viernes, 2 de diciembre de 2016

EL DEPORTE COMO CATALIZADOR


ANTONIO ABASCAL.

Tristeza e incredulidad fueron las primeras reacciones que se generaron tras el accidente aéreo que provocó la muerte de 71 personas entre ellas la mayoría de jugadores del pequeño club brasileño Chapecoense que se dirigía a Medellín donde disputaría su primera final internacional contra el Atlético Nacional. Una vez que se supo la magnitud del percance, las muestras de solidaridad no se hicieron esperar incluyendo una inmediata del propio equipo colombiano pidiendo a la CONMEBOL que se nombrara campeón de la Copa Sudamericana al “Chape”.

La Vanguardia
No fue la única respuesta positiva: Los clubes brasileños abrieron sus puertas para prestar jugadores sin costo para facilitar la dolorosa reconstrucción y pidieron a la Confederación Brasileña de Futbol que no permita el descenso del Chapecoense durante tres años; la Asociación de Futbol Argentina también puso futbolistas a préstamo a disposición del club que tiene como sede Chapecó en la provincia de Santa Catarina. Las ligas europeas anunciaron un minuto de silencio en sus jornadas de Copa y de liga de este fin de semana, destacando el grado de respeto que mostró el público de Liverpool antes de su partido frente al Leeds en acción de la Copa de la Liga https://www.youtube.com/watch?v=CYJA4ivjiB0.

Bolsamanía.com
Igualmente, la liga MX se sumó a los homenajes en los partidos de ida de las semifinales y el técnico de la selección, Juan Carlos Osorio envió su pésame; además, varios monumentos históricos como la Torre Eiffel en París, el Obelisco en Buenos Aires y el Cristo del Corcovado de Río se iluminaron con el verde del Chapecoense, sin olvidar que estadios como el Allianz Arena de Munich o el  Cuauhtémoc de Puebla también se pintaron de verde, al igual que el balón del Salón de la Fama de Pachuca https://www.youtube.com/watch?v=lQrO2MHlAjo.
www.tribunanoticias.mx
El miércoles, el Atlético Nacional ofreció otra muestra de solidaridad cuando en lugar de la final de la Copa Sudamericana, abrió las puertas del estadio “Atanasio Girardot” para homenajear multitudinariamente a las víctimas del avionazo de Río Negro, en un acto en el que participaron desde jugadores, cuerpo técnico y directivos del equipo verdolaga, pero en el que la sociedad civil mostró su respeto y cariño. El embajador brasileño en Colombia, José Serra se mostró conmovido y en su discurso señaló: “En estos momentos de tanta tristeza las expresiones de solidaridad que acá encontramos nos ofrecen un grado de consuelo inmenso. Una luz en la oscuridad. Los brasileños no olvidaremos jamás, la forma como los colombianos sintieron como suyo el terrible desastre que interrumpió el sueño de ese heroico equipo de Chapecoense” https://www.youtube.com/watch?v=DYL6k2s2UrE.

Noticias Caracol
El otro gran homenaje se dio en Chapecó donde una comunidad reconoció el esfuerzo de unos jugadores que buscaban hacer historia con el club, pero que antes de su profesión eran  personas con historias que poco a poco han salido a la luz pública.

El País
Todas estas reacciones fueron espontáneas y nos remiten a los valores del deporte. No sólo se trata de un acto físico en el que se gana o se pierde, sino que es un catalizador que mueve emociones en sociedad, en el discurso de José Serra al que ya hacíamos alusión, se mencionó lo siguiente: “Tras lo ocurrido, despertamos este martes con la triste realidad de una fiesta que no hubo. Pero quizás no sea una casualidad que los colores de Chapecoense y Nacional sean verde y blanco: esperanza y Paz. Más allá de la tragedia, las innumerables expresiones de cariño son testigo de la importancia de los valores del deporte para construir un mundo mejor.”

Marca
Esos valores son la solidaridad, el reconocer a un adversario que te obliga a ser mejor pero que no es un enemigo; los deportistas comunican emociones y muchas veces son transmisores de alegría, pero en este mundo tan radicalizado nos hemos olvidado de esos aspectos para dar paso a una feroz competencia y reducir todo al ganar o perder. El que gana es ejemplo de éxito, el que pierde es un fracasado, si no piensa como yo y si no le va a cierto equipo es un enemigo que no merece respeto. Esa forma de pensar ha llevado al crecimiento de las barras en Argentina o México, o a la violencia extrema en Europa.
Record
La tragedia del Chapecoense nos tiene que ayudar a recordar que los jugadores de futbol, también son personas con anhelos, con problemas y con familias a su alrededor y que su actividad nos sirve para vivir emociones, pero sobre todo, para ofrecernos un momento de esparcimiento; ellos no son soldados, no representan a la patria, no necesariamente comparten las ideas de los directivos del club en el que juegan; ellos se dedican a jugar porque tienen las cualidades para ello, cualidades que no todos tenemos y por ello nos sentimos admirados de su capacidad, pero al final esos “héroes deportivos” toman esas dimensiones durante un limitado período de tiempo para después volver a ser tan terrenales como nosotros.

Diario Correo
La tragedia del Chapecoense nos tiene que ayudar a reflexionar y pelear por los verdaderos valores del deporte ejemplificadas en todas estas reacciones espontáneas de clubes, otros deportistas y aficiones, porque así como hubo muchas muestras de respeto y solidaridad ya han surgido las versiones llenas de mercantilismo como las de CONMEBOL al no dar una respuesta rápida a la petición de nombrar campeón de la Sudamericana al “Chape”, haciendo alusión al reglamento o la de la Confederación Brasileña de Futbol que quería obligar a este club a jugar el último partido del torneo local frente al Atlético Mineiro y que afortunadamente encontró otra respuesta solidaria del Mineiro que se negó a viajar para sostener el partido https://www.youtube.com/watch?v=kf5Ql0-1KQ8.
TN.com.ar
El futbol, como el deporte, pertenece a la gente, a los jugadores, a los técnicos, pero algunos directivos cada vez se alejan más de la realidad. El deporte que los ha hecho ricos es un fenómeno social porque todavía es capaz de transmitir emociones, porque todavía es una “hermosa excusa para ser feliz”, como han repetido varios discípulos de César Luis Menotti.

www.elgraficochile.cl

No hay comentarios:

Publicar un comentario