viernes, 17 de marzo de 2017

EL ARTE DE PISOTEAR AFICIONES.


ANTONIO ABASCAL.

En el Clausura 2013, Querétaro descendió por lo que la franquicia de Jaguares Chiapas se mudó a la ciudad del acueducto para mantener el futbol de Liga MX; el gobierno chiapaneco no podía dejar a sus aficionados sin futbol y convenció a Carlos Hugo López Chargoy de cambiar de aires y dejar San Luis Potosí para renacer a los Jaguares; es decir, el equipo que en realidad perdió la categoría fue el San Luis y nadie se acordó de sus aficionados, ni de la forma en la que se los dueños tramitaron estos enroques.

Todo Chiapas
San Luis se quedó con una franquicia de Liga de Ascenso que también desaparecería previo al ciclo 2016-2017 luego de que se intentara el regreso del equipo comprando uno de la Liga Mx, pero al final la operación no se logró y, otra vez, los aficionados de San Luis Potosí se quedaron como el perro de las dos tortas: Sin equipo en Primera División o la Liga de Ascenso; nuevamente ninguno de los dueños levantó la voz criticando a sus homólogos que se burlaron de los potosinos https://www.youtube.com/watch?v=ttAXD3bEMD8.

LA BRECHA
Hace unos días, con motivo del paro arbitral, Ricardo Salinas Pliego criticó duramente a los silbantes a quienes acusó de secuestrar la liga y pisotear a los aficionados a los cuales se debían; pero en este espacio queremos recordar algunos episodios, como el sucedido en la huasteca mexicana para demostrar que son los dueños quienes más veces han pisoteado a los aficionados.

LA BRECHA
Tras el ciclo 2012-2013, los Reboceros de La Piedad consiguieron el ascenso a la Liga MX, luego de coronarse campeones en el Apertura 2012 y vencer al Neza en la final de Ascenso que tuvo su partido de vuelta en el Estado de México https://www.youtube.com/watch?v=QwSGOV9UhWc; sin embargo, el dueño de la franquicia, Fidel Kuri Grajales decidió mover al equipo a Veracruz para la reaparición de los Tiburones Rojos…Nadie se volvió a acordar de los aficionados michoacanos que se ilusionaron con el regreso a Primera División y que como premio tuvieron…la desaparición, porque a ellos ni Liga de Ascenso les dejaron.

Excélsior
La historia de movimientos sin importar los sentimientos de la afición, a la que hora dicen defender, no para aquí. Unión de Curtidores logró su ascenso en 1999 tras derrotar a Mérida, sólo que otro equipo de la franja: El Puebla. había descendido por primera vez en su historia (por la vía deportiva), los socios camoteros Francisco Bernat y Enrique Regordosa lograron que la franquicia guanajuatense emigrara a tierras poblanas; aquí hubo algunas manifestaciones de aficionados al Curtidores, pero nuevamente los dueños del balón aprobaron un movimiento que lastimaba a un grupo de personas https://www.youtube.com/watch?v=9gvLCj7hlpE.

Terra
Si nos ponemos exigentes, ese tipo de atropellos datan de 1992 cuando tras obtener el subcampeonato de la campaña 91-92, el Puebla no pudo jugar en el Estadio Cuauhtémoc para el inicio de la 92-93. El pretexto fue el sobrecupo en la final, así como una serie de deudas por impuestos. En realidad fue una estrategia de Televisa para sacar de la jugada a Emilio Maurer quien había democratizado el pago de derechos de televisión y a la selección nacional; fuera de su estadio, la Franja tuvo que jugar partidos como local en Veracruz, León, Hermosillo y hasta en Villahermosa donde afrontó el partido de ida de la final de la Copa Interamericana ante el Colo Colo de Barticciotto y Adomaitis; una vez que Maurer Espinosa vendió al equipo, los Camoteros regresaron al Estadio Cuauhtémoc pero la primera vuelta estaba cerca de terminar y a nadie le importó que los aficionados poblanos se perdieran hasta un partido internacional o que no pudieran ver al equipo en casa https://www.youtube.com/watch?v=8wbaUB7rRLc. Lo que importaba era mandar un mensaje al resto del futbol mexicano porque el Imperio había regresado.

Vavel
Las aficiones nunca han importado para los dueños del balón; es un concepto que sirve para evocar sentimientos, para causar buena impresión, pero en lo que realidad les importa es hacer negocios. Mientras esos negocios marchen viento en popa la forma de lograrlos es lo de menos; luego cuando se complican las cosas, ese concepto llamado “afición” sirve para reconducir las situaciones o para manipular a los mismos aficionados en momentos de apremio.

MedioTiempo
Al dueño de la multipropiedad Atlas- Morelia no le ha importado sus respectivas aficiones cuando ha tenido que desbaratar a un equipo para salvar al otro; cuando compró a los Rojinegros mandó a sus mejores jugadores y al técnico Tomás Boy para garantizar la permanencia de los tapatíos y eso significó que Monarcas se metiera en problemas de descenso y viviera malas temporadas que ahuyentaron a su público, pero en ese momento específico lo que importaba era salvar al Atlas.

El Informador
Ejemplos hay muchos, en México no hay respeto por la afición; porque ya hacíamos alusión a la multipropiedad, un mal que se repite con Atlas- Morelia, Puebla- Jaguares, Pachuca- León y la temporada pasada con Tijuana- Dorados en Liga MX o la que más años duró: América- Necaxa, con algún hermano menor agregado como las Cobras de Querétaro o el propio San Luis. Algunas multipropiedades han tenido más recursos, otras más capacidad y otras apenas sobreviven, pero todas han caído en la tentación de armar más a un equipo que al otro o darle circulación a los jugadores en los equipos del grupo; eso también es no tener respeto por los aficionados.

Sopitas.com
Desgraciadamente el mal de la multipropiedad ha cundido en el deporte profesional mexicano: Diablos Rojos del México ha convertido en su sucursal a los Guerreros de Oaxaca, hace años los Tigres hicieron lo mismo con los Pericos de Puebla. Hoy, hay otras multipropiedades en la Liga Mexicana de Beisbol: Los Vaqueros de la Laguna son hermanos de los Leones de Yucatán y los Acereros de Monclova de los Pericos de Puebla.

AGENCIA: ENFOQUE
En este último caso hay que otorgar ese beneficio de la duda al dueño de Acereros y de Pericos quien en días pasados mostraba su optimismo acerca del futuro de ambas novenas; y con  la temporada por iniciar hay que apuntar que los dos equipos pueden tener una buena temporada porque cuentan con buenos peloteros y la organización se caracteriza por hacer un buen scouteo. Pero usted dígame, ¿No es una falta de respeto a la afición enviar la mayoría de peloteros que consiguieron el campeonato al otro equipo del grupo? Insisto no se trata de los resultados durante la temporada porque Monclova y Puebla pueden andar muy bien, se trata de las formas, se trata de las señales que reciben los aficionados; el deporte profesional en nuestro país no sabe cuidar al llamado jugador “12”.  

AGENCIA: ENFOQUE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada