la infraestructura que haga del Puebla un verdadero club y no sólo un equipo que se junta donde sea para entrenar y los fines de semana para jugar en la liga.

AGENCIA: JAM MEDIA/ ENFOQUE
LOBOS MEJORA, PERO…

La actuación de Lobos BUAP ante Delfines de Ciudad del Carmen fue la mejor en lo que llevamos del Apertura 2013, por primera vez marcó dos goles, por tercer partido consecutivo dejó su portería a cero y también ligó tres partidos sin perder, lo que le valió colocarse a un punto de la línea de calificación, si bien hay que aclarar que los siete equipos que hoy llegarían a la liguilla ya descansaron y, por lo tanto, tienen un juego menos que los universitarios.

AGENCIA: ENFOQUE
Parece que la reacción de la escuadra de Héctor Medrano todavía puede apretar las cosas en la Liga de Ascenso, sin embargo, los últimos resultados no cambian dos hechos que no pueden pasar desapercibidos: La directiva se equivocó en la planeación del equipo, trajo jugadores que no han respondido, apostó todo a los futbolistas y se olvidó de traer a un buen técnico y su capacidad para escoger  a los extranjeros también ha generado dudas; todos estos errores hubieran matado a cualquier equipo, pero las bondades del sistema de competencia mexicano le siguen dando posibilidades, no por la calidad del plantel o por los aciertos de la directiva, sino por la mediocridad de la Liga de Ascenso.


AGENCIA: ENFOQUE

El otro hecho va de la mano con el primero: Todas estas malas decisiones no han evitado que Lobos que aun sueñe con la liguilla, pero sí han ahuyentado a la afición. Una entrada de 900 aficionados al Estadio Universitario es el reflejo del sentir de una afición que ha visto como cada seis meses le cambian los colores a su equipo, lo mismo que el escudo y de jugadores, ya que Lobos se reinventa cada seis meses con la llegada de 10 futbolistas o más, lo que también evita la identificación.

AGENCIA: ENFOQUE

No hay comentarios:

Publicar un comentario