lunes, 8 de octubre de 2018

CLAROSCUROS DEL DERBI POBLANO.



ANTONIO ABASCAL.

Lobos BUAP sacó un mejor resultado en sus aspiraciones del Apertura 2018 al salir vivo de la fiesta de Aniversario del Estadio Cuauhtémoc, en un domingo 7 de octubre que demostró las carencias de los equipos poblanos y más allá de los goles (4), el partido fue la enésima respuesta de que ambas escuadras no dan para más: El Puebla para caminar en media tabla, incapaz de dar el do de pecho cuando la ocasión se presenta y unos Lobos que han mejorado porque han encontrado un hombre gol, pero que en realidad, es un equipo mal armado y que con garantizar la permanencia habrá cumplido https://www.youtube.com/watch?v=5jJOUM1mVxQ.

Lobos BUAP
Otra vez, el equipo camotero fue incapaz de ganar un partido clave, un duelo que le hubiera dado tres puntos y valido para colocarse en octavo lugar general con 5 partidos por disputarse, otra vez, el Puebla fue un equipo que necesitó de un gol en contra para reaccionar, otra vez su sistema defensivo dio muchas facilidades y cuando en un arranque meteórico del segundo tiempo se había puesto en ventaja, otra vez, la versión más conservadora del equipo salió a flote al echarse para atrás y permitir que Lobos tuviera la pelota, pero esta versión poblana carece de seguridad defensiva y así Chirinos le ganó la espalda a Loroña y decretó un justo empate entre dos equipos medio pelo.

Lobos BUAP
Enrique Meza explicó en rueda de prensa que tras el segundo gol a favor, su equipo pasó por diversos lapsos donde primero quiso meter el tercer tanto y eso ocasionó falta de claridad, luego tras el empate, sintió miedo y el veterano estratega reconoció que no se tuvo el volumen de juego suficiente para cuidar la ventaja; sin embargo, hay que señalar que con su último cambio el mensaje del “Ojitos” fue cuidar el resultado: Mandó el ingreso de Pallas por el de Omar Fernández al minuto 73, en lo que fue toda una declaración de intenciones para resguardarse y cuidar el 2-1 a favor.

MedioTiempo
La acción de Meza es muy criticable ya que el técnico decidió confiar en un aparato defensivo que no ha respondido en el campeonato y que ha tenido constantes cambios, ahora otra vez con la línea de cuatro (aunque Luis Robles retrasaba su posición), con Arreola y Zamora como titulares, y luego con el ingreso de Pallas para cerrar el partido; Meza dice que el volumen de juego ha sido muy corto para mantener ventajas, en una alusión al trabajo de mediocampo, otra zona en la que han sido constantes los cambios y nadie parece llenar el ojo del estratega. Así se ha pasado de una contención con José Torres y Daniel Guerrero, a la presencia de Pablo González, a la de Luis Robles y a la aparición “estelar” de Félix Micolta y ninguno se ha podido consolidar; Robles y Micolta estaban borrados y de buenas a primeras (ante la baja de Alejandro Chumacero) se han vuelto titulares.

Lobos BUAP
De tal forma hay que señalar que esta versión poblana demasiado conservadora ha dejado ir varias ventajas y puede haber responsabilidad del cuerpo técnico, pero cuando uno checa la falta de estabilidad en las alineaciones sobre todo por la baja de juego de Anderson Santamaría y la irregularidad de futbolistas como “Gringo” Torres, Luis Robles, Pablo González, Jorge Jonathan Espericueta, Christian Tabó, Francisco Acuña, Brayan Angulo y los problemas físicos de Alejandro Chumacero y Daniel Guerrero, uno llega a la conclusión de que la directiva se quedó corta en la planeación y en las contrataciones que necesitaba este equipo para aspirar a la liguilla. Este Puebla está en el lugar que le corresponde: En la mediocridad de la media tabla, ya que tiene la calidad suficiente para no estar en el fondo, pero tampoco tiene jugadores que puedan dar el salto de calidad a la hora buena y, eso en un futbol como el mexicano que da tantas facilidades para llegar a la verdadera lucha por el título debe ser señalada como una gran falla de este Puebla, desde su cuerpo técnico hasta el área de la directiva encargada de la parcela deportiva.

Enfoque Noticias
Porque de nada sirve que el equipo de mercadotecnia haya producido un estupendo video sobre el Estadio Cuauhtémoc y el significado que tiene para los poblanos, que ahora sí haya generado una serie de actividades paralelas para estar a la altura del aniversario 50 del inmueble de la Colonia Maravillas, que haya buscado conectar con los aficionados, si el equipo es incapaz de hacerlo en la cancha, si es incapaz de aprovechar el envión anímico de regresar en el marcador, si el equipo transmite frialdad a partir de esa irregularidad de la que hablábamos en anteriores líneas. El área de mercadotecnia ha cumplido (aunque en sus días de medios con “glorias” del Puebla se siga quedando corta porque para este aniversario bien pudo invitar a jugadores que inauguraron el Estadio y luego ascendieron y no se diga de los Moi Camacho, Borbolla, Rico, Moreno, Álvarez, Orozco y hasta Muricy, recordando que ya trajo de España a Carlos Muñoz, por mencionar a algunos).

Parabólica.mx
Los aficionados ya no quieren promesas, quieren resultados y un equipo que transmita; esta versión del Puebla no da resultados importantes, se ha convertido en una especie de ya mérito porque cada vez que se puede meter de lleno a la pelea por la calificación entre las decisiones técnicas y la falta de capacidad de sus jugadores termina por decepcionar, pero además es frío, por eso aunque la actual directiva ha trabajado mejor en algunos rubros como el administrativo donde ha puesto orden en un lugar que era un caos y en  la mercadotecnia (a pesar de que la marca con la que ha trabajado esta temporada ha dejado que desear con sus retrasos incluso para los aficionados), pero el equipo en la cancha ha fallado y esa frialdad sigue alejando al público, porque ayer era una buena oportunidad para reconquistar: Ganar viniendo de atrás, metiéndose en puestos de liguilla y vencer al rival citadino para establecer una hegemonía, pero nada de esto sucedió y Lobos terminó sacando un  punto muy bueno para sus intereses, a tal grado, que el 2-2 es una especie de victoria universitaria.

Milenio
El derbi poblano tuvo goles, aunque su primer tiempo fue muy malo, se supo aprovechar la fecha del aniversario Cuauhtémoc que no pasó desapercibida (como han pasado tantas otras fechas ante la dejadez de las anteriores directivas), pero también tuvo aspectos negativos: La violencia causada por unos pseudo aficionados antes del partido, en otra demostración que este problema en los Estadios no es de los equipos norteños y que las medidas que se tomaron tras el clásico regio (aunque tibias), se deberían hacer extensivas a toda la República; además, en el caso poblano la situación todavía es más grave porque no existe rivalidad verdadera entre los equipos, así que esto se trató de una mala copia, que afortunadamente, tampoco tuvo un desenlace de heridos graves.

El Universal
Y ya para finalizar cabe destacar que no se puede hablar de un uniforme conmemorativo para una fecha importante, cuando le quitas al equipo de casa y el que ha jugado este medio siglo en el Estadio Cuauhtémoc lo único que lo ha acompañado siempre: La Franja; el escudo ha cambiado varias veces, los colores de la franja también, pero en 74 años de historia siempre había jugado con ella, ayer, vistió de negro “muy elegante”, pero francamente esa indumentaria bien pudo utilizarse para los entrenamientos y no había gran diferencia; las tradiciones de los equipos se tienen que cuidar, porque además tampoco hubo un distintivo del Estadio en el uniforme que justificara la ausencia de la querida franja, para los poblanos.

Record


No hay comentarios:

Publicar un comentario