lunes, 8 de mayo de 2017

FRACASO.


ANTONIO ABASCAL.

En el mundo moderno vivimos una constante polarización; los medios de comunicación y las redes sociales contribuyen a ello en su búsqueda del mejor de los tiempos, del mejor gol, de la mejor parada; esa constante polarización también la vivimos en la política y hemos visto el resurgimiento de los nacionalismos, el crecimiento de Donald Trump o Marine Le Pen, la radicalización de musulmanes que viven en el mundo occidental y muchos casos más. En el deporte y en Puebla también tenemos ejemplos ya que el viernes pasado en redes sociales se hacía una encuesta sobre Lobos BUAP y la pregunta decía: “¿Si Lobos BUAP no gana el campeonato será un fracaso?”, cuando hay otros que verdaderamente fracasaron.

AGENCIA: ENFOQUE
Lo que estamos olvidando es que hay matices; que la vida no es blanco o negro y son esos matices los que la enriquecen. En el caso de Lobos BUAP, que por cierto ganó el campeonato del Clausura 2017, hay que decir que todo lo que ha conseguido en la liguilla ya es ganancia; que era un equipo que con alcanzar la llamada fiesta grande ya había cumplido, que es una escuadra con un  técnico joven que en su primera oportunidad ha conseguido un título, dándole preponderancia al jugador mexicano ya que sólo hay un extranjero en la plantilla, mismo que ha sido importante como relevo. Lobos no hubiera fracasado en caso de perder ante el FC Juárez (un equipo armado para ascender) https://www.youtube.com/watch?v=1cmYu0TFre4, como no lo hará si Dorados lo derrota en la serie por el ascenso.

IMAGO 7/ AGENCIA ENFOQUE
Lobos BUAP ya cumplió porque ha devuelto la ilusión a toda una ciudad que ya se había acostumbrado a la mediocridad en el futbol, el conjunto de Rafael Puente del Río ya cumplió porque ha obligado a que esta ciudad lo vea luego de que durante toda la temporada sólo unos fieles lo acompañaron partido a partido https://www.youtube.com/watch?v=KCX6tzgcqEw; Lobos BUAP ya cumplió porque ha logrado su primer campeonato en Liga de Ascenso cuando en otras temporadas parecía tener mejor equipo y se había quedado corto.
AGENCIA: ENFOQUE
Pero este fin de semana tuvimos algunos ejemplos de cuando sí se puede utilizar la palabra “fracaso” en el mundo deportivo. Cuando una directiva que tiene dos equipos y cree que uno de ellos está fuera de todo problema en el cociente y por ello prefiere ponerle toda su atención al otro que está atormentado por el fantasma del descenso; y al final del Clausura 2017 el equipo al que se le brindó atención a tal grado de traer a un jugador como Marcelo Estigarribia, con pasado importante en el futbol italiano (mismo que ya no terminó jugando), acaba descendiendo, mientras al que se le dejó botado culmina en el último lugar general perdiendo 9 de 17 partidos, eso es un verdadero fracaso https://www.youtube.com/watch?v=RbR4_yjj5y8.

Futbol Total
Algunos hacían alusión a la manera en la que cerró Monterrey con dos derrotas consecutivas ante equipos que peleaban el no descenso con Jaguares; es cierto que los Rayados jugaron con total desidia frente a Veracruz y Morelia, pero los chiapanecos no descendieron por culpa de los regiomontanos, porque decir eso es cerrar los ojos ante la realidad y reducir todo a dos semanas cuando nadie más que los mismos Jaguares se fueron metiendo en la situación de ya no depender de sí mismos https://www.youtube.com/watch?v=-GCtMoqF4j8.

Futbol Total
El cociente mide seis torneos cortos para casi todos los equipos, salvo para el recién ascendido. Estamos hablando de 102 partidos, y una diferencia de goles de -49; en el último año (2016-2017), Jaguares hizo 28 puntos, y sólo 9 en el Apertura 2016. Nadie más que una directiva que no trabajó bien los metió en el hoyo en el que hoy están.

