miércoles, 18 de enero de 2017

5 DE SEPTIEMBRE DE 2016.


Por: David Alberto Badillo.

La noche del lunes 5 de septiembre de 2016 los Toros de Tijuana le ganaron por 5 carreras a 2 -con todo merecimiento- a los Sultanes de Monterrey, el séptimo juego de la Serie Final de la Zona Norte en la Liga Mexicana de Beisbol https://www.youtube.com/watch?v=eRtS8zmmy2g.

desde el sillon
Lo recuerdo con emoción porque fue el desenlace de una trepidante serie que se había ido al máximo de juegos y en la que sólo habían ganado los locales, pero que esa jornada cambió en las últimas entradas gracias a una destacada actuación de Dustin Martin por los Toros, que de esta forma llegaban a su primera final en el verano, recordando que Tijuana en el Pacífico ya fue campeón con Jorge Fitch como manager.

AGP Deportes
Del resultado de ese tremendo juego dependía a dónde volaríamos prácticamente de inmediato, los Pericos se habían coronado en la Zona Sur, una noche antes en Mérida ante los Leones de Yucatán, en uno de los juegos más memorables de la historia de los playoffs de la liga https://www.youtube.com/watch?v=m9cw9ntMD_k.
La temporada 2016 había alcanzado el clímax, una de las campañas con mejor nivel de los últimos años llegaba a su desenlace y la verdad es que los equipos que participaron en esa postemporada lo dejaron todo sobre el terreno de juego.

El Diario de Yucatán
Lamentablemente el resultado de ese séptimo juego de la final norteña derivó en una guerra de declaraciones que comenzó como una escaramuza de párvulos, pero que pronto se transformó en un zafarrancho de arrabal.
Al calor de la derrota el dueño de los Sultanes, el diputado regiomontano José Maiz, comenzó con una serie de declaraciones de mal perdedor y acuñó por primera vez la palabra ‘pocho’, que aunque parte del caló mexicano desde hace más de un siglo, por la connotación que se le dio, se convirtió en un término peyorativo y que se ha vuelto -en lo superficial- la manzana de la discordia del beisbol mexicano.
Gregorio Martínez
La gente de Tijuana la verdad es que tampoco hizo demasiado por apagar el fuego y al día siguiente en el primer partido de la Serie del Rey ante los Pericos de Puebla, proyectaron a la mitad de la séptima entrada en el parque Gasmart, un video en el que se mofaban de las declaraciones de Maiz y en el que se simulaba la figura de Adolfo Hitler -imagínese usted la comparación- con un diálogo que supuestamente sostenían los mandamás de Sultanes, Tigres y Diablos, preocupados e impotentes por la presencia de Puebla y Tijuana en la final.
De ahí en adelante el tenor de las declaraciones, de los dimes y diretes llegó muy lejos, pancartas y mensajes en clara alusión al conflicto por parte de los seguidores de los Toros y diálogos radicales e intransigentes han sido el pan de cada día.

laaficion.milenio.com
En ese momento se percibía la confrontación, la inquina en ascenso, así lo escribimos por aquí durante la Serie del Rey, los bandos eran claros, aunque inicialmente se trataba de un conflicto en el que estaban inmersos sólo los más poderosos.
Eran Diablos -su descuidado hijo Oaxaca-, Sultanes y Tigres; contra Tijuana, Puebla y la multipropiedad Yucatán-Laguna, sin embargo como suele suceder en cualquier guerra, los demás tienen que fijar postura y aliarse. Porque en la tierra como en el océano… ‘El pez grande se come al pez chico’.
beisbol campechano
Así fue como un conflicto entre los ‘grandes’ se transformó en una intensa guerra civil, que hoy tiene dividida a la liga en 2 bloques: Los reaccionarios anacrónicos  (Diablos, Guerreros, Sultanes, Tigres, Saltillo, Durango, Campeche y Tabasco) y la insurgencia vanguardista  (Puebla, Tijuana, Monclova, Yucatán, Laguna, Veracruz, León -al que “curiosamente” se ha intentado sabotear, negándole su ingreso a la liga- y Aguascalientes).
Con la mitad ‘más uno’, los equipos que históricamente han detentado el poder pretenden -contra la ley y contra los estatutos de la liga- que Plinio Escalante renuncie a su puesto como presidente de la LMB.
JoslarSport
En una asamblea espuria el grupo también conocido como ‘Juan Escutia’ -por aquello de envolverse ridículamente en la bandera- aseguraba haber conseguido la renuncia de Escalante. El mutis de la liga y del mismo Plinio, parecían darle la razón a los ‘masiosare’ en su intento de Golpe de Estado.
Sin embargo el contador Escalante Bolio se asesoró por el prestigiado abogado  Luis Díaz Mirón, todo con tal de hacer valer sus derechos conforme a los estatutos, y contrario a lo que han expuesto algunos de los directivos del ‘grupo de los ocho’, sigue siendo el presidente de la liga.
Los dueños del grupo de los siete respalda plenamente al yucateco, quien atinadamente ha dirigido al circuito profesional más antiguo de México, pero tal parece que su postura institucional ha caído muy mal en el grupo de los ocho.

NeoKaxtrizmo & Chaos
Empresarios y directivos ‘chapados a la antigua’, acostumbrados a no tener competencia durante varias décadas e imponer sus condiciones, pero que hoy en pleno siglo XXI lucen como dinosaurios, poderosos pero anticuados.
Me pregunto qué hubiera ocurrido si aquel séptimo juego en Monterrey lo ganan los Sultanes, si los Toros y los Pericos no hubieran llegado a la final, si los Diablos y los Tigres no hubieran estado tan lejos del nivel al que nos han acostumbrado… ¿La reacción hubiera sido la misma?
Lo que los dueños de la pelota no han podido resolver en cuatro meses se ve complicado que lo puedan hacer en uno, y si no lo logran, la temporada del 2017 corre el riesgo de no llevarse a cabo.

Mediotiempo
El grupo de los ocho argumenta -habrá que comprobarlo- que los equipos del grupo de los siete, sobre todo los más poderosos: Puebla y Tijuana, han firmado ilegalmente a peloteros menores de edad y a naturalizados que han obtenido la nacionalidad mexicana de manera ilegal.
Por su parte el grupo de los siete no descarta acudir a la cámara de diputados y llevar el caso a los tribunales, para determinar quién tiene la razón y sobre todo quién tendrá el control de liga, que honestamente y para resumir todo… es lo que está en disputa.

Puebla Expres
La última asamblea de Presidentes de la Liga Mexicana de Beisbol se llevará a cabo el 17 de febrero en la ciudad de México, esa es la última instancia, la fecha fatídica. Si para ese día no hay una solución, la temporada podría no jugarse.
Aunque José Maiz ha comentado en Monterrey que para esa asamblea propondrán dos calendarios, uno con 15 equipos y otro con 8, valdría la pena aclarar que esos comentarios respaldados por Diablos Rojos y Tigres, ante el grupo de los siete carecen de validez, al tratarse de acuerdos tomados sin un presidente de la liga, en una votación ilegal, en una asamblea extraordinaria -la del 12 de enero- en la que los temas de la agenda fueron modificados una vez que se dio el intento de Golpe de Estado.
En una lamentable declaración concedida a medios de Monterrey, el dueño de los Sultanes aseguraba que en caso de no llegar a un acuerdo, la liga con ocho equipos podría caminar sin problema y que al único equipo del grupo de los siete que extrañarían los aficionados, sería a los Pericos de Puebla, por tratarse del campeón.

