viernes, 2 de junio de 2017

LIGA BANANERA.


ANTONIO ABASCAL.

¿Un estadio de 15,000 espectadores garantiza espectáculo y calidad futbolística en el futbol? ¿Un estadio de 20,000 espectadores garantiza seguridad y comodidad para los verdaderos aficionados y las familias en la Liga MX? Eso es lo que han aprobado los jerarcas del futbol mexicano, pero siguen sin tomar verdaderas medidas contra las barras y la inseguridad, siguen sin profundizar en cambios que vayan en pro del futbolista y del aficionado, siguen lucrando con los torneos cortos, con la selección nacional y hasta con la llegada indiscriminada de jugadores extranjeros, muchos de los cuales ni siquiera justificaron su presencia en una liga que presume ser la “mejor de América”.

La Polilla Tlaxcala
La simulación del futbol mexicano llegó a un nivel insospechado cuando el martes los dueños de los equipos de la liga de ascenso, aprobaron un ciclo 2017-2018 en el que sólo 6 escuadras de 17 podrán ascender a la Liga MX, gracias a que su estadio tiene aforo para más de 20 mil aficionados; las otras once franquicias tendrán para jugar por un premio económico que no les pagará la liga, sino el equipo que descienda y así evitará el castigo a su mediocridad. Es decir, habrá descenso y ascenso sólo si Potros UAEM, Atlético Zacatepec, Celaya, Leones Negros, Atlético de San Luis y Jaguares Chiapas (si paga sus adeudos el próximo martes) ganan en la cancha su derecho a jugar en la exigente y reconocida Liga MX.
Ascenso MX
Pero la serie de simulaciones no termina en tener una liga llamada “Ascenso” en la que mayoría de sus escuadras no pueden ascender, son 17 equipos porque se le negó a los Coyotes de Tlaxcala su derecho de jugar porque su Estadio, el “Tlahuicole”, no cumple con los 15 mil aficionados que estipula el reglamento; pero en cambio, hay otros inmuebles que tampoco tienen ese aforo y han jugado en esta liga: El “Marte R. Gómez” de Correcaminos con 10,476 aficionados,  el “Francisco Villa” de Mineros de Zacatecas con 13, 820, el estadio de Los Mochis con 10,844, el de Tapachula con 11,018 y hasta el nuevo de Alebrijes de Oaxaca con 14,598.

CF Correcaminos Oficial
Otra vez, los dueños de los equipos del futbol mexicano aplican la ley a rajatabla en algunos casos y aceptan “excepciones” en otros muchos.

Record
Esa es nuestra liga capaz de castigar de forma inmediata a Tigres por incumplir con el protocolo de la ceremonia de premiación de la final del Clausura 2017, pero en la que cuando se tiene que castigar la violencia en las tribunas, primero se generan “investigaciones” para rebajar la presión pública y luego dar a conocer castigos irrisorios cuando la historia ya perdió fuerza, como sucedió recientemente con los Rayados del Monterrey castigados con un  partido de veto por los hechos sucedidos en la vuelta de los Cuartos de Final ante los propios Tigres https://www.youtube.com/watch?v=Y1Rp1uk3hM8.

Fútbol Pasión
Llama mucho la atención que Dorados, el equipo que perdió el ascenso con Lobos BUAP, ahora no esté certificado para llegar a la Liga Mx ya que su estadio tiene capacidad para 17 mil 898 espectadores, pero recientemente la escuadra sinaloense sí pudo jugar en el máximo circuito; el Atlante se coronó campeón del futbol mexicano en el Apertura 2007 en el Estadio “Andrés Quintana Roo” de Cancún https://www.youtube.com/watch?v=UXMwU3L_ogU, pero hoy no puede ascender porque ese mismo inmueble tiene capacidad para 17 mil 289 espectadores; es decir, la ley se aplica de acuerdo con intereses. Hace 10 años, Alejandro Burillo seguía siendo un hombre con poder y la relación con el Gobierno de Quintana Roo era excelente, hoy, el empresario quería vender la franquicia y ha perdido todo interés en el equipo.
Publimetro
Esos 11 equipos que no podrán ascender, ¿cómo le explicarán a sus aficionados que sólo jugarán por un supuesto premio monetario y no podrán pelear por llegar al máximo circuito? Y es que los propietarios olvidan que no están jugando “Monopoly” sino que están jugando con sentimientos de miles de personas llamadas aficionados y que son esas personas las que han contribuido a las fortunas de los hombres de pantalón largo no solamente por comprar boletos, sino a la hora de comprar artículos de los equipos y de seguir las transmisiones de televisión y radio para conocer de primera mano los resultados.
Tampico En Línea
A la Federación Mexicana de Futbol no le importan los aficionados; lo demuestra en cada decisión que toma: En los castigos a los equipos cuyas barras promueven la violencia, en sus protocolos de seguridad que sólo revisan a las familias, a las mujeres, al aficionado común pero que permiten la entrada libre de las barras; lo demuestra al permitir el cambio de franquicias de forma indiscriminada. Coras de Tepic desaparece para jugar como Atlético Zacatepec en el recién remodelado “Coruco Díaz”, porque la franquicia que jugaba ahí pidió un año de permiso y quedó congelada; a nadie le importa si los aficionados de Tepic soñaban con un ascenso o si ya sentían  identificación con Coras.

Secretaría de Obras Públicas - Gobierno del Estado de Morelos
Reaparece el futbol en San Luis Potosí y para ello se “descongeló” la franquicia del San Luis y ahora jugará con el nombre de Atlético de San Luis de la mano del Atlético de Madrid https://www.youtube.com/watch?v=b1ayM2Wyb7w. Los potosinos se quedaron un año sin jugar y antes fueron los grandes perdedores del cambio de sedes en la Liga MX; ellos no habían descendido, pero en esa serie de modificaciones de franquicia en los que La Piedad llegó a Veracruz, el original Jaguares a Querétaro (que había descendido) y el San Luis emigró a Chiapas, perdieron su lugar en la Primera División y los “recompensaron” con una franquicia de Liga de Ascenso que luego se congeló tras un proceso de compra-venta que no se cerró.

SDPnoticias.com
Los casos de Tlaxcala, Tepic y San Luis Potosí, así como las pasadas desapariciones de franquicias como Neza y La Piedad revelan que lo único que les interesa a los dueños es el dinero inmediato, la inversión a corto plazo en la que la afición es un mal necesario para venderle un producto y para pedirle fidelidad, aunque la relación no sea pareja. A los aficionados se les pide “sentir la liga”, amar a sus equipos, pero los dueños no son recíprocos.

www.nayaritenlinea.mx
Ese, desgraciadamente, es nuestro futbol. Un futbol lleno de mentiras, de discursos huecos, una especie de reality show que se consume diario y que permite que los dueños hagan buenos negocios, pero que no busca mejorar deportivamente ya que se ha convertido en una gran máquina de consumo. Es la dictadura de la televisión en la que los equipos pueden solicitar cambios de horario y sugerir el que creen mejor para sus intereses, pero en el que al final la decisión será de doña Tele y terminará imponiendo el horario que permita construir una barra programática con posibilidades de mucho raiting, por eso todo hace indicar que el Puebla jugará los viernes a las 7 como parte de los “viernes botaneros”. 
Puebla en Linea - WordPress.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario