lunes, 20 de noviembre de 2017

LA MISMA HISTORIA.


ANTONIO ABASCAL.

Lobos BUAP cerró su primera campaña en Liga MX con una victoria de 1-0 sobre el Puebla de la Franja ante un Estadio Cuauhtémoc lleno https://www.youtube.com/watch?v=lUM_r8h5wUc; una victoria fundamental para seguir sumando puntos en la tabla de cocientes y tener un mayor colchón en el Clausura 2018, el torneo que decide al equipo que descenderá (si es que en la Liga de Ascenso lo consigue una escuadra con ese derecho); el triunfo también resulta importante para seguir captando aficionados en una ciudad cansada de los malos resultados del Puebla de la Franja, pero sobre todo, cansada de ver cómo la historia se repite cada semestre.

AGENCIA: ENFOQUE
El Puebla de la Franja sumó 16 puntos y aunque terminó el torneo con una nada despreciable ventaja de 13 puntos sobre Veracruz en la tabla de cocientes, es una realidad que de quedarse en el máximo circuito en el ciclo 2018-2019 estará en el último lugar de esa misma tabla con 3 puntos por debajo de Querétaro, 6 de los Pumas, 8 de Santos y 15 de Cruz Azul, equipos con una mayor solidez que el poblano. El problema es que la Franja ha ido como los cangrejos y tras hacer 27 puntos en el Apertura 2015 y 22 en el Clausura 2016 (torneos que ya no se tomarán en cuenta para el cociente) sólo ha sumado 20 en el Apertura 2016, 16 en el Clausura 2017 y 16 en el recién terminado Apertura 2017, que sí entrarán al cómputo.

AGENCIA: ENFOQUE
Cada seis meses en los medios de comunicación poblanos se escucha: “La directiva tiene tiempo para planear y para traer buenos refuerzos que lleguen desde la pretemporada”; “hay planes para mejorar el plantel”, “la directiva ya está trabajando en los refuerzos” y salvo esa campaña en la que llegaron Cristian Campestrini y Robert Herrera, entre otros, los mal llamados refuerzos lejos de ayudar se han convertido en problemas como los bultos que trajo Walter Fleitas y que la actual directiva tuvo que cortar como Álvaro Navarro y Federico González, sólo por mencionar a algunos porque la lista se podría alargar con Gustavo Ramos, Carlos Mario Rodríguez, el “Chiqui” Pérez o Héctor Damián Schmidt, sin olvidar a Pablo Míguez.

En Linea Deportiva
Es cierto que el Puebla cambió de directiva, que la nueva mesa tiene más recursos que las anteriores, que sus primeras decisiones como ordenar el tema de las fuerzas básicas, apoyarse de Los Olivos para la rama femenil y las contrataciones de Christian Marrugo, Lucas Cavallini y Enrique Meza no resultaron malas, pero la realidad es que prefiero esperar antes que echar al vuelo las campanas y vivir otra decepción, porque este mismo grupo ha alternado a sus otros equipos en los últimos lugares de la tabla de cocientes: Cuando estabiliza a Monarcas, Atlas se mete en problemas y viceversa. Además para el Clausura 2018, los rojinegros están empatados con el Puebla con 101 puntos en 85 partidos para un cociente de 1.1882.

AGENCIA: ENFOQUE
La realidad es que ambos equipos poblanos necesitan reforzarse. El Puebla porque es un equipo muy limitado en talento; necesita un guardameta tras la mala campaña de Moisés Muñoz (aunque se enojen los americanistas),  necesita un defensa central con dotes de liderazgo, un lateral o carrilero derecho ya que Oscar Rojas ha contado poco para Meza y Gerardo Venegas ha cometido muchos errores a lo largo de la campaña, aunado a su falta de claridad cuando va al frente; necesita un medio que acompañe a Christian Marrugo en la construcción del juego y un delantero habilidoso que pueda desequilibrar y ayudar a Lucas Cavallini quien a veces luce muy solitario.

AGENCIA: ENFOQUE
Los nombres empiezan a surgir y ya se habla de los regresos de Cristian Campestrini y Matías Alustiza, pero la realidad es que en los últimos meses ya hemos escuchado de negociaciones que nunca llegan a buen puerto; más allá de los nombres, el Puebla requiere de refuerzos porque con este equipo a pesar del buen trabajo de Enrique Meza la mediocridad no se irá de la Franja y los problemas de cociente del equipo no sólo se mantendrán sino que se intensificarán.

AGENCIA: ENFOQUE
La directiva camotera debe aprovechar que a pesar de la mala campaña (3 ganados, 7 empatados y 7 perdidos), el Puebla sacó otros dos puntos de ventaja al Veracruz para colocarse a 13 puntos en la tabla de cocientes; no es una cifra definitiva, pero sí puede ayudar  a construir, es decir, reforzar al equipo para que no pierda la ventaja con respecto a los escualos y, sobre todo, saque unidades para recortar distancias con Querétaro y Pumas de cara al ciclo 2018-2019 donde ya decíamos la Franja estará en el último lugar si no se apura en el Clausura 2018.

AGENCIA: ENFOQUE
Hasta el momento, la nueva directiva poblana ha acertado en las llegadas de Marrugo, Cavallini y Meza, ha brillado por su apuesta por la mercadotecnia a través del recurso de la historia y de las leyendas, ha tratado de poner orden en las fuerzas básicas y ha tenido la sensatez de entregar el tema femenil a Los Olivos; sin embargo, llegó la hora de la verdad para Pablo Boy y Ángel Sosa, la conformación del plantel para el Clausura 2018 porque tendrán que construir un nuevo edificio ante los materiales de dudosa calidad que utilizaron los López Chargoy. No es un reto sencillo y veremos hasta dónde el grupo del Ajusco está dispuesto a invertir en una plaza y en un equipo que, a excepción del llamado derby poblano, tuvieron las peores entradas del campeonato.

AGENCIA: ENFOQUE
Del otro lado, Lobos BUAP no se puede dormir en sus laureles y también requiere refuerzos; a diferencia del Puebla no necesita reconstruir, sino apuntalar. A lo largo del campeonato demostró ser muy competitivo con su equipo titular, pero no tuvo los recambios suficientes cuando aparecieron las lesiones y las  suspensiones; la escuadra universitaria también necesita solidez en la defensa con otro central y con un lateral derecho que cubra a Luis Advíncula cuando el peruano se ausente, asimismo necesita refuerzos en mediocampo ya que Jonathan Fabrro parece demasiado lento para el futbol que propone Rafael Puente del Río y la baja de Luis Quiñones por indisciplina sí fue dolorosa.

AGENCIA: ENFOQUE
El reto es distinto al de la directiva poblana, pero Lobos BUAP también requiere de refuerzos para sumar los 17 puntos que le hacen falta para prácticamente asegurar su permanencia en la Liga MX, pero si los directivos universitarios quieren mejorar la campaña que acaban de hacer, tendrán que hacer un  esfuerzo para ayudar a Rafael Puente y mantener a Lobos como ese equipo refrescante y de juego atractivo en la Liga MX.

AGENCIA: ENFOQUE



No hay comentarios:

Publicar un comentario