Univision
Jaguares Chiapas hizo todo para descender ya que fue una directiva que desde que llegó a esa plaza privilegió el negocio y las relaciones políticas antes que el deporte. Carlos Hugo López Chargoy compró la franquicia del San Luis y sin decir agua va, cambió de sede a dicha franquicia para que los chiapanecos continuaran en la Liga MX, ya que a su vez la anterior directiva en Chiapas había vendido su franquicia a Querétaro. La afición de San Luis de la noche a la mañana se quedó sin equipo de futbol en el máximo circuito, luego ya en Chiapas, López Chargoy estableció unas “relaciones peligrosas” con el Gobierno del Estado,  a tal grado que la administración estatal chiapaneca es dueña de las cartas de los jugadores más importantes del equipo; así, había épocas de bonanza y otras cuando las partes se distanciaban era cuando los jugadores y administrativos se quedaban sin pagos.
Esto
Jaguares Chiapas no descendió por culpa del Monterrey, descendió porque tuvieron un técnico chambista que prefirió darle la razón a la directiva y no defender a sus jugadores; descendió porque nunca hubo un proyecto deportivo, sino simplemente hacer negocio mientras se podía; descendió porque en esa falta de proyecto deportivo confundieron traer cantidad y no calidad de jugadores y así presumieron por Estigarribia pero también le dieron su enésima oportunidad en el futbol mexicano a Franco Arizala; Jaguares descendió porque fue un equipo olvidado que demuestra lo que la relación política- deporte puede producir en nuestros días.
El Informador
El fracaso para la familia López Chargoy se hace mayor, cuando su otro equipo, el Puebla finaliza en último lugar de la tabla general dilapidando buena parte del colchón que tenía en la tabla de cocientes del ciclo 2017-2018 https://www.youtube.com/watch?v=GAiEg8XC1u0. Asó como se olvidaron de Jaguares para el Apertura 2016, ahora el Puebla sufrió las consecuencias de la multipropiedad a tal grado que a unos días de que arrancara el torneo tuvo que mandar a Christian “Hobbit” Bermúdez al hermano jaguar y luego su director deportivo tuvo que hacer compras de pánico para que llegaran los “complementos” extranjeros, algunos de los cuales jugaron algunos minutos y otros tuvieron más partidos ante las decisiones raras de José Cardozo.
AGENCIA: ENFOQUE
La Franja ayer cumplió 73 años de su fundación y la efeméride pasó de noche, porque además ya sin Jaguares, el Puebla ha perdido a su tabla de salvación para el próximo ciclo y porque ahora la directiva que no paga a los jugadores y que ha olvidado al equipo es la de aquí. En ese sentido, tampoco se vale que un empleado (porque a pesar de tener un cargo directivo, no forma parte de la familia) como Walter Fleita le diga a los jugadores que no tienen derecho a reclamar porque van en último lugar de la competencia, cuando él fue uno de los principales culpables de la mala temporada ya que sus compras de pánico sólo trajeron jugadores de vacaciones y no futbolistas que ayudaran a los Camoteros.
AGENCIA: ENFOQUE
El descenso de Jaguares es una buena noticia para el futbol mexicano por las razones ya descritas, pero no para el Puebla, ya que la familia López Chargoy perdió mucho dinero y así habrá menos para reforzar a la Franja; hoy se debería estar planteando el siguiente “proyecto” camotero, el técnico José Cardozo ya estableció que para quedarse requerirá de refuerzos, aunque francamente creo que la directiva también debería buscar otro estratega porque el paraguayo se ha burlado de la afición poblana en los últimos partidos https://www.youtube.com/watch?v=gLTiU1LFi90; en cambio, la familia López Chargoy deberá definir primero qué hacer con una franquicia en Liga de Ascenso y después voltear a un Puebla que requerirá una fuerte inversión para no repetir la historia que se vivió en Chiapas.
AGENCIA: ENFOQUE


Por ello, las campañas de Puebla y Jaguares son un buen ejemplo del verdadero significado de la palabra “fracaso”.    

Tribunanoticias

2 comentarios: