viernes, 4 de octubre de 2019

LA CODICIA MATA AL DEPORTE



ANTONIO ABASCAL.

¿Para qué hacemos deporte más allá de las razones de salud y hasta sociales que conlleva? ¿Por qué el deporte profesional es un negocio? Entiendo que por su capacidad de congregar miles de personas en unos estadios para seguir un partido de futbol, beisbol, futbol americano, baloncesto y una sesión de atletismo, que por esa misma capacidad del deporte, los deportistas se vuelven celebridades, ejemplos de conducta, personajes virales que, por tanto, son llamativos para las grandes marcas con el objetivo de que promocionen sus productos. Entiendo que se hace deporte profesional porque hay un público ávido de conocer las hazañas de los deportistas, entonces, ¿cómo es posible que un presidente de una federación internacional se atreva a cuestionar a sus atletas sólo porque no están contentos con las pobres entradas en el Mundial de Atletismo que se ha llevado en Doha, Qatar?

Everardo Herrera
Desgraciadamente en este Mundial que finaliza el domingo se ha hablado de todo menos de atletismo: Las altas temperaturas de la capital qatarí que obligaron a retrasar el Mundial hasta finales de septiembre y principios de octubre y obligaron a los atletas a cambiar sus rutinas de trabajo para llegar bien a la justa, esas mismas altas temperaturas obligaron a que las competencias que se llevarían a cabo fuera del estadio Khalifa se disputaran a la media noche y en el caso del Maratón femenil casi la mitad de las competidoras se vieron obligadas a salir de la prueba (30 de 70), mientras que la ganadora, Ruth Chepngetich de Kenia, realizó un tiempo de 2 horas, 32 segundos y 43 centésimas, cuando su mejor marca es de 2 horas, 17 minutos y 8 segundos, es decir, 15 minutos y 35 segundos por arriba, lo que habla de las condiciones que tuvieron que soportar las maratonistas https://www.youtube.com/watch?v=Ty63VsMXI4A.

DW
En Doha también se ha hablado de la suspensión por cuatro años al entrenador estadounidense Alberto Salazar que entrenó durante varios años (los mejores de su carrera) al tetracampeón olímpico británico, Mo Farah, y que ahora tiene bajo su tutela en Oregon, Estados Unidos a la campeona mundial de los 10 mil metros, la holandesa Sifan Hassan y al campeón mundial de los 800 metros, el estadounidense Donovan Brazier.

Esto
También se ha hablado de las pobres entradas en el Estadio Khalifa donde el ambiente ha sido puesto por el público extranjero: Africanos que trabajan ahí y que se dieron tiempo de asistir para animar a sus deportistas, suecos que siempre siguen a sus atletas y algunos otros, pero no hay un legado que se le deje a Qatar un país que ya tuvo el Mundial de Balonmano y tuvo que contratar aficionados extranjeros para que las gradas se vieran llenas https://www.youtube.com/watch?v=9ly0g_M4-Hc y en tres años tendrá un Mundial de futbol para el cual se tendrán que cambiar los calendarios internacionales para poder realizar la justa en noviembre-diciembre, además de que la FIFA ha cerrado los ojos sobre investigaciones documentadas que hablan de la violación de los derechos humanos de trabajadores nepalíes que llegaron para construir los estadios de la Copa del Mundo https://www.youtube.com/watch?v=IFiteKBVD6s.

Ethic
Qatar ha recibido muchas competencias internacionales y su gente no ha asistido a los estadios, no se ha quedado con un legado en forma de un verdadero desarrollo deportivo de su población y hasta algunas de las construcciones para esas grandes competencias tuvieron una vida efímera por lo que el famoso tema del legado es inexistente. La corredora española de medio fondo, Marta Pérez puso el dedo en la llaga diciendo que no podía motivar a las mujeres de ese país porque lo que ella hacía lo tenían prohibido, además de que no había una gran audiencia en las gradas y dejó otra pregunta en el aire: ¿Cuánto contamina el aire acondicionado del estadio Khalifa que ha permitido bajar la temperatura de los 40 grados que hay en el exterior a los 25 que sienten atletas y espectadores en el recinto?
El País
En lo deportivo, la mejor historia se escribió ayer cuando la joven Salwa Eid Naser de Bahréin, (tiene 21 años), logró la medalla de oro en los 400 metros planos con una marca de 48 segundos y 14 centésimas https://www.youtube.com/watch?v=MMsZtOrE4YI, el tercer mejor tiempo en la historia de la prueba sólo por debajo del récord mundial de Marita Koch de 47 segundos y 60 centésimas impuesto el 6 de octubre de 1985 en Canberra https://www.youtube.com/watch?v=kN01PYoqSSw y del 47.99 de la checa Jarmila Kratochvilova que data del 10 de agosto de 1983 en Helsinki https://www.youtube.com/watch?v=HZchQ9sh-LE. Es decir, Eid Naser se quedó a 54 centésimas del récord mundial pero impuso la mejor marca en 34 años de competencia, la final de ayer fue tan rápida que cinco de las competidoras impusieron su mejor marca personal incluyendo a la campeona defensora, Phyllis Francis de Estados Unidos, que con su 49.61 sólo le valió para ser quinto lugar; Shaunae Miller-Uibo de Bahamas logró la plata con 48.37 y la jamaiquina, Shericka Jackson obtuvo el bronce con 49.47 lo que también es su mejor marca personal. Para que usted se dé una idea, la mejor marca de Ana Gabriela Guevara fue de 48 segundos y 89 centésimas en el Mundial de París en 2003 y le vale para ser la décimo primer marca de la historia https://www.youtube.com/watch?v=Zij7xMeM86A&t=153s; Eid Naser superó también la marca de 48 segundos y 25 centésimas de la francesa, Marie-Jose Perec que impuso en Atlanta 96 para lograr la medalla de oro.

The Star
Sin embargo, el Mundial de Doha ha sido un gran fracaso en lo deportivo para la Federación Internacional de Atletismo porque ha demostrado la doble moral de su Presidente, el británico Sebastian Coe quien ha encabezado una dura campaña contra Rusia por su dopaje sistemático (nuevamente se negó a dejar participar a los atletas rusos bajo su bandera e himno), negó la participación apoyado por el Tribunal de Arbitraje Deportivo de la atleta sudafricana, Caster Semenya a causa de su hiperandrogenismo, pero ha cerrado los ojos frente a la investigación de Lausana que acusa de un dopaje sistemático de la mitad de los atletas de medio fondo en los mundiales de 2011 y 2013, así como se ha negado a escuchar las quejas de los atletas por las altas temperaturas en Doha y las malas entradas en este Mundial, reduciendo todo a “se quejan porque no llevan medallas a su país”; Coe dice encabezar una cruzada para limpiar al atletismo de la corrupción en la Federación pero ha aplaudido una organización que ha hecho sufrir a los atletas y ha permitido aberraciones como la que sucedió en la final de los 110 metros con vallas donde el jamaiquino Omar McLeod obstaculizó al español Orlando Ortega cuando iba en tercer lugar y por ello finalizó en quinto. Tras una protesta denegada, aunque reconocía la obstrucción, la Federación española insistió y la IAFF accedió a darle una medalla de bronce al español en una decisión inédita, cuando lo más justo hubiera sido repetir la prueba y volver a poner a todos los atletas en las mismas circunstancias https://www.youtube.com/watch?v=aTZ6gRN_6qE.

Runners' World
El deporte profesional se hace para la gente, sin público en las tribunas y siguiendo las competencias a través de los medios ese deporte profesional pierde sentido, pero los organismos internacionales y sus dirigentes están enfermos de codicia, ya no les importa darles a los atletas las condiciones ideales para que exploten su potencial, ya no importa prepararse bien para una larga competencia (en lugar de ello  los grandes clubes europeos realizan giras por América y Asia cobrando fuertes cantidades, aunque luego sufran las lesiones de sus estrellas), ya no importan las marcas, la lógica deportiva, importan los dividendos, las grandes ganancias y las relaciones políticas, por el contrario, importa la demagogia, los slogans con temas humanos como el fair play y la lucha contra el racismo y la discriminación aunque para construir los grandes estadios se violen los derechos humanos de los trabajadores, importan temas como la lucha contra el dopaje contra los enemigos y la vista gorda ante los amigos o sugerir una especie de dopaje justificado si Semenya quiere seguir participando en las justas internacionales.
Al Jazeera
Coe está haciendo de la Federación Internacional de Atletismo un centro de filias y fobias, en el que se puede hacer un mundial en Qatar, pero no se puede perdonar a Rusia, en el que todo es blanco y negro. Coe no es diferente a otros presidentes de la Federación Internacional de Atletismo, como Infantino (en lo esencial) no es diferente a Blatter, pero los dirigentes deportivos han perdido de vista que, por ese camino, van a matar al deporte y como ejemplo están las malas entradas en el Mundial de Doha, una sede que no podía recibir (desde la lógica) un mundial de atletismo.   
  
Marca


No hay comentarios:

Publicar un comentario