lunes, 6 de agosto de 2018

IMAGEN DE MEDIOCRIDAD.



ANTONIO ABASCAL.

Hace 15 días en la Ciudad de México, el Puebla cayó 3-0 ante Cruz Azul y muchos (desde el técnico, los jugadores y los aficionados) se quejaron de la actuación del silbante Roberto Ríos Jácome, cuando el árbitro central de ese duelo ya se había equivocado desde el primer tiempo y a favor de los Camoteros; pocos vieron que el equipo de la Franja fue timorato, que salió a no perder, que dependió de la suerte y de Vikonis, pero “vox populi, vox dei” y prevaleció la idea de Ríos Jácome como causa de la derrota; sin embargo, ayer, el Puebla ofreció la misma imagen y cayó 2-0 ante un Santos Laguna que no pisó el acelerador a fondo.

AGENCIA: ENFOQUE
Ya desde los primeros minutos los locales se habían asomado al área de Vikonis y después hubo un fragmento donde el Puebla tomó la pelota, pero sin profundidad con un Brayan Angulo muy tímido a la hora de ofender, con varios cambios de juego equivocados por parte de Francisco “Gringo” Torres, con un Francisco Acuña que vive de algunas jugadas que ha hecho y que los comentaristas televisivos le han comprado pero que en realidad se sigue equivocando en el penúltimo pase y con un Christian Tabó que no aporta; así, se esfumó el “buen” lapso poblano para dar paso a los últimos minutos que fueron de dominio lagunero incluyendo el gol de Julio Furch https://www.youtube.com/watch?v=MieyZtzNGpw.

AGENCIA: ENFOQUE
Esa jugada revela los problemas defensivos de la Franja: Centro pasado que remata el delantero sin oposición del central (Erick Pimentel), al que Vikonis responde bien pero al ceder el rechace, el argentino no desaprovecha para fusilar al guardameta uruguayo ante la mirada privilegiada del mismo Pimentel y de Angulo que se quedaron viendo la acción; en el primer partido, los centrales fueron Pimentel y Hugo Rodríguez que perdieron todos los duelos aéreos ante Cruz Azul; en el segundo juego contra Toluca, repitió Pimentel pero su compañero fue Arreola y ahora contra Santos ya jugó Anderson Santamaría quien tuvo que salvar una jugada en la línea en otro error de Pimentel, lo que habla de que Enrique Meza no encuentra la manera de tener una defensa más competitiva.

AGENCIA: ENFOQUE
Luego, ya con el 2-0 en contra obra de Carlos Emilio Orrantia, Enrique Meza decidió probar una línea de tres centrales porque ingresó Hugo Rodríguez y salió Francisco Acuña; ahí, ya con los locales satisfechos, el Puebla tuvo una ligera mejoría porque Angulo se mostró al ataque, pero tampoco es parámetro para indicar si jugar con línea de tres puede ayudar a la Franja, porque la realidad es que ayer, la escuadra poblana volvió a ser timorata, sin idea ofensiva, sin posibilidad de encontrar a Lucas Cavallini quien necesita parque para poder brillar y el equipo en estas tres primeras jornadas ha sido incapaz de producir juego ofensivo con Alejandro Chumacero muy lejos del nivel que le conocimos la campaña pasada, con la habilidad innecesaria de Acuña, con Tabó sumando minutos pero nada más y con Guerrero y Torres superados.

AGENCIA: ENFOQUE
Pero lo más preocupante es que en la banca parece no haber soluciones: Espericueta (que debería estar como un avión ante la oportunidad de destacar lejos del “malvado” Ferreti que le cierra la oportunidad a los jugadores jóvenes mexicanos), cuenta sólo para la Copa, Christian Palacios todavía vive su período de adaptación y ayer ni siquiera le dieron los últimos minutos para seguir con ese proceso e Ignacio Pallas está peor porque no ha jugado en la Copa y en la liga no ha sido convocado; da la impresión de que el Puebla extraña las soluciones que daba Christian Marrugo quien era irregular, pero con él en el campo había más entendimiento y creación de juego ofensivo.

AGENCIA: ENFOQUE
El Puebla no ha jugado bien en este Apertura 2018 y hasta parece cómodo con su ventaja de 12 puntos con respecto al Veracruz en la tabla de cocientes, como si el hecho de no existir el descenso real lo hubiera sentado en la hamaca; hoy, hay dos versiones en la organización camotera: La directiva que cree haber armado un buen equipo, cumpliendo con renovaciones largas para los jugadores clave del plantel, y la del equipo en la cancha que luce sin alma, como si no tuviera incentivos, como una escuadra a la que no le importa el resultado que pueda obtener en calidad de visitante; en pocas palabras, el Puebla comunica mediocridad y conformismo y eso no se puede permitir en una escuadra que dice aspirar a recuperar a su afición y a terminar con los 25 años de vacas flacas; en ese sentido, me parece que Enrique Meza tampoco está ayudando con sus discursos en las ruedas de prensa posteriores a los partidos como visitante: Primero acusando al árbitro y exhibiendo poca autocrítica; ayer, al comentar que no hace dramas en la derrota, cuando el problema no es la derrota en sí, sino la imagen y esa ya es preocupante.

AGENCIA: ENFOQUE
Del otro lado de la ciudad, la situación tampoco es boyante y no podemos escondernos en las excusas de siempre: “Se hizo un buen partido”, “merecimos un mejor resultado”, “el punto no era malo, porque era de visitante”, Lobos BUAP perdió un partido en el que tuvo más de 51 minutos de ventaja numérica en la cancha por la expulsión de Luis Gallegos del Necaxa; la jugada del gol es increíble que se la hagan a un equipo que está peleando por no descender porque en lugar de evitar el cobro rápido, los jugadores universitarios se pusieron a reclamar y dejaron sólo a Dieter Villalpando; sin embargo, esa jugada, muy grave, es la última del partido y antes los universitarios poblanos se habían dedicado a perdonar a los Rayos https://www.youtube.com/watch?v=rJ254rNuW9U.

Lobos BUAP
La falla de Diego Jiménez sólo en el área no es de un jugador de Primera División o la duda de Abraham González ante el arquero necaxista son oportunidades que no se pueden desperdiciar; a Lobos BUAP le falta calidad en su plantilla y pese a la situación  del Veracruz, esa falta de calidad sentenciará a los poblanos a sufrir mucho durante el campeonato y por ello se hace más grave que no hayan aprovechado las circunstancias del partido en Aguascalientes porque será difícil que se vuelvan a presentar así.
Lobos BUAP
Pese a estar en período de construcción, que todavía la semana pasada llegaron dos refuerzos más, pese a que se ve trabajo del técnico y hay jugadores que están aportando como el propio Abraham González, Bryan Rabello, Michaell Chrinos y hasta jóvenes como Luis Olascoaga y Aldo Cruz, Lobos BUAP no puede caer en la autocomplacencia; el sábado debió ganar el partido y lejos de hacerlo, ni siquiera pudo empatar, lo que es sinónimo de mediocridad, porque perdió no por querer ganar, perdió por una distracción defensiva de los hombres de mayor experiencia.

Lobos BUAP
Algunos comentaristas han mostrado su preocupación por las bajas entradas que se registraron en Ciudad Universitaria y el Estadio Cuauhtémoc, pero con la imagen que han dado los equipos poblanos en calidad de visitante, con la mediocridad que han comunicado, ¿cómo van a dar ganas de ir a un estadio?
AGENCIA: ENFOQUE


No hay comentarios:

Publicar un comentario