viernes, 6 de septiembre de 2019

FUTBOL COMO REALITY.



ANTONIO ABASCAL.

La semana que está cerca finalizar ha sido preocupante para el futbol mexicano y ha dado un paso muy grande para la llamada industria del futbol: Las crisis de Cruz Azul y Atlético San Luis desembocaron en una especie de reality o telenovela (como usted guste) en la cual los más afectados son los aficionados de ambos equipos porque en el primer caso se dejó ver la manera en la que el club ha sido dirigido durante años y que ha generado que sólo haya ganado un título (el del Invierno 97) en los últimos 39 años; mientras que en el segundo caso se demostró que no importan los proyectos cuando de por medio hay tantos intereses de promotores.

Periódico Zócalo
Cruz Azul despidió a Pedro Caixinha por malos resultados y por el pobre nivel de juego de un equipo que está armado para ser campeón; el anuncio del cese no sorprendió ya que era un secreto a voces que el portugués estaba sentenciado si no lograba elevar el nivel de juego de la plantilla; su director deportivo, Ricardo Peláez, había llegado a la Máquina con la obligación de romper el ayuno de títulos tal y como lo hizo en el América donde sí lo dejaron trabajar, y aunque ha conseguido fichajes importantes en la cancha el Cruz Azul se ha quedado corto, en gran parte, por el manejo medroso de Caixinha (otro técnico que cree que con verbo se consiguen resultados); por eso no era raro que en fecha FIFA, Peláez tomara la decisión de cambiar al estratega, sin embargo, los días pasaron y Cruz Azul no nombraba a su nuevo responsable del banquillo hasta que la bomba explotó ayer en un programa de televisión.

W Radio
Ese es el nuevo futbol mexicano: Las crisis de los equipos importantes ser transmiten en vivo y a todo a color; Víctor Garcés, vicepresidente del Cruz Azul, fue invitado al programa de ESPN “Futbol Picante” y ahí aclaró la manera de sentir de la directiva celeste (gran culpable de la sequía de títulos), “la continuidad de Peláez no está garantizada. No es él que hace el plan y el programa, el director deportivo no va a poder decirnos lo que debemos hacer, está para enriquecer, si su decisión es irse, nosotros la aceptaremos”, dijo el apodado “cuñado incómodo” de los cementeros. Si un director deportivo no puede elegir el plan y el programa ya hay un severo problema y en la mayoría de los casos de equipos importantes en el mundo el director deportivo es el responsable de elegir a un director técnico que se acople al presupuesto marcado por la directiva.

Paralelo 19
Ricardo Peláez no es santo de mi devoción porque no me gustan sus formas y porque tampoco es un ejemplo de pulcritud y para ejemplificarlo basta recordar su pasado americanista donde a pesar de que Mohamed había llevado a las Águilas a la final ya tenía a su sustituto, Gustavo Matosas; pero que es un hombre trabajador y firme, así como de resultados eso no se puede negar, por lo que al escuchar las declaraciones de Garcés en “Futbol Picante” habló por teléfono y ahí presentó su renuncia pública completando la telenovela celeste. Acto seguido, Garcés volvió a abrir la boca para presentarse tal cual es y volver a demostrar porque Cruz Azul no ha trascendido: “Si usted va a renunciar porque no puede traer un técnico de su preferencia, estoy dudando mucho de su lealtad al presidente y a la institución". Para Garcés no importan las características del puesto en su empresa, lo único que importa es la lealtad al presidente, es decir, la clásica idea por la cual si el dueño, presidente o director de la empresa dice que el cielo es verde, se debe contestar: “Sí, señor…es verde”. Ese es el Cruz Azul, una institución donde no hay lugar para la autocrítica, donde no hay lugar para opiniones distintas a las de los hermanos Álvarez y a la de Garcés que cada vez que se ha metido en temas futbolísticos ha hundido a la otrora Máquina en severas crisis https://www.youtube.com/watch?v=wY3TaRYQH3I.

Uno TV
En San Luis Potosí donde se suponía existía un proyecto sólido y serio con el apoyo del Atlético de Madrid, se cesó al técnico Alfonso Sosa por “faltas graves de respeto” (mismas que no fueron explicadas) y que dieron pie a varias versiones que tienen un común denominador: Dejan muy mal parada a la directiva potosina que no fue capaz de argumentar claramente las razones de su decisión ya que en lo deportivo no había sustento para despedir a un técnico que había logrado el ascenso ganando los dos torneos en el ciclo 2018-2019, además de haberle dado estabilidad al equipo en los primeros partidos en la Liga MX ya que ahora el Atlético San Luis marcha décimo lugar con 11 puntos en siete partidos lo que también le vale para no aparecer en los últimos puestos de la tabla de cocientes.
AS México
Alfonso Sosa es una persona seria (así lo fue desde su buena etapa como futbolista) y como técnico se ha comportado de la misma manera, pero lo verdaderamente preocupante de la decisión del Atlético San Luis es que parece colocar a jugadores específicos por encima del técnico, porque en el futbol es un derecho del estratega elegir a los once que trabajen mejor durante la semana y que crea adecuados para desarrollar su sistema, el futbol es un deporte colectivo donde las individualidades están al servicio del conjunto y, por ello, el futbol es competencia no solamente ante un rival sino entre compañeros que jueguen una misma posición; si un técnico ya no puede elegir libremente y debe colocar a cierto futbolista porque la directiva pagó mucho por él o porque los promotores tienen injerencia en las decisiones y son amigos de los directivos es otra seña peligrosa de que algo anda muy mal en nuestro futbol y que verdaderamente vamos en el camino de ser sólo un espectáculo y no ya un deporte competitivo.

Diario AS
Si  Sosa salió de la institución potosina por alguna de estas razones o porque es muy mal hablado y su comentario lastimó a cierto futbolista que llegó con etiqueta de figura y el San Luis todavía lo espera, no solamente sale mal parada la directiva potosina sino que, sumada a la situación en Cruz Azul, coloca al futbol mexicano en una triste situación: Tan lleno de telenovelas o realitys espectaculares fuera de la cancha, pero tan decreciente en su nivel dentro de ella; pero lo peor es que el saco se está llenado de piedritas: Los realitys de esta semana han demostrado que nuestro futbol carece de proyectos reales a mediano y a largo plazo, en cambio sí cuenta con directivas sin rumbo, la decisión de abolir en la práctica el descenso, el no jugar Copa América y decirle que sí a todo lo que propone la zona de menor nivel futbolístico, CONCACAF, armar torneítos recaudatorios con la MLS, exceso de jugadores extranjeros que ha llevado a contratar cantidad y no calidad, partidos amistosos ante selecciones de menor nivel en Estados Unidos, todas esas piedritas se van sumando en el saco llamado selección nacional y no deberá sorprendernos si en el mediano plazo el equipo tricolor baja su nivel y en lugar de soñar con el quinto partido mundialista regresa a quedarse en la fase de grupos, con todo y que a partir de 2026 habrá más equipos en los Mundiales.  

Tribuna


No hay comentarios:

Publicar un comentario