viernes, 16 de febrero de 2018

DEPORTE= COMPETITIVIDAD.


ANTONIO ABASCAL.

El deporte es competitividad y mientras en algunos lugares se busca poner en marcha reglamentos que atentan contra este valor como en la Liga MX, los Juegos Olímpicos de Invierno nos han dejado varias estampas que hablan acerca de la importancia de competir en buena lid, en una primera semana de actividades en donde los atletas nos han regalado su máximo esfuerzo para conseguir la gloria olímpica. Pyeongchang 2018 ya tiene algunos nombres propios como Laura Dahlmeier, Ireen Wust, Aliona Shavchenko, Shaun White, Bruno Massot y Martin Fourcade, entre otros, aunque quedan 10 días para seguir ingresando figuras en el Olimpo invernal.

Diario AS
El deporte es competitividad en el sentido de retarse a sí mismo, de buscar marcas personales, de cumplir objetivos. El mexicano, Germán Madrazo dio un ejemplo de ello al finalizar la prueba de los 15 kilómetros del cross country; el queretano finalizó en el lugar 116 con un tiempo de 59 minutos, 35 segundos y 4 décimas, en la recta final pidió una bandera de México y al llegar a la meta fue reconocido por Sammir Azzimani de Marruecos, Pita Taufatofua de Tonga y Sebastián Uprimny de Colombia quienes también llegaron en los últimos lugares; incluso, el campeón olímpico de la prueba, el suizo Darío Cologna se acercó a felicitar a estos competidores que también obtuvieron un logro olímpico al completar el recorrido https://www.youtube.com/watch?v=a1hugBKHAUk.

Megalópolis
Germán Madrazo lleva un año en esta disciplina, tiene 42 años y para buscar el boleto a Pyeongchang participó en varias competencias en Europa, al empezar este 2018 todavía no había logrado la clasificación por lo que fue a Islandia en enero para buscar una última oportunidad; el abanderado mexicano cuenta que no tenía para pagar el boleto de regreso al país y fue mediante la cooperación de sus amigos como pudo regresar luego de obtener su calificación a los Juegos Olímpicos donde hoy escribió una bonita página porque en estos tiempos donde al parecer todo es ganar, nos recuerda que el deporte también se trata de superarse a sí mismo y el gesto del campeón olímpico, Cologna, sin duda es la encarnación de la frase que dio pie a la era moderna de los Juegos: “Lo importante no es ganar, sino competir”.
RASA Deportes
La historia de Madrazo habla de ciertos valores del deporte, pero en la máxima competitividad también hay ejemplos de ello. Shaun White ganó en Turín 2006 y Vancouver 2010 en el halfpipe del snowboard, pero el estadounidense se equivocó en Sochi y una caída evitó que peleara por las medallas; a los 31 años regresó para ofrecer dos recorridos espectaculares, el segundo de ellos con la presión del japonés Ayumu Hirano quien lo había superado y aspiraba a la presea dorada, sin embargo, la actuación de Hirano fue un acicate para que White entregara lo mejor de su reportorio para recuperar el oro olímpico y convertirse en el primer “rider” que gana tres medallas doradas en el snowboard https://www.youtube.com/watch?v=D44qrpL70Ac.
La Nación
Aliona Savchenko ya es una veterana de 34 años que vive sus quintos juegos olímpicos. Muy joven representó a su país natal, Ucrania, en Salt Lake City 2002 finalizando en la décima quinta posición en la modalidad de parejas donde tuvo como compañero a Stanislav Morozov. Emigró a Alemania y en 2003 empezó a competir para ese país al encontrar como pareja a Robin Szolkowy; los dos lograron dos medallas de bronce olímpicas en Vancouver 2010 https://www.youtube.com/watch?v=kpEBbyf_Uno y en Sochi 2014 https://www.youtube.com/watch?v=GLz6HuQgnXc donde estaban considerados como los favoritos; en campeonatos mundiales ganaron cinco títulos y al lograr el último Szolkowy anunció su retiro. Savchenko quiso seguir patinando y encontró un nuevo compañero en el joven Bruno Massot, un francés al que convenció de representar a los germanos.

Nick Verreos
En el programa corto, la nueva pareja se ubicó en cuarto lugar y parecía que otra vez Savchenko se quedaría corta en su búsqueda de la medalla de oro; sin embargo, el jueves en el programa largo los alemanes rozaron la perfección en una rutina que combinó calidad, espectacularidad y arte https://www.youtube.com/watch?v=N1iAnR8jkYs. Fue la primera vez que el público coreano se puso de pie para reconocer a los patinadores y los jueces premiaron el esfuerzo con una calificación que superó a la pareja china y a la canadiense que en ese orden completaron el podio. Aliona Savcheko nunca se dio por vencida y a los 34 años consiguió la medalla que tanto anhelaba, en una muestra de que en el deporte hay que luchar hasta el final.

www.beautyinsport.com
De tal forma, en cada escenario olímpico, el deporte nos ha recordado sus valores y la razón por la cual es tan importante para la sociedad. Holanda ha dominado el patinaje de velocidad, Alemania el biatlón y el luge, Estados Unidos el snowboard, mientras que el Cross Country ha estado más repartido en sus preseas, lo mismo que el esquí alpino donde Noruega, Austria, Estados Unidos (con Mikaela Schiffrin, que hoy se quedó a las puertas de otra presea al terminar cuarta en el slalom) y Suecia https://www.youtube.com/watch?v=6WI95h2Kx7I han conseguido medallas de oro; pero, al final de cuentas en cada una de las disciplinas ha quedado de manifiesto la máxima competitividad incluyendo a los atletas de países sin tradición invernal pero que se superan a sí mismos.

Telemundo Deportes
Pyeongchang 2018 era muy importante para el Comité Olímpico Internacional que sigue buscando fórmulas para convencer a los países de presentar sus candidaturas para ser sedes de los juegos; en el escenario deportivo, en lo concerniente a los atletas, hay que reconocer que ellos han puesto todo de su parte para ofrecernos madrugadas de mucha calidad, emocionantes y hasta bellas. El movimiento olímpico debe continuar no por los dirigentes, debe continuar por los deportistas, pero también por la sociedad. Debe continuar por su capacidad de motivarnos, debe continuar porque representa lo mejor de la humanidad externado en el deseo de superación.

Diario AS
En nuestro país necesitamos contar historias como las de los atletas invernales y dejar de ver al futbol como el único deporte capaz de emocionarnos. Mi recomendación es que se atreva a ver alguna de las disciplinas de Pyeongchang 2018, estoy seguro que no se arrepentirá y ahí se dará cuenta que el deporte necesita de la competitividad, que un deporte sin esa competitividad no tiene razón de ser; que un deporte sin la adrenalina de superarse a sí mismo y de vencer obstáculos es la verdadera razón por la cual nos apasionamos; un deporte sin esa competitividad sólo es un show.   

Mundo Deportivo

No hay comentarios:

Publicar un comentario