lunes, 12 de agosto de 2019

RADIOGRAFÍA POBLANA.



ANTONIO ABASCAL.

La derrota de 4-1 ante Santos Laguna ofreció la posibilidad de hacer una radiografía del Puebla de la Franja, aunque algunos puntos ya se habían platicado aquí en anteriores entregas. En esta radiografía las áreas que toman decisiones en el equipo no salen bien paradas, porque han cometido errores graves que se traducen en una escuadra que ha ganado un punto de 9 en disputa con tres goles a favor y ocho en contra, dependiente de un once titular (como lo aceptó su técnico en la rueda de prensa posterior al partido), antepenúltimo lugar en la tabla de posiciones, y con sólo tres puntos de ventaja sobre Querétaro y de seis sobre Chivas en la tabla de cocientes que era el gran argumento de la directiva poblana al darle estabilidad a la institución en ese departamento.

Club Santos
El equipo camotero se quedó cerca de clasificar a la liguilla pasada pero necesitaba urgentemente una inyección de talento, de jugadores que le ayudaran a dar el salto de calidad que esta plantilla, en su mayoría no ha podido dar. Esta directiva se ha cansado de presumir que ha terminado con la incorporación masiva de jugadores a la Franja que se daba cada torneo y que ha aguantado las ofertas que ha recibido por jugadores claves como Vikonis, Angulo, Cavallini y hasta Chumacero; pero esta directiva también ha sido incapaz de reconocer que a su plantilla de jugadores le hace falta calidad, en cambio sus últimas apuestas de extranjeros no han cuajado: Haquin y Orozco (que se fue por la puerta de atrás), la base de mexicanos tampoco es de mucho cartel y en el pasado receso lejos de reforzar, debilitó al vender al canterano Vladimir Loroña.

AS México
No sólo vendió al lateral derecho sino que no contrató para tener un recambio, mientras el técnico Sánchez Solá palomeó el movimiento (porque era buena para todos, para el jugador que recibiría un mejor sueldo y para el equipo que así se podría quedar con otros jugadores), pero la realidad en la cancha ha demostrado que el técnico no ha encontrado a un sustituto de garantías y esa banda se ha convertido en una avenida para los equipos contrarios que sólo Chivas, gracias a la postura pusilánime de su técnico, no aprovechó a cabalidad. Entonces, podemos concluir que la directiva poblana (con aciertos en otros rubros como el de la mercadotecnia y el del orden administrativo), debilitó la plantilla, lejos de potenciarla.

24 Horas
Ante esta problemática, el cuerpo técnico ha sido incapaz de encontrar soluciones y cada partido que pasa da la impresión de estar sobrepasado por la situación. El estratega poblano, Sánchez Solá no confía en la cantera poblana porque a un servidor le dijo que faltaban uno o dos eslabones para que la sub 20 pudiera ser la solución a la falta de lateral derecho; ante esta desconfianza se optó por improvisar: Primero a Alejandro Chumacero quien defensivamente tuvo muchos problemas contra Tijuana en la primera derrota del equipo; vino el partido amistoso de aniversario contra el Betis y se probó a Alonso Zamora quien ofreció buenas prestaciones (entendiendo el entorno de ese duelo), pero nuevamente en el regreso a la liga, Chumacero ocupó la lateral derecha regalando un penal a los tapatíos por su nulo oficio defensivo.

Mediotiempo
En la semana previa al duelo contra Santos, Sánchez Solá defendió al boliviano y dijo que su proyección ofensiva no se la ofrecía nadie en la plantilla, aunque reconoció que le faltaba oficio defensivo; ante los laguneros, Chumacero volvió a hacer lo mismo que ante Chivas (voltearse a la primera finta del extremo) y la jugada terminó en el segundo gol de los locales, tras lo cual el timonel poblano decidió sacar al boliviano para ingresar a Salinas, mover a Pablo González del mediocampo a la lateral derecha (donde hace años Manolo Lapuente lo puso con malos resultados). La idea fue la de la cobija corta: Salinas no pudo hacer el trabajo en mediocampo, González se perdió como lateral porque ni subió, ni cerró la llave (el cuarto gol verdiblanco se gestó por ese lado), y el Puebla sólo pudo tirar de su famosa garra e intensidad para generar ciertas llegadas de peligro, sin que fuera un asedio total a la puerta local en el segundo lapso https://www.youtube.com/watch?v=11HvVjrFCFY&t=307s.

El Siglo de Torreón
También es cierto que hay errores puntuales de jugadores; con el 0-0 y con el Puebla compitiendo, Pablo González falló en la marca en una jugada de táctica fija y Ulises Rivas le ganó para abrir el marcador, pero antes en el primer poste también hubo un error ya que se permitió peinar al jugador de Santos; con el desarrollo del partido y tras irse al descanso 2-1 con superioridad numérica por la expulsión de Doria, Néstor Vidrio regaló un penal al regresar a las acciones, un penal en el que Furch estaba de espalda al marco y en el que el central camotero exhibió su falta de recursos, esa jugada es la que cambió el rumbo ya que Santos encontró la tranquilidad que había perdido por la expulsión de su defensa central y el Puebla ya no tuvo ideas; ya en el cierre del juego, Daniel Arreola falló al habilitar a Diego Valdez en la jugada que finalizó con el cuarto gol lagunero. Todos estos ejemplos se traducen en la imagen de lo que también es el Puebla: Un equipo con demasiadas distracciones en su zona defensiva, algo que no pasaba la campaña pasada donde si algo tuvo fue la concentración de su aparato defensivo.
Enfoque Noticias
Otro aspecto preocupante en el equipo de la Franja es que el discurso de intensidad, garra y lucha de su técnico no está permeando por igual entre sus futbolistas. El colombiano, Omar Fernández ha tenido un flojo arranque de torneo ya que ni pesa, ni ofrece sus gotas de calidad que en anteriores temporadas había generado, pero lo peor es que deambula en la cancha, no busca generar desequilibrio, sino que se deshace de la pelota sin realmente producir para el equipo. Sus tres actuaciones, todas de inicio, han sido iguales y el cuerpo técnico le sigue ofreciendo oportunidades de redención que no aprovecha y genera esta impresión de que algunos jugadores por lo menos se matan en la cancha, pero otros no, lo cual también es un problema para el cuerpo técnico ya que su principal argumento no se ve que sea parejo entre sus futbolistas.

El Siglo de Torreón 
La semana será corta para el Puebla ya que el viernes se recibe a Pachuca, otro equipo de flojo inicio aunque con una plantilla de jugadores para revertir la situación en cualquier momento, Sánchez Solá se notaba ayer abatido en la rueda de prensa posterior al partido y hasta llegó a decir que no podía pensar en el próximo juego, sin embargo, ante la proximidad del duelo frente a los Tuzos, tendrá que sobreponerse, ser frío en el análisis para tener autocrítica y reconocer que se ha equivocado para buscar soluciones ya que no sólo se trata de encontrar un lateral derecho que pueda cerrar la sangría por esa zona, sino que tampoco se debilite a otro sector como el mediocampo ya que Pablo González es más productivo ahí y como lateral también sufre mucho. No hay tiempo para hundirse porque Pachuca también llega desesperado al Cuauhtémoc.

Récord


No hay comentarios:

Publicar un comentario