Inicio - Miled
Lo que quizá no sabe “don” Pepe, es que el grupo de los siete no tiene contemplado en lo más mínimo, abandonar la liga. Cuando Uribe, Benavides o Arellano han hablado de otra liga, es porque consideran que el grupo de los ocho haría su propio circuito.
Así pues, intransigencia total y un pensamiento que está matando desde dentro al beisbol… La liga es nuestra.
Península Deportiva
Probablemente desde el conflicto directivo que se presentó a principios de la década de los noventa en el futbol, cuando Televisa dio un Golpe de Estado contra Emilio Maurer en la Federación Mexicana, por lo mismo, por el manejo de ese deporte, no se presentaba un caso tan ominoso.
Con esta guerra fratricida, nadie gana y los únicos que pierden son el beisbol y los aficionados a este bello deporte. Ojalá pronto despertemos de la pesadilla y se de el anuncio de que la temporada del 2017 se llevará a cabo con normalidad.

Puro Beisbol

LOS OTROS CISMAS.

En 91 años de historia en la Liga Mexicana de Beisbol, la inestabilidad de las franquicias y los conflictos internos han sido una constante y curiosamente Puebla ha figurado en estos episodios como uno de los principales protagonistas.
El primer gran cisma de la liga ocurrió en 1940, y es que para ese año ocurrió algo muy similar a lo que se vive hoy en el beisbol mexicano, la disputa de dos grupos que dividió a la liga. La liga de Lázaro Penagos contra la liga de Jorge Pasquel, la Cismática contra la Mexicana.

Puebla Deportes
En la Cismática estaban equipos que decidieron abandonar la LMB en protesta por lo que consideraban una conducta abusiva de Jorge Pasquel,  que costara lo que fuera, armó un trabuco con los Azules de Veracruz.
Estos equipos fueron los Alijadores de Tampico; los Rojos del Águila de Veracruz; los Cafeteros de Córdoba -precisamente de Penagos-; el Agrario y el Comintra, de la ciudad de México; y los Pericos de Puebla.
Por su parte la Liga Mexicana la conformaban Monterrey; Nuevo Laredo; Torreón; Gallos de Santa Rosa, Veracruz  -que en plena campaña se convirtió en Chihuahua-; Tampico, que en un caso inusitado fue recibido de regreso en la liga mexicana con el registro que tenía en la Cismática, de 33 ganados y 21 perdidos; los Diablos Rojos del México, que esa fue su primera temporada; y los Azules de Veracruz de Jorge Pasquel, que en venganza con Veracruz, se llevó a su equipo a la capital del país.
Puebla Deportes
Otro conflicto fuerte llegó en 1948 cuando Tampico y San Luis abandonaron la liga en plena temporada y los Pericos al terminar la misma. La época dorada del beisbol terminó cuando Pasquel dejó de auspiciar a la mayoría de los equipos, hasta los Diablos desaparecieron en 1952.

VICE Sports
Pero sin duda el peor conflicto en la historia de la liga ocurrió en 1980, cuando la huelga y el movimiento de la ANABE (Asociación Nacional de Beisbolistas) impidió que la temporada culminara y que los Ángeles de Puebla ganaran el bicampeonato.
El beisbol en México había alcanzado el pináculo, 20 equipos y asistencias formidables en todos los parques, gran difusión y sobre todo ambiente de beisbol en las distintas plazas. Todo se derrumbó y el beisbol mexicano jamás se recuperó de ese infausto 1980.

redesbeisbol
Nuevamente surgieron 2 ligas, la Nacional y la Mexicana. El beisbol ahí perdió toda su credibilidad.
La intransigencia de los ‘caciques’ que en voz de Alejo Peralta mandaron el mensaje de que: “No discutían con ignorantes” dio al traste con cualquier posibilidad de arreglo. De ese golpe el beisbol jamás se repuso, por lo que otro batazo en la sien, sería el último clavo al deporte que tanto amamos y que esperamos pronto salga de esta.

www.elrinconbeisbolero.com






No hay comentarios:

Publicar un comentario