viernes, 16 de noviembre de 2018

EL FEUDALISMO Y EL DEPORTE MEXICANO.



ANTONIO ABASCAL.

El historiador belga, FranÇois Louis Ganshof, definió al feudalismo de la siguiente manera: Un conjunto de instituciones que crean y rigen obligaciones de obediencia y servicio –principalmente militar– por parte de un hombre libre, llamado «vasallo», hacia un hombre libre llamado «señor», y obligaciones de protección y sostenimiento por parte del “señor” respecto del «vasallo», dándose el caso de que la obligación de sostenimiento tuviera la mayoría de las veces como efecto la concesión, por parte del señor al vasallo, de un bien llamado «feudo». De esta definición interesa la parte de “protección y sostenimiento por parte del señor”, porque así se ha regido el deporte mexicano y a continuación voy a explicar las razones de esta aseveración.

Web Historiae
El ridículo de esta semana en el que la NFL, tras consultar con la Asociación de Jugadores, decidió quitar a la Ciudad de México y al Estadio Azteca el partido de lunes por la noche entre las poderosas escuadras de los Carneros de Los Ángeles y los Jefes de Kansas City, sacó a flote la manera en la que se ha manejado no sólo el futbol, sino el beisbol, el baloncesto y también la mayoría de las federaciones deportivas en nuestro país.

El Informador
El señor feudal controlaba todo lo que sucedía en su territorio, pues bien, el futbol mexicano se ha manejado como tal desde hace 48 años. Hay un ente atrás del “poder” que encarna el Presidente de la Federación Mexicana de Futbol, así ha decidido desde cambios de franquicia, ha controlado más de 100 cartas de jugadores cuando llegó a tener a tres equipos reconocidos de su propiedad, fue capaz de traer dos Copas del Mundo que se saldaron con éxito organizativo https://www.youtube.com/watch?v=z2PJnLgOPyo&t=27s, y cuando hubo un pequeño lapso en el que perdió ese poder, contratacó con gran fuerza para recuperarlo, persiguió a quién se atrevió a llegar con ideas refrescantes y hasta la fecha domina con mano de hierro, administrando los millones de dólares que llegan a las arcas federativas y repartiendo las migajas entre los pequeños señores feudales (dueños de clubes). En este mundo no hay lugar para las voces discordantes, no hay lugar para la crítica porque si llega a aparecer alguna de inmediato el sistema trabaja para ponerle la mordaza; es una “familia”, la del futbol, en la que tampoco hay lugar para la autocrítica.

eluniversal.com.mx
La cancha del Estadio Azteca estaba en malas condiciones desde el arranque del torneo, pero en este mundo carente de autocrítica y sobrante de soberbia se procedió a continuar con el programa de eventos como si nada pasara: Partidos de liga y copa muy x para los dos equipos que usan el inmueble, América y Cruz Azul, par de conciertos de Shakira y el “fabuloso” concierto de Telehit cuando ya habían recibido advertencias por parte de la NFL sobre el estado de la cancha y la necesidad de que mejorara. En este mundo, los vasallos que cuentan con el talento para jugar, han entendido que su labor consiste en seguir jugando, sin posibilidad de levantar la voz, no importa si la cancha pone en riesgo su integridad, ellos deben continuar con el show, mientras un órgano que reporta a la Federación simula que le da voz a los futbolistas. Por eso extraña que un verdadero sindicato como la Asociación de jugadores de la NFL se haya plantado para no actuar en México.

MSN.com
Algunos creen que por el hecho de haber traído dos Copas del Mundo hay que rendirle pleitesía eterna a Televisa https://www.youtube.com/watch?v=qryz234I9FU, cuando no por haber traído ese gran torneo y haber construido una maravilla deportiva como el Estadio Azteca le da derecho a controlar al futbol mexicano como lo ha hecho con un sistema creado de la mano de los pequeños señores feudales (dueños de equipos) que ha producido el “Pacto de Caballeros”, permitiendo la multipropiedad, atentando contra derechos laborales de los futbolistas y sin apostar por el crecimiento del balompié profesional y de su selección que navega en la medianía para permitir que la rueda económica gire clasificando a los Mundiales y vendiendo la telenovela cuatrienal del quinto partido, pero sin la intención real de mejorar.

