lunes, 19 de junio de 2017

LA PESADA CARGA DE LA IRREGULARIDAD.


ANTONIO ABASCAL.

Cada verano la historia es la misma. Ya sea en la Copa América, el Mundial de Futbol o la Copa Confederaciones, México es capaz de ofrecer buenos minutos ante rivales potentes para después desaparecer en el mismo partido o cuando las campanas ya se han lanzado al vuelo, viene el batacazo de siempre: Holanda en Brasil 2014 o Chile en la Copa América Centenario son los más grandes ejemplos; ayer mismo, la escuadra que ahora dirige Juan Carlos Osorio ofreció buenos minutos ante el campeón europeo, pero se cayó en otros por lo que el empate fue justo https://www.youtube.com/watch?v=PK_GMdxB1-o.

El Nuevo Diario
El problema es que los sabios de las televisoras nacionales, los críticos y los aficionados se olvidan de una cosa. Una selección es la representante del futbol de cada país y, por lo tanto, es natural que mantenga las líneas características de la liga de esa nación; nuestro futbol es irregular por naturaleza; ese sistema que tanto gusta a las dueñas del balón (Televisa y TV Azteca) ha convertido a los equipos del futbol mexicano en una calculadora donde no importa cómo llegues, lo que importa es que te metas en la liguilla porque ahí es cuando llega el momento de la verdad. Durante el torneo regular, los equipos ofrecen algunos buenos partidos para después caer con el menos pensado, mientras los jilgueros del sistema destacan que aquí cualquiera le puede a ganar a cualquiera a diferencia de lo que sucede en algunas ligas europeas.
MedioTiempo
La tragedia radica en que los equipos no cambian partido a partido, sino en el mismo juego. La irregularidad es la marca distintiva del futbol mexicano; ese sello también distingue al futbolista nacional, sin importar si milita en Europa o juega en el país. Tipos llenos de talento como Jesús “Tecatito” Corona o Carlos Vela que dependen de la musa inspiradora y de que salgan de vena, otros como Miguel Layún capaces de demostrar un gran nivel durante una campaña para mantenerse en el viejo continente y luego sufrir una segunda temporada muy mala, o como Héctor Herrera capaces de verse muy bien en un  juego y luego cometer distracciones infantiles; son pocos los que han logrado mantener un nivel constante y ahí podemos colocar a Héctor Moreno quien ha rendido en todos los equipos en los que ha jugado y por ello ha sido fichado por la Roma o últimamente, Jonathan Dos Santos, muy parejo con Villarreal.

Periódico El Mundo
Javier Hernández es otro que ha metido goles ahí donde ha estado: Chivas, Manchester United, Real Madrid y Bayer Leverkusen, aunque como todo centro delantero es un hombre de rachas; sin embargo, sus números reflejan la importancia que tiene para la selección más allá de que su estile guste o no, y que carezca de unanimidad entre los mismos sabios del micrófono https://www.youtube.com/watch?v=U5_OlhwlBLU.

Publimetro
Se nos olvida que nuestro sistema futbolístico está podrido y por eso exigimos el mejor fruto, cuando los técnicos de la selección nacional sufren para hacer al “Tri” más competitivo. Ayer mismo hubo otro adelanto más allá de la irregularidad ya señalada. Otras versiones mexicanas han carecido de capacidad de respuesta cuando se ven abajo en el marcador y este equipo no se cayó para encontrar dos veces el empate; en sus buenos momentos, esta selección mostró personalidad y desde lo táctico supo enfrentar al campeón de Europa.

Republica.com
El problema sigue siendo la irregularidad, el no poder mantener el mismo nivel de juego durante el mismo partido y ahí sí se tiene que reconocer que Juan Carlos Osorio no estuvo fino con los cambios; el colombiano es un  obsesivo de la táctica y de planear cada detalle, pero las modificaciones se deben hacer sobre la marcha, es decir, no se pueden decidir antes del arranque del partido. Ayer, Carlos Vela era el mejor de la cancha y su cambio no se justifica, porque además ingresó Giovanni Dos Santos, un hombre que vive del recuerdo y al que la poco exigente MLS en nada ha ayudado. Una vez que Vela salió del terreno de juego, México dejó de ser peligroso y Portugal estuvo cerca de encontrar la victoria.

El Heraldo
En contraparte hay que decir Carlos Vela también representa lo que Osorio Arbeláez ha hecho en la selección mexicana; un jugador de gran calidad, pero que depende de factores externos para rendir ha encontrado en el técnico colombiano a alguien que lo entiende y así está ofreciendo sus mejores momentos como seleccionado nacional, lo que habla de la gestión grupal del estratega nacido en Santa Rosa de Cabal.
El Horizonte
Otra cosa que no ha quedado clara entre los sabios del micrófono y aficionados a la selección nacional es que la Copa Confederaciones, pese a su importancia, no es el objetivo final; ese objetivo final es la Copa Mundial de Rusia 2018 a la que México está muy cerca de calificar con menos problemas de los que tuvo en los últimos procesos rumbo a Sudáfrica 2010 y Brasil 2014; hoy México es líder destacado del hexagonal final y ya hizo más puntos que en la pasada eliminatoria, pero eso lo olvidamos porque algunos han convertido en un hobby el criticar por todo a Juan Carlos Osorio.
La República
Claro que la selección nacional puede jugar mejor, claro que hay que exigirle al estratega colombiano, pero también conviene recordar que nunca hemos sido una potencia y que nuestro bagaje es el de una Copa Confederaciones en 1999 https://www.youtube.com/watch?v=H_4fX_a2pF8, dos subcampeonatos de Copa América (1993 https://www.youtube.com/watch?v=nXKYTpUUZOk&t=94s y 2001 https://www.youtube.com/watch?v=eTP2CzPYjKw), así como dos participaciones en Cuartos de Final de Copa del Mundo (México 70 y México 86), sin tomar en cuenta el maravilloso torneo de la Copa Oro donde recientemente también se ha ganado de la mano de la protección de doña CONCACAF. No somos una potencia futbolística, pero hoy existe una buena generación de jugadores que sufren del mismo mal de sus antecesores: Son irregulares.
La Jornada
Para combatir dicha irregularidad, la labor del técnico puede ayudar, pero creo que también el sistema tendría que cambiar. Esta irregularidad es fomentada por los dueños del balón, esta irregularidad es la hija de un sistema creado desde lo mercantil, esta irregularidad es provocada por nuestra amada liguilla, esta irregularidad es producto de los torneos cortos que incluso generan que ya deseemos que arranque nuestra liga cuando apenas acaba de terminar.

Deportes RCN
Mientras este sistema siga imperando, mientras los dueños del balón sigan enamorados del ruido que hacen las monedas cuando las cuentan, el resultado final en la selección nacional va a ser parecido al de ayer. Buenos minutos frente a potencias, pero sin llegar a concretar un gran triunfo. Desde 1993 a este 2017 muchos técnicos y jugadores han pasado y la historia ha sido la misma: La razón  es que nuestro sistema en la pomposa Liga MX no deja crecer a los jugadores; el verdadero problema de la selección no es Juan Carlos Osorio, el verdadero problema es estructural.

Goal.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario