lunes, 9 de abril de 2018

ACTOS DE FE



ANTONIO ABASCAL.

Explicar el derrumbe del Puebla de la Franja, cuatro derrotas consecutivas que lo han llevado a no depender de sí mismo en la lucha por la calificación, puede tener varias hipótesis que van desde un plantel mejorado pero todavía limitado en calidad, hasta la varias veces repetida “se alcanzó la salvación y el equipo se tiró a la hamaca”; pero lo cierto es que con actuaciones como la del viernes pasado la reconquista de la afición será todavía más difícil. Los Camoteros recibieron dos goles en cuatro minutos en el segundo tiempo, con el agravante de que el tercero cayó al reanudarse el partido cuando se suponía la escuadra local iba a salir más concentrada y encendida buscando la igualada a dos.
AGENCIA: ENFOQUE
Las estadísticas podrán decir que el Puebla tuvo más disparos a gol, Enrique Meza argumentaba que su equipo tuvo mucha llegada; pero la realidad indica que el Pachuca ganó 6-2 y ahora son los Tuzos los que dependen de sí mismos para alcanzar la calificación https://www.youtube.com/watch?v=tHbsek3IYFw. Desde el arranque el “Ojitos” realizó cambios en el once como la salida de Christian Marrugo, justo después de su mejor partido en el torneo contra Querétaro, siendo Francisco Torres quien ocupó su lugar; Diego Cruz jugó por Venegas, Acuña y Tabó también tuvieron minutos iniciales y Omar Fernández ni siquiera vio acción.

AGENCIA: ENFOQUE
Una de las hipótesis es que el Puebla llegó a un tope en el partido contra Monterrey que no pudo alargar en el extraño partido contra el Atlas y luego no ha podido retomar. Me explico, si vemos la alineación poblana nos daremos cuenta que hay jugadores como Hugo Rodríguez (llegó a ser material de selección nacional), José Daniel Guerrero (útil en equipos como Atlante y América) y Francisco Acuña (poseedor de una gran habilidad, pero que casi nunca decide bien, se equivoca en el pase o en la definición de las jugadas), además de un Jorge Enríquez (campeón olímpico en Londres 2012), Erick Pimentel (promesa de las fuerzas básicas del América), Luis Gerardo Venegas (alguna vez material de selección nacional) y Carlos Gutiérrez (un buen torneo en el Puebla bajo las órdenes de Pablo Marini ha sido lo más importante de un hombre con una buena zurda), sin olvidar a un ilustre como Moisés Muñoz que ya vio pasar sus mejores tiempos; es decir jugadores que nunca dieron el estirón esperado o que llegaron muy tarde al equipo de la Franja.

AGENCIA: ENFOQUE
La plantilla del Puebla está mejorada con respecto a los últimos torneos; extranjeros como Alejandro Chumacero y Anderson Santamaría (ausente en el duelo frente a Pachuca) han ayudado a levantar el nivel, con un Lucas Cavallini que ha cumplido, un Christian Marrugo que pesó más el torneo pasado, mientras que Omar Fernández ha sido intermitente y Christian Tabó ha sido el mismo del Atlas, algún destello y nada más, mientras que Matheus Ribeiro ha pasado inadvertido. Ese es el Puebla, una plantilla para salvarse y poco más; el problema es que ante el buen inicio todos echamos las campanas al vuelo y ahora habrá que pedirle al equipo que rescate una buena cantidad de puntos de los restantes 9 para mejorar el cociente del próximo ciclo porque ante la buena racha jarocha, ahora el Veracruz ya se colocó a cuatro puntos de los camoteros en la tabla de cocientes 2018-2019.

AGENCIA: ENFOQUE
Es cierto, la actual directiva ha dado orden administrativo al equipo, ha mejorado la plantilla del primer equipo y hasta ha estructurado las fuerzas básicas, pero tiene asignaturas pendientes: Darle un toque de distinción a la misma plantilla (no sólo con jugadores cumplidores sino que pesen en los momentos complicados) y recuperar a la tan lastimada afición camotera: 13 mil, 646 aficionados se dieron cita el viernes para el partido ante Pachuca en lo que fue la peor entrada de la jornada y la mayoría de esos aficionados (incluyendo algunos niños) salieron con ganas de no regresar al inmueble de la Colonia Maravillas; esa es la realidad del equipo de la Franja; una escuadra que a la hora buena no pudo dar el estirón justo como ha sido la historia futbolística de varios de sus integrantes.
AGENCIA: ENFOQUE
Del otro lado de la ciudad, las cosas están peor porque Lobos BUAP ya cayó al último lugar en la tabla de cocientes; el experimento, muy mal manejado, de quitar a Rafael Puente del Río y apostar por el auxiliar Daniel Alcántar García demostró a las primeras de cambio lo fallido de la idea. En 30 partidos en la Liga MX, la escuadra universitaria siempre tuvo una imagen, podía ganar, perder o hasta ser goleado pero era un equipo atractivo; el sábado en la Ciudad de México ante un equipo que también es una caricatura como Cruz Azul, no supo ser una escuadra defensiva y no podía ser la misma al frente; por primera vez fue un equipo timorato que desaprovechó la oportunidad de enfrentar a un equipo que ya ni con el nombre asusta https://www.youtube.com/watch?v=rnU6Scys-cw.
AGENCIA: ENFOQUE
Algunos buscan pretextos en las decisiones rigoristas del árbitro (me parece que su único error fue la expulsión de Javier Salas de Cruz Azul), otros echan  la culpa de la derrota a Francisco Javier Rodríguez (la palabra profesional le queda muy grande a un hombre que también ha desaprovechado la última oportunidad que le estaba dando el futbol de la liga mx), pero la realidad es que esos son los factores que se suman a una serie de situaciones en las que nadie se salva; una planeación fallida al no reforzar la defensa y la portería que es responsabilidad de la directiva y de Rafael Puente del Río, el dar demasiadas oportunidades a ciertos jugadores que demostraron que rompían con el estilo de juego del equipo, la tibieza directiva al no defender un proyecto hasta sus últimas consecuencias o cortarlo de tajo varias jornadas antes, además de tener listo el plan “B” y no quemar a un auxiliar con ansias de gloria como Daniel Alcántar que ha quedado retratado al quedarse al mando de la escuadra, y los jugadores que con sus errores puntuales fueron generando los malos resultados, sin olvidar las actitudes poco profesionales de varios de ellos.

AGENCIA: ENFOQUE
Nadie más que Lobos BUAP ha cavado su propia tumba; de ser un equipo refrescante pasó a ser uno plagado de errores en todas las facetas que inciden en la cancha; en este futbol mexicano donde el entorno y, por lo visto, hasta algunos jugadores prefieren las bonitas palabras o las actitudes “valientes” a la preparación del estratega, tal vez la declaración de Alcántar García sea la clave para buscar la salvación in extremis (los universitarios mínimo van por 6 puntos de los 9 en disputa). “Con lo que vi estoy convencido de que nos vamos a salvar, tengo unos gladiadores, los jugadores creen en mí y yo en ellos”. Así, Lobos BUAP ya vive de los actos de fe de un técnico sin experiencia cuyo máximo logro haya sido expresar sus diferencias tácticas con el anterior entrenador.

La Afición - Milenio



2 comentarios:

  1. Me gusto eso de que lobos a cavado su propia tumba !!...Los equipos poblanos un desastre...Excelente blog..

    ResponderEliminar