lunes, 30 de abril de 2018

TIC, TAC, TIC, TAC.



ANTONIO ABASCAL.

Un equipo gana la final de la llamada “Liga de Ascenso” https://www.youtube.com/watch?v=epw_Fn4ICQU y horas más tarde es recibido de forma apoteósica en la ciudad que representa; en teoría se ha ganado el derecho de jugar una nueva final, llamada de “Ascenso” ante los Alebrijes de Oaxaca, pero todavía en la cancha donde se ha entregado el trofeo de campeón, el Presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla declara que no habrá recertificación para Tapachula o Oaxaca, que las reglas estaban claras y que estos clubes pelearan por un premio de 120 millones de pesos pero que no pueden ascender; el objetivo es que con esta cantidad de dinero mejoren su infraestructura para ofrecer una “experiencia” a sus aficionados cuando vayan a sus respectivos estadios https://www.facebook.com/tvcdeportes/videos/10157510749749968/.

Deporte Digital MX
Un día antes, en la ciudad de Puebla, el club Lobos BUAP terminó con su participación en el Clausura 2018 de la Liga MX con una nueva derrota, ahora por 1-0 ante el visitante Puebla https://www.youtube.com/watch?v=m1agX3WID6E. Los universitarios apenas acumularon 9 puntos, producto de 2 triunfos (Atlas y Veracruz), 3 empates (Pumas, Tigres y León) y 12 derrotas, con 18 goles a favor y 33 en contra para una diferencia de goles de menos 15, además cerraron con una racha de cinco derrotas en fila y en los últimos cuatro encuentros no marcaron gol. En el año completo, 2017-2018, sumaron 32 puntos en 34 partidos para un cociente de 0.9412; sus 32 puntos lo dejaron empatado con el Veracruz como los peores de la tabla general en un torneo largo, con la friolera de 64 goles en contra. Una radiografía que demuestra los amplios merecimientos para descender; sin embargo, en el futbol mexicano, Lobos BUAP todavía sueña con quedarse en el máximo circuito, previo pago de la módica cantidad de 120 millones de pesos en un plazo que vencerá el próximo 11 de mayo.
AGENCIA: ENFOQUE
Ignoro si Lobos BUAP conseguirá esa cifra, pero desde ahora ya se habla de los grupos de inversionistas interesados en sumarse al proyecto universitario. La realidad es que hoy la escuadra de San Manuel está a punto de ser beneficiada por el sistema que criticó y hasta retó al no firmar con la televisora de Chapultepec 18, al tiempo que trató de justificar los malos resultados con una supuesta persecución arbitral por tratarse de un equipo incómodo, de hecho, esa persecución arbitral habría iniciado desde las finales de la liga de ascenso. En otro lugar, los universitarios ya habrían descendido, pero en un futbol que premia la mediocridad (tres equipos con menos del 50% de puntos obtenidos en el torneo optan al campeonato), es preferible que una escuadra pague para quedarse que permitir que plazas poco “nice” jueguen en la “espectacular” Liga MX. Incluso, don Enrique Bonilla en la entrevista que concedió a TVC Deportes en la cancha del Estadio Jalisco fue mucho más lejos al afirmar que si Lobos BUAP no paga los 120 millones de pesos, el ciclo 2018-2019 (que inicia una semana después de la final del Mundial) se llevaría a cabo con 17 clubes.

AGENCIA: ENFOQUE
Una liga con 17 clubes, una liga de ascenso en la que la mayoría no puede ascender, una liga en la que el descendido puede quedarse, una liga mercantilista, una liga de mentira.

El Informador
Y aquí no se trata de sólo ver el beneficio de un equipo poblano. Lo que pasa en el futbol mexicano es muy criticable, porque es una simulación, es un engaño para el público. ¿Cómo se sentirán las aficiones de Tapachula (esa que fue a recibir a su equipo) o de Oaxaca, porque también con ellas han jugado hablando de una posible recertificación? Estos dos equipos se han ganado en la cancha su derecho a disputar una verdadera final de ascenso, mientras que Lobos BUAP hizo todo lo posible por descender y lo consiguió con una semana de antelación.

AGENCIA: ENFOQUE
Ahora, Lobos BUAP está en la situación que hace pocos años vivió el Puebla de la Franja. Los argumentos son muy parecidos: Grupos de inversionistas interesados en llegar al futbol, directivas poblanas que ponen como condición que el equipo se quede en la Angelópolis, la certeza de que estos inversionistas le darían estabilidad a la escuadra; en el caso del Puebla, esos socios nunca llegaron y la Federación de forma escondida tuvo que intervenir para sacar a la familia López Chargoy; hoy, algunos aficionados se ilusionan con quedarse, de forma injusta, en la Liga MX pero el reloj ha empezado su marcha (tic tac, tic tac) y veremos si se logra un arreglo con alguno de esos grupos inversionistas para aprovechar la oportunidad que está dando ese sistema que hasta hace unas semanas era malo con los universitarios y ahora les pone en bandeja de plata mantenerse en Primera División, aunque si se logra esta opción, los nuevos accionistas tendrían que pedir el derecho de manejar deportivamente al equipo para evitar un batacazo como el que vivieron los Lobos en  el Clausura 2018.
AGENCIA: ENFOQUE
En el caso del Puebla, tres puntos fueron la diferencia de acceder o no a la liguilla. Esos tres puntos que se dejaron ir ante el hermano Atlas y que desencadenaron una mala racha de cinco derrotas consecutivas. Ahora, la directiva del Ajusco deberá mostrar que su proyecto es real en la Angelópolis; al principio de año en este blog se habló de que el equipo de la Franja tenía que hacer un torneo de más de 20 puntos para conseguir la salvación, lo que al final se logró; el equipo estaba formado para eso y en la mala racha demostró que no tenía los tamaños futbolísticos para más; con esta experiencia, con una base de extranjeros buena con Nicolás Vikonis, Anderson Santamaría, Alejandro Chumacero y Lucas Cavallini y con la opción de analizar los chispazos de Omar Fernández o la primera buena campaña de Christian Marrugo, aunque se cayó en el Clausura 2018; le hace falta mejorar su base nacional donde tiene muchos jugadores que se quedaron en promesas y no han podido dar el estirón; el camino está claro para los hombres de pantalón largo, mantener la base del equipo con los jugadores extranjeros que sí rindieron y reforzarlo con jugadores mexicanos de calidad contrastada dejando atrás a las eternas promesas.

AGENCIA: ENFOQUE
Lo que también es cierto es que la afición del Puebla no está para promesas. Los esfuerzos del área de mercadotecnia no se reflejaron en mejores entradas en el Estadio Cuauhtémoc y ante la certeza de que el equipo se mantendrá jugando los viernes por la noche, será necesario que la directiva reconquiste a la afición con la llegada de jugadores de calidad que se sumen a los ya existentes en la organización.

AGENCIA: ENFOQUE
Los dos equipos poblanos escuchan al reloj (tic tac, tic tac, tic tac…) uno para demostrar que su directiva viene en serio, el otro para salvarse en la mesa de la mano del sistema del que tanto se quejó.
AGENCIA: ENFOQUE


No hay comentarios:

Publicar un comentario