viernes, 3 de noviembre de 2017

GRANDILOCUENCIA INMEDIATA.


ANTONIO ABASCAL.

“La mejor serie mundial de todos los tiempos”, “el mejor jugador del mundo”, “los mejores juegos olímpicos de la historia”, “el mejor atleta de todos los tiempos”, son frases que se escuchan todos los días en los ámbitos deportivos. Se destacan carreras incipientes por una serie de buenos partidos aunque después esos mismos jugadores desaparecen del radar; sucede en todas las disciplinas deportivas y esta visión exagerada afecta porque el público se va quedando con una mira muy estrecha, incapaz de revisar en la historia del deporte que le agrada.

RR Noticias
Acabamos de vivir una Serie Mundial muy emocionante en la que sólo hubo un partido, de siete, que se cargó de un lado https://www.youtube.com/watch?v=ynoE_yX8vT8; los restantes seis tuvieron de todo incluyendo fiestas ofensivas que ya analizaba el miércoles en este mismo espacio, David Badillo. La siguiente lista que usted va a leer no responde a un ejercicio exhaustivo o académico, por tanto no busca tener la última palabra, pero pretende ser un ejemplo de que en el pasado reciente también han existido series Mundiales llenas de emociones y de calidad:


La Serie Mundial de 1991 entre los Bravos de Atlanta y los Mellizos de Minnesota, un Clásico de Otoño en el que sólo ganaron los locales; los Mellizos ya habían ganado el título mundial en 1987 frente a los Cardenales de San Luis, mientras que los Bravos llegaban con un equipo muy joven y arrancaban una dinastía que se quedó corta en Series Mundiales, pero que marcó un gran dominio en la Liga Nacional. Los Mellizos tenían como grandes figuras a Jack Morris, Scott Erickson, un novato llamado Chuck Knobaluch (después jugaría en los Yankees como parte de su nueva dinastía), Greg Gagne, Kent Hrbek y sobre todo a Kirby Puckett. Los Bravos tenían a Tom Glavine, John Smoltz, Steve Avery, Charlie Leibrandt, Terry Pendleton, Lonnie Smith, Ron Gant, Mark Lemke y David Justice, entre otros.
Getty Images
Al igual que la de 2017, sólo hubo un partido que se decantó completamente de un lado; las pizarras fueron: 5-2 para los Mellizos con triunfo para Jack Morris, derrota para Charlie “Mala Suerte” Leibrandt y salvamento para Rick Aguilera. Mellizos 3-2 Bravos, triunfo para Kevin Tapani y derrota para Tom Glavine, salvamento para Aguilera https://www.youtube.com/watch?v=MiraekmCNv4. Al mudarse la Serie al viejo Estadio del Condado de Fulton en Atlanta, los Bravos ganaron 5-4 en 12 entradas, la victoria fue para Jim Clancy y la derrota para Rick Aguilera; el cuarto también lo ganaron los Bravos por pizarra de 3-2 en donde los locales dejaron tendidos en el terreno a los de Minnesota, ganó Mike Stanton y perdió Mark Guthrie. El quinto partido fue un despertar ofensivo de Atlanta que apaleó 14-5 a los Mellizos gracias a racimos de 4 carreras en la cuarta entrada y de 6 en la séptima, Tom Glavine se adjudicó la victoria y Kevin  Tapani el descalabro.
Ron Vesely
Con ventaja de 3-2, los Bravos regresaron al Metrodome para tratar de ganar un juego, pero en 11 entradas, los Mellizos se impusieron 4-3 forzando el séptimo y decisivo partido; Rick Aguilera se adjudicó el triunfo y Charlie Leibrandt, como relevista, la derrota ya que permitió el cuadrangular decisivo de Kirby Puckett https://www.youtube.com/watch?v=rRD2IbYFf7o.

Pinterest
El séptimo partido fue una joya de pitcheo en un duelo entre Jack Morris y John Smoltz; Morris era el veterano y Smoltz había reconocido que su gran ídolo era el apodado “Gato”, quien antes había lanzado para los Tigres de Detroit. El joven de los Bravos lanzó 7 entradas y un tercio con pelota de 6 hits, 4 ponches, una base por bolas y cero carreras, luego Mike Stanton con dos tercios y Alejandro Peña llevaron el partido a extra innings empatados a cero; del otro lado, Morris lanzó toda la ruta y el manager Tom Kelly lo dejó para la décima que también entregó sin novedad. En total fueron 10 entradas con 7 hits, sin carreras, 2 bases por bolas y 8 ponches https://www.youtube.com/watch?v=oQolx1l5U5Q.
SI.com
Alejandro Peña salió para la parte baja de la décima y con un out, Gene Larkin impulsó la carrera de la victoria para unos Mellizos que no han vuelto a ganar el Clásico de Otoño desde ese mágico 1991 https://www.youtube.com/watch?v=QYuWVArJbBM; los Bravos sólo ganarían la Serie Mundial de 1995.
SportsBlog
Otros ejemplos de Series Mundiales emocionantes: La de 1986 entre Mets de Nueva York y los Medias Rojas de Boston que ganaron los neoyorquinos en siete juegos y que se recuerda por el error de Bill Buckner en la primera base que privó a la novena de John McNamara de romper la maldición del bambino https://www.youtube.com/watch?v=7ujwjqIldwU. Ese error significó la victoria de los Mets en el sexto juego para forzar un séptimo partido que se jugó en lunes y que finalizó con pizarra de 8-5, pero nuevamente Boston desperdició una ventaja ya que ganaba el partido con un racimo de tres carreras en la segunda entrada, los Mets hicieron 3 en la sexta para empatar, otras tres en la séptima para ponerse arriba y cuando los Medias Rojas se metieron a la pelea con dos en la octava, en la parte baja los metropolitanos hicieron otras dos para asegurar la victoria https://www.youtube.com/watch?v=ox07Hcb6SYk.

Order of the Good Write
La Serie Mundial de 2001 entre Diamondbacks de Arizona y los Yankees de Nueva York, en otra serie dominada por los locales. Las tres victorias de los Yankees fueron  dramáticas, dos de ellas en extra innings (los juegos 4 y 5) y el séptimo juego, celebrado el 4 de Noviembre, se resolvió en la parte baja del noveno episodio con el podridito de Luis González ante Mariano Rivera quien cargó con la derrota, para que Arizona evitara el tetracampeonato de los Yankees https://www.youtube.com/watch?v=H9eE7fZSUt8.

ESPN.com
Son tres ejemplos solamente, seguramente habrá quienes opinen sobre otros Clásicos de Otoño. En los 70’s hubo varios muy emocionantes como los duelos entre Yankees y Dodgers o Cincinnati contra los Medias Rojas de Boston. La intención de estos ejemplos es insistir que el deporte nos brinda constantes emociones y nos regala recuerdos imborrables; estas frases buscando encontrar cuál es lo mejor de una disciplina deportiva sólo nos hacen caer en discusiones infructuosas, pero además son injustas porque tendemos a señalar lo más reciente y así nos olvidamos que en la historia han existido excelentes atletas, jugadores, partidos, Series Mundiales, Juegos Olímpicos y mundiales de futbol.
Pinterest
Digamos no a estas frases reduccionistas, porque el deporte no se acaba de inventar y para estar en los libros de marcas se necesita mucho más que una campaña exitosa, porque ejemplos hay muchos de atletas que brillaron un instante para desaparecer; en el futbol americano tenemos ejemplos como los de Robert Griffin III o Colin Kaepernick (más allá de sus luchas políticas), éste último fue un mariscal de campo que llegó a un Super Bowl y luego sus números fueron decreciendo.

The Cheat Sheet

No hay comentarios:

Publicar un comentario