lunes, 22 de enero de 2018

ESTABLECER BASES


ANTONIO ABASCAL.

Los equipos poblanos, otra vez, viven inicios contrastantes; pero a diferencia de la campaña pasada ahora es el Puebla el que ha gozado de un mejor inicio, mientras que los Lobos se empiezan a complicar la vida en la tabla de cocientes tras su tercera derrota consecutiva. Los Camoteros suman 6 puntos con cuatro goles a favor y dos en contra, y lo más importante ya sacan 18 unidades al Veracruz en la misma tabla de cocientes https://www.youtube.com/watch?v=kAYvOXRDqnc, por lo que a partir de su victoria el viernes pasado pueden empezar a buscar más puntos para construir un mejor porcentaje para el próximo ciclo porque en caso de descenso veracruzano, la Franja estaría en el último lugar a un punto de Querétaro, pero a siete de Pumas y a ocho de Santos Laguna.

Club Puebla
Lobos BUAP acumula cero puntos, con 3 goles a favor (ha dejado de ser el equipo imaginativo de la campaña anterior y algunos jugadores como John Gabriel Cortez quieren resolver todo por la vía individual dejando atrás el acompañamiento que caracterizaba al equipo) y 9 goles en contra con severos problemas en la táctica fija (el gol que abrió el marcador en Pachuca se produjo en un tiro de esquina), con dudas en la portería y con jugadores que todavía no alcanzan su óptimo nivel de juego en el caso de algunos refuerzos y con otros como el propio Lucero Álvarez, Juan Carlos Medina y Amaury Escoto que están lejos de lo que mostraron la campaña pasada https://www.youtube.com/watch?v=tKsLn_UFU9A.

La Jornada
En el caso del Puebla de la Franja no podemos perder de vista que Enrique Meza ha ido encajando las nuevas piezas en una escuadra que requería una fuerte inyección de talento; inició el torneo con los mismos de la temporada pasada más Jorge Enríquez (que hasta el momento ha respondido) y Christian Tabó, para el segundo juego el uruguayo se lastimó pero ya pudo contar con Lucas Cavallini quien la temporada pasada había mostrado capacidad goleadora; para el tercer partido ya aparecieron como titulares los refuerzos Alejandro Chumacero y Omar Fernández, aunque dejó en la banca al central Anderson Santamaría ante el buen accionar de Alonso Zamora y Hugo Rodríguez quienes siguen justificando la decisión del técnico.

PSN Noticias
Tal vez algunos esperaban una goleada ante un Veracruz sin rumbo, pero el equipo del puerto inició el partido defendiéndose bien. Lo que se debe entender es que por primera vez en mucho tiempo, el Puebla tiene un cuerpo técnico capaz y ha logrado que haya competencia interna en el plantel, por lo que los titulares son los que a lo largo de la semana demostraron estar en mejor ritmo. Sin embargo, no debemos olvidarnos de que esta franja todavía está en construcción. En campañas pasadas, también hubo cuerpos técnicos capaces como el de Pablo Marini pero carecían de la profundidad que esta versión camotera tiene.

Pulso
De tal forma, el juego poblano se consolida, la defensa luce sólida, el mediocampo recupera muchos balones y tiene destellos de buenas combinaciones, pero todavía falta profundizar en el entendimiento entre Marrugo, Acuña, Chumacero y Fernández aunque cada uno tiene mucha calidad. Enrique Meza es un técnico que trabaja y que ha evitado la improvisación en su carrera, porque a pesar de este salto de calidad en la plantilla, todavía no se puede comparar con la de los equipos que habitualmente pelean por llegar a la liguilla; aunque la realidad es que el Puebla está en buenas manos y puede seguir creciendo, porque es un técnico con autocrítica, que es capaz de reconocer que su equipo no jugó bien en el primer tiempo y porque tuvo la claridad, sin necesidad de hacer cambios de inicio en el segundo tiempo, de recuperar la inventiva en mediocampo para conectar con la ofensiva, a pesar de la irregularidad de Francisco Acuña (quien fue sustituido al minuto 52 por Félix Micolta).

SIPSE.com/IMAGO7
Ahora con la tranquilidad de los 18 puntos de ventaja en la tabla de cocientes, Enrique Meza podrá seguir construyendo un equipo, a partir de algunas características esenciales que ya han sido asimiladas por los jugadores: El orden defensivo, la tenencia del balón, y el viaje unido del equipo hacia la ofensiva, lo que vuelve fundamental el trabajo de los mediocampistas.

Marca
En el otro campamento poblano, Rafael Puente del Río (otra vez) afronta un momento complicado, porque desde que llegó a Ciudad Universitaria ha vivido momentos así en la Liga de Ascenso y también la campaña pasada en la Liga MX, pero ahora, los números ya señalados y haber sido superado por el Puebla en la tabla de cocientes han acrecentado la sensación de urgencia. Sigo pensando que el joven timonel es el ideal para mantener a los universitarios en el máximo circuito y sigo pensando que este estilo de juego es el que ha llevado a Lobos a ser un equipo de Liga MX cuando ya se había convertido en uno que deambulaba en la liga de ascenso.

San Cadilla
Sin embargo creo importante señalar que Puente del Río debe regresar a las bases de su propio sistema. La campaña pasada era un equipo que tomaba riesgos, pero que hacía de la posesión de balón otra de sus características, los desplazamientos eran más cortos y el pase largo era una variante, no parte del sistema. Eso hacía que Pedro Aquino y Juan Carlos Medina participaran más en la construcción del juego, al tiempo de estar mejor parados en labores defensivas. Hoy, existe mucho desorden en Lobos; su mediocampo no elabora tanto, busca la velocidad de Cortez y Quiñones y en el caso del ecuatoriano trata de resolver la jugada por la vía rápida o por la individual, lo que ocasiona que los carrileros queden descolgados, que Escoto y Quiñones no tengan parque y que Medina y Aquino en ocasiones tengan mucho espacio que defender, sin contar con la lentitud de los defensas centrales, un departamento que no fue reforzado y que puede considerarse como falta de planeación.
Depor
Otra impresión que tengo es que ante la llegada de varios delanteros y hombres de mediocampo con tendencia ofensiva, Puente del Río se está encartando. El sábado cuando sacó a Escoto para dar paso a Irven Ávila, de inmediato el peruano participó con un gran pase en la jugada del gol de Olvera en el que la escuadra universitaria pudo hilvanar varios toques. Ávila empezaba a pesar cuando ante los nuevos cambios: Arley Rodríguez y Jerónimo Amione, obligaron a que el peruano modificara su posición en el terreno de juego y ahí ya no fue tan efectivo, al tiempo que Julián Quiñones terminó muy retrasado en el campo.

www.tribunanoticias.mx
No es cuestión de cambiar sistema, Lobos BUAP y su técnico deben volver a las bases porque son ellas las que dieron resultado a los universitarios ya que en el intento de dar cabida a jugadores como Cortez, se han acrecentado los riesgos y el equipo ha quedado muy mal parado, sin olvidar el mal momento de otros futbolistas ya señalados y la necesidad de mejorar en la táctica fija.

Hidalgo Sport


2 comentarios: