jueves, 31 de enero de 2013


LLEGÓ  LA HORA DE LA VERDAD.

ANTONIO  ABASCAL.

El Super Tazón XLVII está a la vuelta de la esquina. Hemos superado la semana de preparación y el día más difícil para los equipos: El de los medios. Ya hasta los padres de los coaches ofrecieron una conferencia de prensa en un hecho inédito en la historia, el morbo se ha ocupado de Ray Lewis ahora acusado de comprar sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento, o del quarterback suplente de San Francisco, Alex Smith cansado de tantas preguntas sobre su futuro fuera de los 49ers.


La verdad es que el partido del domingo carece de un favorito claro porque son dos equipos muy parecidos. Dos mariscales de campo que llegan en su mejor momento, dos ataques terrestres poderosos con un caballito de batalla, Frank Gore por los Gambusinos y Ray Rice por los Cuervos, pero los jóvenes que vienen atrás de ellos han sido fundamentales para que sus equipos llegarán al Súper Tazón: LaMichael James por los de Jim Harbaugh y Bernard Pierce, por los de John.


El cuerpo de receptores de ambos es muy bueno y las alas cerradas están acostumbradas a completar pases y hacer jugadas grandes, así que Vernon Davis por los 49ers y Dennis Pitta por los Cuervos pueden tener un día muy ocupado. Las líneas ofensivas de ambas escuadras han jugado por nota, dándole el tiempo necesario a su mariscal de campo para hacer daño.


San Francisco presume al mejor cuerpo de linebackers de la liga: Navorro Bowman, Patrick Willis y Aldon Smith fueron seleccionados al Pro Bowl (aunque no lo jugaron por haber llegado al juego grande), mientras que la defensiva de Baltimore, si bien ya no es tan dominante, ha sido capaz de cerrar los caminos en los momentos claves del partido: Terrell Suggs y el multimencionado Ray Lewis deberán ser claves para detener el ataque terrestre gambusino y nulificar a Vernon Davis tal y como sucedió en el duelo de 2011 en el Jueves de acción de gracias.

Ambos equipos han apostado por una construcción lenta a través de buenas selecciones colegiales aderezadas con piezas clave en la agencia libre: Los dos mariscales de campo titulares y los dos suplentes se adquirieron a través del draft, del lado californiano Frank Gore, Vernon Davis, Michael Crabtree, así como los linieros Joe Staley, Mike Iupati y Anthony Davis también llegaron por esa vía y hoy son titulares indiscutibles; todo el cuerpo de linebackers también se erigió gracias al draft: Navorro Bowman, Aldon Smith, Ahmad Brooks y Patrick Willis, así como los esquineros Tarrel Brown y Chris Culliver, el safety Dashon Goldson, sin olvidar a los suplentes LaMichael James, Alex Smith y Delaine Walker.


Estamos hablando que San Francisco inició la construcción de este equipo en 2004 cuando llegaron el guardia nariz Isaac Sapoaga y el pateador de despeje  Andy Lee. Un año después consiguieron a Alex Smith y Frank Gore. Vernon Davis y Delaine Walker en 2006; Patrick Willis y Joe Staley en 2007 en el que también llegaron Tarrell Brown, Ray McDonald y Dashon Goldson. Todos ellos fueron apuntalados por agentes libres como Justin Smith, Donte Whitner y Randy Moss entre los más llamativos.


Baltimore también cuenta con talento vía draft: Flacco, Ray Rice, Terrell Suggs, Michael Oher, Tory Smith y el propio Ray Lewis son un ejemplo de ello.


Sin embargo hay un factor que no podemos perder de vista. Si el partido es tan parejo como se presupone, los pateadores podrían indicar la balanza y ahí parece que los Cuervos tienen más posibilidades: El novato Justin Tucker tuvo un porcentaje de 90.9% anotando 30 de 33 intentos, siendo el más largo uno de 56 yardas. El veterano, David Akers perdió la confianza y tuvo la peor campaña de su larga carrera, de hecho, sólo logró el 69% de efectividad ya que hizo 29 de 42 intentos, aunque en el inicio de la campaña logró uno de 63 yardas en Green Bay. El porcentaje de 69% es similar al que logró Scott Norwood para los Bills de Buffalo en la campaña de 1990 que finalizó con el Super Bowl XXV entre sus Bills y los Gigantes de Nueva York, ahí Norwood falló un gol de campo de 47 yardas que le hubiera dado la victoria al equipo de Jim Kelly http://www.youtube.com/watch?v=UT0r8wBL4QU.


Como no tengo bola de cristal no me atrevo a pronosticar el ganador, pero por los datos de los que hemos platicado, insisto en que hay muchas condiciones para ver un buen juego, en la línea de los últimos súper tazones: Cerrado, emocionante hasta los últimos segundos. Llegó la hora de la verdad para San Francisco y Baltimore.

miércoles, 30 de enero de 2013


YAQUIS  TRICAMPEÓN.

Por: David Alberto Badillo Aguilar.

Los Yaquis de Ciudad Obregón se han convertido en el primer tricampeón en la historia de la LMP (Liga Mexicana del Pacífico).


El equipo de Eddie Díaz alcanzó el cetro del beisbol invernal mexicano, merced a una inercia de campeón nunca antes vista. Porque si bien es cierto que arribaron a la serie por el título, con la nada honrosa posición de mejor perdedor, en la primera ronda de play off, también hay que recalcar que absolutamente nadie les regaló nada en el resto de la postemporada.


La historia del manager dominicano de los Yaquis de Ciudad Obregón, Eddie Díaz, es para llamar la atención. Primero por convertirse en el primer tricampeón del Pacífico, pero además, los últimos dos campeonatos, fueron de una manera muy poco ortodoxa.

Al momento de asumir la dirigencia del cuadro de Obregón, las expectativas eran bajas para Díaz y sus Yaquis. Había sido una temporada complicada para el bicampeón.

Tras una campaña de altibajos, que comenzó Matías “El coyote” Carrillo en el timón, en la que fue substituido por Juan Gabriel Castro y más adelante por Héctor Estrada,  en los últimos dos juegos de la temporada, los Yaquis decidieron contratar para dirigir la postemporada a Díaz, quien había manejado a los Toros en la liga invernal de su país,  con poco éxito.


Es decir, el manager dominicano inició la temporada con un equipo de su natal país. De hecho llegaba con toda la fama tras el bicampeonato en Ciudad Obregón, que incluyó el título de la Serie del Caribe del 2011.

Le fue mal a Díaz en su nación y regresaba para tomar las riendas de los Yaquis, justo para iniciar la postemporada. Lo curioso del caso, es que no ocurrió por primera vez esta situación.
Porque la temporada pasada, de igual forma, Díaz se hizo cargo de los Yaquis para la postemporada. De hecho la única temporada que Eddie Díaz dirigió completa fue la del primer campeonato, que también redituó en la consecución de la Serie del Caribe.


Ciudad Obregón basa su fuerza  en el conjunto de un equipo acostumbrado a ganar en play offs y en Serie del Caribe.   

Héctor Navarro,  Mario Mendoza y  Luis Ignacio Ayala  son parte de la columna vertebral del pitcheo yaqui,  sin duda su punto fuerte,    aunque tampoco podemos olvidarnos del poder ofensivo obregonense. Iker Franco, Adán Muñoz, Bárbaro Canizares,  Carlos Valencia y Douglas Clark, representan una buena parte de las ilusiones mexicanas de cara al clásico caribeño.

Además la novena ha sido debidamente reforzada, con trece elementos en total, entre los que destacan: Óscar Robles, Karim García, Edgar González, Rodrigo López, y Óscar Villareal.


Sin duda el equipo mexicano es uno de los más compactos y competitivos para la actual edición de la Serie del Caribe, y con el factor de jugar en casa, deberán crecer las posibilidades para México.


La última coronación en Serie del Caribe, como local, por parte de un equipo mexicano, fue en Mazatlán, cuando los anfitriones Venados, que también venían de ser el mejor perdedor, se llevaron el clásico caribeño.


Desde luego que la meta debe ser el título, no se le puede exigir menos al representativo mexicano. Le deseamos todo el éxito del mundo y ojalá deje el nombre de México muy en alto, como ya lo han hecho los organizadores de Hermosillo, que se han lucido con un estadio precioso que será inaugurado para la Serie del Caribe.
PÁGINA OFICIAL SERIE DEL CARIBE

Luis Mendoza será el encargado de abrir la serie por México, enfrentando a Puerto Rico, el próximo viernes. Después México enfrentará a Venezuela y posteriormente se medirá a República Dominicana, en un formato acostumbrado de todos contra todos.


Pero para esta ocasión habrá un último partido entre las dos mejores marcas, es decir un séptimo juego por el campeonato, que sin duda le dará una dosis de emoción nunca antes vista.
PÁGINA OFICIAL SERIE DEL CARIBE



martes, 29 de enero de 2013


Aquino llega a un gran  equipo.

Por: Xavier Ballesté Buxó.

            No es lo que mejor hace el Cruz Azul, pero esta vez tenemos que aplaudir la manera en que negociaron con el club de Castellón. Se escuchaban rumores, se mencionaron equipos, pero nunca se habló de ofertas concretas,  lo que es una realidad es que el extremo mexicano, medalla de Oro en Londres 2012 es nuevo jugador del Villarreal.


            El Villarreal nació el 10 de marzo de 1923, su primer partido fue un amistoso contra el Red Star de Castellón, su vestimenta era camisa blanca y pantalón negro, esa equipación fue utilizada hasta 1949 cuando fue el cambio al actual uniforme.

            Sus primeros partidos importantes fueron en la categoría Regional Valenciana en los años sesenta, poco a poco el equipo se fue asentando en la categoría y logró su ascenso a la tercera división. En la temporada 69-70 debutó en la Copa del Rey y ese mismo año consiguió el asenso a segunda división.

            El equipo se mantuvo con muchos problemas en la categoría y se convirtió en un equipo ascensor, un año en segunda, otro en segunda “B” y otro en tercera. Todo siguió igual hasta que a mediados de los años noventa el ex dueño del Valencia, Fernando Roig compró al equipo y todo cambió.


            En la temporada 97-98 lograron el ansiado ascenso a la primera división y aunque ese mismo año perdieron la categoría el proyecto nunca se detuvo, al año siguiente recuperarían su plaza en primera y a partir de ese momento nació lo que hoy en día todos conocemos como el “Submarino Amarillo”.


            El Villarreal tuvo temporadas increíbles, sus mejores momentos sin duda llegaron de la mano del Ingeniero Pellegrini, un subcampeonato en Liga en 2008 y unas semifinales de Champions en 2006. Su estadio, “El Madrigal” se convirtió en un bastión en donde pocos equipos salían con vida.


            Por el submarino amarillo han desfilado grandes jugadores de talla mundial, en la portería destacan Diego López, hoy guardameta del Real Madrid o Pepe Reina, hoy titular del Liverpool. En defensa contaron con el “vasquito” Arrubarrena o Carlos Marchena, de creador tuvieron a Juan Román Riquelme http://www.youtube.com/watch?v=rMM2kDuKjmY y en la delantera se destacó un uruguayo llamado Diego Forlán, que por cierto siendo jugador del Villarreal ganó el trofeo Pichichi como máximo goleador y ganó la Bota de Oro como máximo anotador europeo http://www.youtube.com/watch?v=IJojLS0sRes.


            La temporada pasada pasaron cosas muy raras en el conjunto amarillo,  3 entrenadores, muchas lesiones, partidos perdidos sobre la hora y un encuentro muy raro entre Rayo y Granada condenó a los castellonenses a perder la categoría http://www.youtube.com/watch?v=jq_pBryOfPk.


            Hoy el equipo de Javier Aquino es octavo en segunda división, pero muy cerca de los puestos de promoción. El dueño, Fernando Roig tiene muy buen ojo y sus fichajes siempre son muy bien estudiados. El campeón olímpico está en un gran equipo en una categoría muy complicada, su objetivo es el ascenso y junto con jugadores como Marco Senna, Uche o Cani van a intentar regresar al Villarreal al lugar que se merece, a lo más alto de la Liga de las Estrellas.


lunes, 28 de enero de 2013


DURO  DESPERTAR.

ANTONIO  ABASCAL.

Cruz Azul puso las cosas en su lugar con el 4-0 con el que derrotó al Puebla de la Franja en el Estadio Azul. Sin embargo, hay que hacer un ejercicio objetivo para explicar lo que sucedió el sábado en la capital de la República; la derrota ante la Máquina es una llamada de atención, pero tampoco borra todo lo bueno que había hecho este Puebla antes del duelo ante los celestes, y es que alguna parte de la afición se había ilusionado con los dos triunfos coperos ante Celaya, así como el empate en Toluca y la victoria contra Santos.
AGENCIA: ENFOQUE/JAM MEDIA
El Puebla no es tan bueno como algunos aficionados pensaban, pero tampoco está tan mal como lo demuestra el 4-0 del sábado; lo que sí es cierto es que esta derrota nos recuerda que en el futbol mexicano todavía hay diferencias, es decir, el equipo poblano enfrentó a uno de los favoritos para buscar el campeonato, mientras que la Franja está armado para evitar el descenso y para pelear los partidos.
AGENCIA: ENFOQUE/JAM MEDIA
En los espacios de “Puebla Deportes” habíamos señalado que los medios de comunicación y los aficionados tenían que ir con pies de plomo para dimensionar los resultados del equipo camotero, y sobre todo, no irse con la finta de lo que sucedía en la Copa, reconociendo que los triunfos ante Celaya le podían venir bien para construir la confianza del grupo.

AGENCIA: ENFOQUE/JAM MEDIA
Dicho esto hay que poner especial énfasis que la goleada celeste tiene mucho mérito, porque hasta el partido del sábado nadie había exhibido las carencias poblanas como lo hicieron los capitalinos. Eso no es culpa del Puebla (que deberá trabajar mucho para arreglarlas), sino mérito de una Máquina que parece que ahora sí va en serio y que tiene un equipo para soñar con el campeonato, ya que ahora sí acertó con los refuerzos extranjeros y Nicolás Bertolo y Teófilo Gutiérrez le pueden dar muchas satisfacciones.

AGENCIA: ENFOQUE/ JAM MEDIA
Volviendo al equipo de la Franja, hay que decir que en este partido presionó poco la salida del rival, algo que le rindió frutos ante Toluca y Santos, cuando le hizo vivió sus mejores 15 minutos del partido, ya que lo igualó y, de hecho, tuvo oportunidades claras para abrir el marcador, pero en la más importante de ellas, DaMarcus Beasley se enredó con el balón y desperdició un extraordinario pase de Jonathan Lacerda.


Cuando cayó el primer gol, en un gran centro de primera intención de Gerardo Torrado que remató Christian Giménez quien le ganó la espalda a Efraín Dimayuga, el Puebla no tuvo reacción (primera de las lecciones que deberá aprender), pero cuando parecía capotear el temporal, vino una serie de errores infantiles que desencadenaron el 2-0 en la última jugada antes de irse al descanso (un mal que ya tenían los Camoteros la campaña pasada), el “Mostro” salió mal, ya que fue tibio en su área chica y eso un portero no puede permitirse, esa tibieza provocó que en el choque con De Buen y Dimayuga perdiera la pelota que cayó a los pies del “Cata” Domínguez quien recibió la falta de Dimayuga para decretar el penal que convirtió Pavone.

En el segundo lapso, a pesar de la entrada de Matías Alustiza, el Puebla fue muy frágil atrás, se llevó dos como pudo recibir otros dos y adelante el argentino generó más peligro, pero se encontró con el extraordinario momento de Jesús Corona.

AGENCIA: ENFOQUE/ JAM MEDIA
De tal forma, el Puebla regresa con varias lecciones que ojalá se aprendan: 1.- Debe presionar la salida del rival para ordenarse mejor en el terreno de juego; 2.- No puede hacerlo de forma esporádica, sino debe ser una intención continuada; 3.- Los contenciones, Noriega y Segundo Castillo tienen que participar del juego; 4.- Alustiza debe ser titular; 5.- Dimayuga debe trabajar más porque continuamente le ganaron la espalda y se convirtió en el eslabón más débil de la defensa poblana; 6.- El “Mostro” tiene que elevar su nivel.

AGENCIA: ENFOQUE/JAM MEDIA
Aun así, y en este ejercicio por poner las cosas en perspectiva hay que decir que la entrega del equipo sigue siendo encomiable, que en el primer tiempo hubo dos regresos uno de Beasley y otro de Alberto Medina que frenaron contragolpes serios de Cruz Azul.

Cierto, es una derrota dolorosa que llega en buen momento y que ayudará al equipo, a los medios y a los aficionados a recordarnos que esta escuadra deberá trabajar mucho para completar los objetivos que se ha planteado y que Roma no se hizo en un día. Insisto la derrota no debe borrar lo que había hecho bien el Puebla, y sobre todo, reconocer que se perdió ante un equipo que está armado para buscar el campeonato y peleará para ello.
AGENCIA: ENFOQUE/ JAM MEDIA
LOBOS CASERO
Por su parte, Lobos BUAP volvió a perder fuera de casa donde en dos partidos no ha marcado gol y ha recibido dos tantos en los minutos finales. Los universitarios no aprendieron la lección porque, a pesar de repetir la alineación que tanto gustó en la liga ante Dorados, la postura fue distinta, otra vez se trató de cerrar los espacios y atacar poco ante un equipo muy limitado.


La mezquina propuesta universitaria se quedó a la orilla cuando José Islas, al minuto 80, se encontró con un balón en el área poblana y fusiló a Oscar Jiménez. Ya con el gol en contra, Nacho Rodríguez envió a la cancha a Edwin Borboa, pero el daño ya estaba hecho.

AGENCIA: ENFOQUE
Lobos ha jugado bien en casa, incluso con una propuesta más agradable que en la campaña anterior, pero fuera del Estadio Universitario está dejando mucho que desear y, lo peor es que tiene más partidos en calidad de visitante (8), que de local (6).

AGENCIA: ENFOQUE
El próximo viernes recibe al campeón, La Piedad y después de ese partido sólo le quedarán 3 partidos en el Universitario, por lo que puntuar fuera de casa se hace vital para alcanzar la liguilla ya que con 18 puntos será muy difícil llegar a ella.

AGENCIA: ENFOQUE
Ojalá, ahora sí, Lobos BUAP regrese de Celaya con la lección aprendida y en las próximas salidas veamos una actitud más propositiva, porque da la impresión que desaprovechó una buena oportunidad de ganar fuera de casa ya que los Toros no traen mucho.

AGENCIA: ENFOQUE

jueves, 24 de enero de 2013


EL  SUPER BOWL ES MÁS QUE EL DUELO DE LOS HERMANOS HARBAUGH.

ANTONIO  ABASCAL.

La edición XLVII del Super Bowl generará la primera vez en toda la historia del deporte estadounidense que dos coaches hermanos se medirán en un juego de playoff. Hasta el momento no se registran duelos ni en la NFL, las Grandes Ligas, la NHL o la NBA, pero el próximo 3 de Febrero John y Jim Harbaugh romperán dicha estadística.


Durante estos días mucho se ha hablado de esa situación, además de los méritos de ambos para llevar a sus escuadras al juego grande y de las duras decisiones que tuvieron que tomar durante la temporada; en el caso de John con el cambio de coordinador ofensivo en la semana 15, con lo cual Cam Cameron dejó a los Cuervos para que Jim Caldwell se hiciera cargo de las llamadas a la ofensiva; por su parte, Jim cambió al mariscal de campo, Alex Smith cuando estaba jugando a un gran nivel y apostó por el jugador de segundo año, Colin Kaepernick quien le dio una dimensión más sorpresiva y profunda al ataque gambusino.


Sin embargo, el partido del próximo domingo 3 de Febrero será mucho más que el duelo entre los hermanos Harbaugh. Es un partido en el que chocarán dos escuadras muy físicas, que golpean mucho a sus adversarios y cuyas ofensivas suelen encontrar los caminos para hacer daño.


Hace un año se vieron las caras en el Jueves de Acción de gracias, y los Cuervos se impusieron 16-6 a los 49ers que vivían su primera campaña bajo Jim Harbaugh, a partir de ahí, ambos equipos han cambiado mucho, y sobre todo, sus ofensivas ahora son capaces de anotar puntos y además organizar series largas.


La historia del domingo más allá de los Harbaugh pertenece a los mariscales de campo, Joe Flacco y Colin Kaepernick quienes tendrán su primera oportunidad de ganar el trofeo Vince Lombardi. Flacco lleva 4 años como el mariscal de los Cuervos y siempre había sido cuestionado, a pesar de que en postemporada había elevado su nivel, sin embargo, en esta ocasión lleva 8 pases de anotación sin intercepciones en tres juegos de ganar o morir, dos de ellos como visitante y en plazas muy duras para los equipos foráneos. Flacco se entiende a las mil maravillas con sus receptores, Torey Smith y Anquan Boldin, además del ala cerrada Dennis Pitta, especialista en pases cortos. Ray Rice, un corredor muy fiable es la otra pieza fundamental de la ofensiva.

Es la historia de Colin Kaepernick quien asumió la titularidad en plena campaña y nunca le pesó ser el nuevo líder del equipo. El joven que fue adoptado y que estuvo a punto de jugar con los Cachorros de Chicago como pitcher, transformó a una ofensiva que jugaba bien pero que era predecible. Encontró al receptor, Michael Crabtree como su mejor aliado, y pese a que otro de los receptores con experiencia, Mario Manningham, se lesionó, la ofensiva entró en ritmo de forma inmediata. En el juego divisional ante Green Bay, que suponía su debut en playoffs, en la primera serie tiró una intercepción que fue devuelta para anotación, pero cuando tuvo de regreso el ovoide lideró una serie ofensiva que coronó él mismo con un acarreo de 20 yardas para empatar el partido, para después implantar un récord al correr para más de 180 yardas con dos anotaciones. La semana pasada se las arregló para borrar un déficit de 17 puntos para llevar a los 49ers a su primer Super Tazón desde 1994. De ganar se sumaría a leyendas como Joe Montana y Steve Young, quienes desde su posición, guiaron a los gambusinos a sus campeonatos.


Es la historia de Ray Lewis quien jugará su último partido en Nueva Orleans. Lewis, quien para muchos es el mejor linebacker de la historia, es el líder moral de los Cuervos; pero también es la historia del receptor de San Francisco, Randy Moss dueño de numerosas marcas, pero que todavía  carece de un anillo de Super Bowl.

Es la historia de Matt Birk, Terrel Suggs y Ed Reed, veteranos de los Cuervos de Baltimore con trayectorias sobresalientes, pero con la ausencia de un anillo de Super Bowl. Del lado californiano también puede ser la historia de Joe Staley y Frank Gore drafteados el mismo año, 2005, que Alex Smith, piezas fundamentales en la dolorosa reconstrucción de San Francisco, con varias temporadas brillantes pero eclipsadas por las marcas perdedoras de los 49ers. Ahora, Gore y Staley están en el máximo aparador. De hecho, Frank Gore es el líder corredor en la historia de la franquicia superando a monstruos como O.J. Simpsom, Roger Craig o Ricky Watters.


Incluso puede ser la historia de Alex Smith, el mariscal de campo que tuvo 6 coordinadores ofensivos en sus primeras seis campañas, el quaerterback que parecía desahuciado para resurgir bajo la dirección de Jim Harbaugh y ver cómo cuando mejor jugaba era mandado a la banca. El domingo 3 de Febrero, Smith podría vivir sus últimas horas como 49er para emigrar a un equipo necesitado de un mariscal de campo con experiencia.


Puede ser la historia de la franquicia gambusina, que de ganar empataría a los Acereros de Pittsburg como los máximos ganadores del Super Bowl con 6 títulos y además cerca de estrenar su nuevo estadio en Santa Clara. En ese sentido, Baltimore también levanta la mano porque podría ganar su segundo campeonato, el año en que su fundador Art Modell falleció.