miércoles, 9 de julio de 2014

CABALLERO MADRIDISTA.


Por: David Alberto Badillo.

Hoy juega Argentina la segunda semifinal del mundial de Brasil, por la albiceleste han pasado grandes jugadores como Kempes,  Maradona o ahora el gran Lionel Messi.

Pero antes de todos ellos existió un futbolista genial que en la semana se nos adelantó en el camino, ojalá hoy la selección Argentina lo recuerde y le dedique el partido al caballero de las canchas, a  Don Alfredo Di Stéfano.

www.larepublica.ec
Límpido, diáfano, blanco, sin mácula. Como el uniforme del Real Madrid, así fue Don Alfredo Di Stéfano. Ejemplificó todos los valores e ideales del madridismo, del futbol y del deporte. Un caballero dentro y fuera de la cancha, un adelantado a su época, un monstruo de Argentina, de España… del mundo.
Para muchos el mejor futbolista de la historia. Maestro de maestros, precursor de la quinta del buitre, de Butragueño, Míchel, Martín Vázquez, Sanchís y Pardeza.


Di Stéfano no necesitó jugar un mundial, pudo hacerlo con Argentina o con España, no lo hizo, de cualquier forma se encuentra en un pedestal inalcanzable para la mayoría, uno en el que están Cruyff, Pelé, Maradona, Messi, todos ellos con la ventaja enorme de haber disputado un mundial.

Don Alfredo no lo hizo porque en 1950 la Asociación de Futbol de Argentina tenía problemas con la Confederación Brasileña de Futbol que respaldaba al futbol colombiano, el más fuerte de la época.
El éxodo de jugadores argentinos rumbo a Colombia, incluido Di Stéfano quien jugaba para el Millonarios de Bogotá después de una huelga de futbolistas y de haber militado en su país para el River Plate y el Huracán, ocasionó que Argentina se ausentara del mundial del 50 en Brasil. La misma Asociación Argentina se opuso a que Suiza organizara el mundial de 1954 y por ello decidió no participar en la justa.


Después siendo Español y elegible para jugar por la selección, España perdió ante Turquía un repechaje para el mundial de Suecia 1958, definido por un sorteo después de haber ganado en su casa tanto españoles como turcos.
Para 1962, último mundial que pudo haber jugado Don Alfredo, España con Helenio Herrera como entrenador tenía en Di Stéfano a su mejor hombre, infortunadamente se lesionó y ya no compitió en Chile 62.

El Real Madrid, considerado por la F.I.F.A  como el mejor equipo del siglo XX tuvo un antes y un después de Alfredo Di Stéfano.
Don Alfredo no necesitó del empuje de cien millones de euros, ni de la maquinaria publicitaria de un canal de televisión o estación de radio, tampoco se le impulsaba en cuentas de facebook o twitter.
Lo más mediático de Di Stéfano fue su aparición en películas españolas de la época como  “Once pares de botas” y “Con los mismos colores”.
Además de su ineludible presencia en los periódicos, sobre todo el identificado con las fuerzas imperiales, el diario Marca.


El Madrid de Di Stéfano ganaba por demolición. Ganó Don Alfredo con el uniforme del Real Madrid 8 ligas españolas en 10 años, 5 copas de Europa consecutivas, marcando Di Stéfano en todas la finales.  En lo individual obtuvo cinco Pichichis y un par de balones de oro. Quizás el único trofeo que se le resistió un poco fue la Copa del Generalísimo –hoy Copa del Rey-  que ganó únicamente en 1962 en medio de un dominio importante del Barcelona y del otro equipo de la capital española el Atleti.

www.valoresargentinos.com
Cuando Di Stéfano llegó al Madrid, los merengues tenían un par de campeonatos en toda su historia, los del 32 y 33. En cambio el acérrimo rival Barcelona había ganado los títulos del 29, 45, 48, 49, 52 y 53.

El Barcelona era el gran equipo de la época, los catalanes habían firmado al astro húngaro Ladislao Kubala en 1950, la intención desde luego era que jugaran juntos. El Generalísimo “Por la gracia de Dios” como se autodenominó Francisco Franco jugó un papel crucial para que el talentoso Di Stéfano fuera del Real Madrid.


Santiago Bernabéu era el presidente del Real Madrid, él en la presidencia, en la oficina, y Di Stéfano en la cancha forjaron la gran leyenda del Real Madrid en el todavía conocido como Nuevo Chamartín, hoy Estadio Santiago Bernabéu.


Finalmente sí se encontró como profesional con su gran amigo Kubala, una temporada en el Español de Barcelona. Los “Periquitos” lograron reunirlos en la etapa final de su carrera. Di Stéfano siendo un veterano jugó dos años con el Español antes de retirarse en 1966. Entre clubes y selecciones marcó 401 goles en su carrera.


Manolo Sanchís, José Martínez “Pirri”, Santamaría, Roberto Carlos, Zidane, Cristiano Ronaldo, Camacho, Hugo Sanchéz, Gento, Casillas, Raúl, Juanito, Hierro, Butragueño, Redondo, Figo, Amancio, Kopa, Rial, Puskas. Todos son nombres ingentes en la historia del futbol y del pasado Madridista, sin embargo existe un nombre que se cuece aparte, la leyenda, el madridista por antonomasia, el antes y después, ese lugar no cabe duda, es de la “Saeta Rubia” Alfredo Di Stéfano.


Después de su gran trayectoria como futbolista incursionó como técnico dirigiendo al Elche, Boca Juniors, Valencia, Real Madrid, Sporting de Lisboa, Rayo Vallecano, Castellón y River Plate.
En su carrera como técnico consiguió un Campeonato Nacional y una Copa Argentina con Boca Juniors, un Campeonato Nacional con River Plate, una Liga española y una Recopa de Europa con el Valencia y una Supercopa de España con el Real Madrid.
En el año 2000 fue declarado Presidente de Honor del Real Madrid.  Presente siempre en el anuncio de los grandes fichajes en la era de los “galácticos” y un consejero fundamental.
El mes de julio estaba predestinado para “La Saeta Rubia”. Nació el 4 de julio de 1926, debutó como profesional el 15 de julio de 1945 con el River Plate, y perdió la vida el 7 de julio de 2014.
“Ninguno jugador es tan bueno como todos juntos” dijo el bonaerense, dicho por él, el primer gran virtuoso del balón, quedará ahí para siempre.


Se nos ha ido un referente en pleno mundial, pero su legado sempiterno quedó en lo más hondo, de un club que él ayudó a forjar. Descanse en Paz Don Alfredo Di Stéfano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario