lunes, 30 de enero de 2017

EN BUSCA DE UN MILAGRO.


ANTONIO ABASCAL.

Una nueva derrota del Puebla significó desaprovechar una semana en la que sólo Jaguares Chiapas ganó entre los equipos involucrados en el no descenso: Veracruz perdió ante América, Morelia frente al Atlas y Querétaro contra Chivas, pero la Franja fue incapaz de dar un golpe sobre la mesa, ofreciendo una imagen que resume lo que es esta versión poblana: Impotencia. Media hora muy mala en la que estuvo a merced de Santos Laguna demostrando que la mejoría defensiva era un espejismo ante lo poco que ese sector fue probado por Querétaro hace una semana y por Atlas en la Copa; luego, tirando de “ganas” fue capaz de probar a Jonathan Orozco, coquetear con el empate y volver a fallar a la hora de defender el balón parado https://www.youtube.com/watch?v=-b41qoSw6t4.

FutbolSapiens
No hay muchas respuestas a lo que sucede en el Puebla; todo se resume a la falta de calidad de una plantilla, que lejos de debilitarse requería ser reforzada para apoyar lo que había sido un buen trabajo a secas en el Apertura 2016, pero la directiva prefirió apostar por su otro equipo y darle una nueva oportunidad a sus relaciones peligrosas con el gobierno chiapaneco logrando contrataciones como la del paraguayo, Marcelo Estigarribia, sin olvidar su apuesta por un técnico experimentado como Sergio Bueno https://www.youtube.com/watch?v=tt1F_wBd240.

Info7
En las entrevistas previas al inicio del torneo, Carlos López Domínguez presumía que poco a poco iban consolidando el tema del cociente, gracias a mantener la base; pues bien, dicha consolidación fue otro espejismo. Ellos pensaron que el trabajo estaba hecho, desarmaron al Puebla y buscaron salvar a su otra inversión, pero su planeación falló porque la Franja no tenía tantos puntos de colchón y ahora luce muy mal  para lo que resta del Clausura 2017, el torneo que decide el equipo que desciende. 
Tribunanoticias
A esta predilección por Chiapas hay que sumar, el trabajo defectuoso del director deportivo poblano, Walter Fleita a quien ya habíamos señalado en entregas anteriores. Las apuestas del argentino no han rendido frutos en el Puebla, porque más allá de  un debut copero promisorio de algunos como Christian Pérez, Gustavo Ramos y hasta Carlos Mario Rodríguez, la verdad es que se ven fuera de ritmo, no sólo por su adaptación a la altura, sino porque venían de no jugar.

AGENCIA: ENFOQUE
Luego está la dirección técnica, que insisto en general ha hecho un buen trabajo con el material que le ha dado la directiva, pero el hecho de tener un estratega agradecido por la oportunidad de dirigir en Primera División tampoco ha ayudado, porque ha sido incapaz de exigir más talento para su equipo; Valiño ha doblado las manitas ante Fleita y la directiva y así se ha generado este Frankenstein que camina, desgraciadamente, a la Liga de Ascenso porque es el equipo con menos talento y hay que reconocer que el cuerpo técnico parece superado por la presión https://www.youtube.com/watch?v=vr0mzHLPThE.

Tribunanoticias
El torneo pasado, Valiño fue capaz de colocar a los jugadores que se ganaban su lugar; así Amione terminó siendo titular, Alustiza se fue a la banca tras algunos partidos en actitud de diva, Gutiérrez y Míguez perdieron su lugar en el once, pero en este Clausura 2017 han existido algunas decisiones que llaman la atención y que suenan a que la actual situación de la Franja ya lo superó.

AGENCIA: ENFOQUE
Álvaro Navarro tuvo un despertar en el Apertura 2016 que le valió quedarse en la institución, pero su inicio en 2017 ha sido más que discreto. Lejos del área no ha tenido oportunidades de marcar y se le ha visto acarreando balones en tres cuartos de cancha cuando así no se aprovechan sus características; el uruguayo fue titular en los primeros partidos, después ni a la banca salió en el juego contra Gallos Blancos debido a una supuesta lesión, para reaparecer en la Copa ante Atlas donde, otra vez, no estuvo fino y así se ganó la titularidad frente a Santos Laguna.

AGENCIA: ENFOQUE
Para darle cabida en el once, Valiño mandó a la banca a Jerónimo Amione, un futbolista que con su potencia genera siempre llegadas para la Franja; sin olvidar que Federico González mostró más idea en el partido frente a los Rojinegros; la tan  ya señalada en otras entregas titularidad de Carlos Emilio Orrantia para sentar a Oscar Rojas y las dudas en torno a la defensa central, así como a la media de contención son señas de que el timonel argentino ya se encartó, o ya no encuentra las soluciones.

AGENCIA: ENFOQUE
La situación del Puebla es muy complicada, es un equipo abandonado por su directiva, sin talento en su plantilla, con un técnico novato que en Liga de Ascenso con Mérida y Lobos BUAP no pudo gestionar de manera positiva las malas rachas en las que cayeron sus equipos, con una afición decepcionada (con razón) por cada una de las malas decisiones que ha tomado los hombres de pantalón largo. Porque se puede entender que no haya mucho presupuesto, pero lo que molesta es que unos directivos poblanos no le den fuerza al equipo de su ciudad natal y apuesten por los negocios chiapanecos. Hoy, el equipo que peor que se ve entre los que pelean por la salvación es el Puebla y ya no hay margen de maniobra.

AGENCIA: ENFOQUE
Además, llegue quien llegue (si llega) o si Hugo Sánchez logra su nuevo capricho, van a tener que trabajar con esta plantilla, con esta falta de calidad, con estos jugadores. No se trata de “ganas”, porque es lo único que no se ha perdido, el futbol se resuelve por capacidad y en el Puebla hay muy poca. Ponga usted el nombre que quiera, o entre los que suenan Nacho Ambriz y Sergi Barjuán, ellos deberán trabajar con futbolistas que han perdido toda su confianza.

El Horizonte

El panorama luce negro, y da la impresión de que esta versión camotera necesitará un milagro para quedarse en la Liga MX, que no podrá ganar ese derecho por sí mismo, sino que necesitará que alguno de sus rivales se caiga.

AGENCIA: ENFOQUE

No hay comentarios:

Publicar un comentario