lunes, 12 de marzo de 2018

SOSPECHOSISMO EN LA LIGA MX.



ANTONIO ABASCAL.

La palabra “sospechosismo” no existe en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española; es una más de las contribuciones de los políticos mexicanos (en este caso Santiago Creel Miranda) al lenguaje coloquial; hecha la aclaración, es conveniente utilizarla para lo que vivimos en la jornada 11 del Clausura 2018; me queda muy claro, que el futbol mexicano es irregular, que cualquiera le puede ganar a cualquiera, que la trayectoria de Enrique Meza es inmaculada en el futbol nacional y que al equipo de la Franja le faltaban dos de sus elementos más importantes, pero la forma en la que perdió el Puebla frente a su hermano, el Atlas, hace que los mal pensados como yo, tengamos material para hablar de “sospechosismo”.
AGENCIA ENFOQUE
Precisamente la moraleja principal de este partido es que la multipropiedad no es buena. La multipropiedad afecta a la credibilidad del deporte, en este caso del futbol; porque incluso trayectorias inmaculadas como las de Enrique Meza y otros tantos no se merecen que un partido entre equipos del mismo dueño dé pie al “sospechosismo”. Pero es que ver convertido al Puebla en una versión en donde era incapaz de hilar toques (justo el gran argumento para derrotar al Monterrey la semana pasada), donde Christian Marrugo pasó de ser uno de los ejes del equipo a un jugador que fallaba todos los pases, de ver como el último lugar de la competencia, que no tenía un rumbo fijo, de repente dejó atrás las dudas e hizo ver mal a una escuadra que sí tenía clara su idea de juego, es por lo menos llamativa https://www.youtube.com/watch?v=PpJS68qBoaE.

AGENCIA ENFOQUE
Algunos, como mi buen amigo Polo Aguilar, salieron de inmediato a defender la trayectoria de Enrique Meza (un hombre que ha hecho un gran trabajo con los Camoteros), pero el problema es lo que genera la multipropiedad: El deporte depende, en gran medida, de su credibilidad y este fenómeno preponderantemente mexicano golpea a ese valor, además de que lástima a las aficiones. Puebla ha vivido dos claros ejemplos de multipropiedad recientemente, pudo ser un mal partido contra el Atlas y hasta el momento no hay pruebas para asegurar lo contrario, pero la duda está latente; en el beisbol, el dueño de Acereros de Monclova y Pericos de Puebla lleva dos años desarmando a los emplumados para reforzar a la novena norteña, hace un año el tiro le salió por la culata porque con todo y el trabuco que armó en Monclova, los Acereros fueron incapaces de asomarse a la “Serie del Rey”, algo que sí consiguió el equipo verde, y por eso, algunos ídolos de la afición como César Tapia y Alberto Carreón dejaron la Angelópolis para reforzar al hermano mayor de cara a las temporadas que tendremos en 2018.

AGENCIA ENFOQUE
Otros dirán que tras la victoria ante Monterrey, el Puebla tenía cierto colchón y se relajó… vaya que se confió ante el Atlas: Es más, sin jugar la Franja ya estaba salvada en este ciclo ya que Veracruz había perdido unos minutos antes de que los poblanos saltaran a la cancha y con ello, la escuadra jarocha ya no podría alcanzarlos en el cociente ya que son 21 puntos de diferencia faltando 18 por disputarse; en la tabla general, la derrota frente a los Rojinegros significó caer sólo un lugar en la tabla general (del quinto al sexto) y mantenerse en línea de calificación faltando seis partidos por jugar: Santos, Pachuca y América como local; Querétaro, Pumas y Lobos BUAP fuera de casa.

AGENCIA ENFOQUE
Lo que nadie ha dicho es que de haber ganado, la escuadra camotera se ponía a dos puntos del propio Atlas en la tabla de cocientes del ciclo 2018-2019, hubiera significado ponerse a uno de Pumas y sacar ya cuatro de ventaja al Querétaro; en contraparte, el Atlas ya le saca 8 unidades en esa tabla, Pumas tiene cuatro de colchón y la Franja  sólo tiene un punto sobre los Gallos Blancos, sin contar a Lobos BUAP por su cociente volátil.

AGENCIA ENFOQUE
Dudas, muchas dudas y aficiones pisoteadas ha sido el resultado de la multipropiedad; pero en México dependemos de ella y no porque así sean las cosas hay que aceptarlo. La multipropiedad es un cáncer que afecta al deporte mexicano, pero desde las alturas se potencia por los intereses directivos que han establecido la excusa perfecta: No hay más empresarios interesados en invertir o no hay garantías de recibir a pequeños empresarios porque no tienen la solvencia que se necesita en el futbol y el Puebla es un ejemplo de ello; durante años fue mal manejado, hasta que llegó una gran empresa a poner orden, cuando si bien es cierto la incapacidad directiva de empresarios poblanos habría que poner en  la mesa si estamos hablando de falta de solvencia como principal razón o de una verdadera incapacidad; porque desde la época de Francisco Bernat, el gasto poblano fue muy alto sin encontrar resultados, o en la época de Henaine se trajo a Luis García y DaMarcus Beasley sin resultados, o los López Chargoy llegaron a tener dos equipos amparados por Decio de María y el sistema, lo que habla de que dinero sí había, el problema es que ninguno de estos hombres de pantalón largo tuvo la visión para hacer del Puebla un equipo competitivo a mediano y largo plazo. La injerencia del Grupo del Ajusco está ahí, más allá de que ahora a las reuniones de dueños asista el empresario Manuel Jiménez para votar y tapar la multipropiedad.

Oronoticias
Ahora se discute la posibilidad de expandir la liga a 20 equipos, pero un grupo empresarial ha tenido que salvar a Atlas y Puebla por lo menos. Dígame si no es una incongruencia querer ampliar el número de equipos cuando, por otro lado, se justifica la multipropiedad por la dificultad de inversión y por la falta de solvencia de varios empresarios. Si no hay tantos hombres de dinero capaces de afrontar con garantías el excesivo costo del futbol; ¿por qué se abre las puertas a más equipos?

MedioTiempo
Los mal pensados también pueden ir a la tabla de cociente para hablar del conveniente resultado del Atlas ante el Puebla. Los Rojinegros no ganaban desde la fecha 5 cuando ya con Rubén Omar Romano como timonel vencieron 2-1 al Cruz Azul, llevaban tres derrotas consecutivas y estaban a ocho puntos del Veracruz, justo a una semana de enfrentar a los escualos (también en caída libre) en el puerto. El Puebla sumaba cuatro partidos sin perder con victorias ante Toluca y Monterrey y empates frente a Cruz Azul y Necaxa; con la victoria de 1-0 sobre la Franja, el Atlas vio crecer su colchón a 11 puntos con respecto al Veracruz y podrá encarar con mayor tranquilidad ese duelo, porque además sólo faltan 18 unidades por disputarse.

Univision.com

No lo aseguro porque no hay pruebas; por ello, ojalá se haya tratado de la importancia sobresaliente de Chumacero y Angulo en el once titular y que al haberse ausentado dejaron a sus compañeros sin la idea de juego del equipo; ojalá se haya tratado de la irregularidad característica del futbol mexicano y ese cualquiera le puede ganar a cualquiera que tanto gusta al grupo en el poder; ojalá se haya tratado del peor partido del torneo para la Franja; pero insisto que las dudas carcomen desde el fin de semana y ese es un efecto de la multipropiedad; ojalá los mal pensados estemos equivocados y los que creen firmemente en la Liga MX tengan razón; ojalá el “sospechosismo” de un servidor esté infundado; ojalá nuestra liga sea un ejemplo de transparencia a pesar de la "necesaria" multipropiedad; pero sobre todo, ojalá que los mal pensados no tengamos razón por los jugadores y los técnicos, sin olvidar a los aficionados.
AGENCIA ENFOQUE


2 comentarios: