lunes, 6 de mayo de 2019

HORA DEL BALANCE.



ANTONIO ABASCAL.

Si nos vamos con el objetivo que se planteó la directiva del Puebla desde el inicio del torneo que era el de clasificar a la liguilla, el equipo de la Franja fracasó en el Clausura 2019; pero si revisamos lo que sucedió paso por paso podríamos decir que fue un torneo que deja brotes positivos: Recuperar posiciones y llegar a la última jornada con opciones de liguilla a pesar de un cambio de técnico y de una plantilla sin la suficiente calidad, pero sobre todo, volver a ilusionar a la afición en la parte final del torneo.
Diario Cambio
En la entrega del jueves en este blog se hablaba de la importancia de conseguir la calificación a la liguilla para dar continuidad a la ilusión que había despertado el buen partido del Puebla ante Tigres pero el juego en Tijuana fue un duro despertar para los seguidores camoteros porque se dieron muchos factores que produjeron una abultada derrota de 4-0 https://www.youtube.com/watch?v=U_QlNtsnDN8; en la entrega del jueves pasado se hablaba de la importancia de que la actual directiva aprendiera de sus errores y lejos de dejar ir jugadores fundamentales buscara, ahora sí, reforzar a la plantilla con futbolistas de probada calidad y no experimentos como Zavala, Vidrio, Orozco y Haquin; reconociendo que los dos primeros fueron claves para el funcionamiento de la Franja (pero venían de casi no jugar en Liga de Ascenso), mientras que los dos extranjeros fueron una decepción.

Marca
Sin embargo hay un problema para el Puebla. La televisora del Ajusco acaba de anunciar una sociedad con grupo Orlegi (Santos Laguna) por medio de la cual ambos grupos tendrán el 50% de las acciones rojinegras con Alejandro Irarragorri manejando la parte deportiva; es decir, parece que la prioridad del grupo que también maneja al Morelia y al Puebla será el Atlas y entre los primeros rumores aparece el nombre de Lucas Cavallini para ir a la escuadra tapatía.    

Toronto Star
A diferencia de algunos que añoran el desorden directivo que imperó en las administraciones de Francisco Bernat, Ricardo Henaine y los López Chargoy, personalmente creo que la actual directiva ha puesto cimientos para el Puebla: Poner orden en el club, darle rumbo administrativo, estructurar un proyecto de fuerzas básicas, arrancar el futbol femenil con una idea definida y estabilizar el cociente son logros que conviene destacar, aunque sepan a poco porque ellos mismos han prometido mucho más. El problema viene cuando los intereses del Ajusco chocan con lo que quiere la afición camotera a la que han prometido más de lo que pueden cumplir.

AS México
Hoy que se han colocado los cimientos de un club más estable y sin escándalos (algo plausible, porque conviene recordar ahora que se cumplirán 75 años de historia del Puebla que estuvo a punto de desaparecer por los malos manejos de sus directivas afincadas en la Angelópolis), la pregunta que definirá el rumbo inmediato es hasta dónde se quiere llegar con la Franja, si la prioridad la tendrá el Atlas, ¿cómo se estructurará el equipo para competir? ¿El Puebla sólo será parte de un contenido televisivo, ahora que se le han ido varios equipos al Ajusco? Porque sí es así el discurso de la clasificación es una gran mentira y la Franja seguirá siendo de media tabla, justo donde terminó el Clausura 2019. El Puebla acabó donde le correspondía por plantilla y capacidad de los jugadores, más allá del relevo de José Luis Sánchez Solá que cumplió.

Tribuna Noticias

El Puebla no perdió la liguilla en Tijuana, la perdió por varios factores que conviene enumerar: 1.- Los refuerzos extranjeros que fueron experimentos que no cuajaron, a pesar de algún chispazo de Orozco, cuando los refuerzos de fuera de casa tienen que marcar la diferencia en cancha y no esperar turno en la banca; 2.- El excesivo respeto de la directiva a Enrique Meza que generó iniciar el torneo con un técnico con un discurso desgastado y en el cual ya no creían los jugadores; 3.- Una base mexicana sin jugadores de peso demasiado dependiente de que llegaran las musas (que cada vez llegan menos), por ejemplo en el caso de Francisco Acuña; 4.- Un técnico que llegó ya iniciada la campaña y que modificó costumbres y discursos para convencer a los jugadores pero que también realizó experimentos en algunos partidos cambiando a línea de cinco cuando el equipo siempre jugó mejor con cuatro atrás, más allá de que su balance fue positivo; 5.- el equipo dejó ir la calificación al empatar en casa ante Morelia, ese era el partido a modo para seguir entre los ocho mejores https://www.youtube.com/watch?v=j40nT0SYJNs&t=31s.

AS México
Tampoco quedó fuera por Vladimir Loroña, un canterano que ha logrado la consolidación en muy poco tiempo por lo que me parece de los puntos más sobresalientes del Puebla en la campaña; no es un producto acabado y tiene que aprender (todos los futbolistas tienen que seguir aprendiendo), pero es uno de los jugadores que más aportó para la casi calificación. Loroña es un gran marcador, sus barridas son efectivas la mayoría de las veces y entre los detalles que tiene que mejorar es su claridad a la hora de ir al frente. Ahora, en la jugada de la expulsión conviene recordar que es una acción que se deriva de una pelota que tenía el Puebla en mediocampo y que se pierde de manera inocente, que Tijuana hace un cambio de ritmo y que ya daba sensación de peligro, por lo que Loroña va a cortar esa acción, su barrida es imprudente pero toca primero el balón y bajo mi perspectiva, Rojas Castillo la había calificado bien al marcar la falta y amonestar al jugador, pero más allá del criterio arbitral (que fue factor al no marcar un penal a favor del Puebla en los primeros minutos), sí habría que defender a un canterano que ha hecho bien las cosas y cuya consolidación es de las grandes noticias del Puebla en este Clausura 2019 junto con la madurez de Pablo González, otro canterano que ha tenido que tocar piedra y que ahora parece que ya se asentó en el primer equipo.

Depor
La manera de calificar las actuaciones de Loroña y González también es una muestra de lo mal acostumbrados que estamos en los medios y entre la afición. A un extranjero como Haquin se le justifica no ser titular: “Es que está en la banca por la buena campaña de Vidrio, pero cuando ha entrado ha cumplido”, pese a que para que entrara, el técnico tenía que cambiar a línea de cinco porque no confiaba en él en la de cuatro. O “es que Orozco hizo un gran control, se ve que tiene calidad”, cuando el venezolano llegaba para comandar el mediocampo no para regalar fabulosos controles. Los extranjeros deben llegar a elevar la calidad de una plantilla, no a ser complementos. Estamos mal acostumbrados porque a los canteranos se les exige perfección desde el primer día, mientras que con los extranjeros buscamos darles comprensión (y no se trata de un trema nacionalista porque a los futbolistas que llegan y colaboran de inmediato claro que merecen el reconocimiento).

Marca
En resumen, el Puebla se quedó corto del objetivo planteado por la directiva y en gran medida por las contrataciones que se hicieron en el receso las cuales no llenaron las expectativas y fueron incapaces de dar el salto de calidad que la plantilla requería; el cuerpo técnico que ingresó ya con el torneo en marcha cumplió y ahora deberá exigir a la directiva que verdaderamente se refuerce al equipo. También es justo señalar que hemos llegado a un punto donde el trabajo de poner orden y de estructurar al club sabe a poco, por lo que llegó la hora en la que la directiva deberá dejar claro cuál es su objetivo con el Puebla: Como contenido televisivo o como un verdadero proyecto deportivo y para ello se deberá mantener la base de jugadores y reforzarla ahora sí con futbolistas de calidad.  

Cancha


No hay comentarios:

Publicar un comentario