Depor
Lo peor es que el futbol mexicano no es el único que se maneja así. La Liga Mexicana de Beisbol aplastó un movimiento de peloteros a principios de los años 80’s, para después ser el gran feudo de los Peralta, de los Manzur, de los Harp y ahora de Gerardo Benavides Pape, el poder tras el trono de Javier Salinas, ese joven experto en Mercadotecnia que ahora trata de vender un producto que “para crecer, redujo el número de plazas porque elevará el nivel de competencia”, según lo dijo en una entrevista para la cadena RAZA, cuando ha dejado sin beisbol a una plaza que había visto a un equipo muy competitivo como Puebla, para mantener a Tabasco que lleva años de mediocridad; pero en realidad es Benavides Pape quien controla al beisbol veraniego en nuestro país, como dueño de dos equipos determinaba qué peloteros iban a otro equipo, sin importar la vida personal del jugador como en los casos de César Tapia y Alberto Carreón ya muy hechos con sus familias a la vida en Puebla.
El Diario de Juárez
Así de golpe y porrazo le dieron un año “sabático” a cuatro plazas y aprovechan para pedirle a los gobiernos, a los aficionados y a los medios de esos lugares más apoyo “porque nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido”, cuando tendrían que estar preocupados por ofrecer un mejor producto y no en andar buscando revanchas con algunas aficiones como en el caso de Puebla, porque los aficionados también tienen derecho a exigir equipos competitivos y sobre todo respeto. Pero al igual que en el futbol, el señor feudal cree que tiene derecho a todo, carece de obligaciones y, por ello, no acepta la crítica ya que está acostumbrando a que todos los de su entorno le digan que sí, al tiempo de carecer de autocrítica.
Frontera a Tiempo
El baloncesto mexicano lleva más de 25 años controlado por Jorge Toussaint y ahora que ya no aparece, hay varios organismos que se disputan el poder y mientras se reparten las migajas ante la mirada de la CONADE que prefirió negociar con uno de esos grupos y dar cierta imagen de estabilidad, aunque algunas selecciones como las femeniles hayan sufrido para recibir sus pagos y compra de productos necesarios para sus partidos y entrenamientos.

Proceso
Lo mismo sucede en la esgrima, donde un señor feudal ha decidido frenar la carrera de las voces discordantes como las de la familia Simont en Puebla (a tal grado que algunos de sus jóvenes integrantes han tenido que representar a Nicaragua para continuar su trayectoria), o la de Paola Pliego a quien ya le quitaron su derecho a participar en Río 2016, en los Centroamericanos de este año y la obligaron a viajar la semana pasada a México para participar en una competencia nacional, sin que CONADE o el Comité Olímpico Mexicano sean capaces de poner un freno; el atletismo lleva años manejado al estilo feudal, el tiro con arco y en general, la mayoría de las federaciones han confundido la autonomía que gozan, con el derecho a controlar a sus atletas, ante la debilidad de la actual administración de la CONADE.

Zócalo
Mientras que el Comité Olímpico Mexicano es otro feudo (muy grande en su extensión), donde se da juego a los pequeños señores feudales (presidentes de federaciones) o se les cierra la puerta a algunos incómodos, para hacer lo mismo con los vasallos (atletas) y medir fuerzas con la Comisión Nacional del Deporte, otro vasto territorio.
Ese es el deporte mexicano, un conglomerado de feudos donde cada señor establece los parámetros de comportamiento y donde los que se atreven a cuestionar, terminan fuera del juego.

MedioTiempo


No hay comentarios:

Publicar un comentario